Recordando a Rigo

POR Mario Villanueva S.

Rigo Tovar representó el ejemplo del rockero que en una etapa de su vida da un golpe de volante para triunfar en los escenarios de la música popular

Rey del pop (ulacho), Rigo Tovar dejó un legado musical que, por la fama y dinero que le otorgó, muchos harían cualquier cosa con tal de ser su dueño: La sirenita, Mi matamoros querido y Quítate la máscara integran esa herencia y forman parte del soundtrack de la vida de muchos mexicanos. Aquí, una memorabilia del tamaulipeco.
*La discografía de Rigo Tovar, además de integrar cerca de 30 títulos, atesora portadas de discos de antología; como su primer álbum, en el que aparece junto al Lago de Chapultepec y, en una segunda fotografía, con sus compañeros del Conjunto Costa Azul mientras disfrutan un chicharrón con chile piquín sentados en una de esas mesas de lámina de cantina furris. O aquella, en la que aparece con un casco de astronauta.
*Ni la banda El Recodo de don Cruz Lizárraga ni Los Tigres del Norte, con sus casi 200 mil espectadores reunidos en el Zócalo, han podido pisarle los talones a Rigo. Este personaje que popularizó los lentes Ray Van, el cabello largo y el saltito al bailar, es poseedor del récord de asistencia a un acto masivo: reunió más de 400 mil personas a las orillas del río Santa Catarina, en Monterrey, Nuevo León.
*Este ídolo de Matamoros, no obstante que era débil visual (a lo mejor esa es la razón y no otra), según cuentan las malas lenguas acerca de su gula, casi alcanza la marca de nuestro Pedrito Infante en eso del pasatiempo de sumar mujeres: en la lista se cuentan 40 chicas y grandes (el de Guamuchil le pegó a las 50).
*Además de gustar de Scorpions, Iron Maiden, Ted Nugent, Ozzy Osborne y The Beatles, Rigo Tovar combinaba esta afición musical con otras como la de la cocaína, la metafísica, el mentalismo y el esoterismo.
*Amén de ser amigo de todos lo niños y niñas de la farándula como Ana Martín (de quien se rumora fue su novio), José José o Ricardo Rocha, Rigo Tovar tenía amistad con Ignacio Morales Lechuga, Miguel de la Madrid y alguno que otro gobernador, procurador de la República y militares prominentes (su suegro, por ejemplo).
*Entre las puntadas de Rigo hay una de colección: solía desaparecerse por días antes de sus compromisos (los cuales siempre cumplió). Pero en una ocasió se voló la barda: se fue a Liverpool porque quería conocer La Caverna, la misma donde sus ídolos, The Beatles, debutaron. No solo satisfizo su inquietud, se echó unos palomazos al ritmo del rock más duro.
*En otra ocasión, Rigo atribuyó su ceguera a un complot orquestado por el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari: “Lo hizo para acabar con mi carrera”, declaró a los medios de comunicación, quienes aprovecharon para armar, en su peculiar estilo amarillento, un escándalo.
*La Sirenita era un porro que solía cantarle su mamá a Rigo cuando era pequeño. Con el paso del tiempo y el cariño a su mamá, el cantante le hizo unos arreglos rockeros y la montó en versión cumbia.
*Así como se acercó a géneros como el bolero o el ranchero, este personaje de Matamoros también grabó un disco acompañado por una sinfónica, lo que lo convirtió en uno de los primeros cantantes populares en hacerlo; digamos que, en ese sentido, es el papá de El Buki o Alex Lora.
*Entre las cosas que se han hablado de Rigo Tovar se enumeran su adicción a las drogas, que en algún momento decía ser Cristo, que intentó violar a una de sus hijas, que estuvo secuestrado por una de sus esposas, que una de sus mujeres tuvo un hijo de él cuando ésta contaba con apenas 13 años y que no podía tener hijos.
*Así como hubo un cover de La sirenita por parte de un grupo llamado El Círculo, ahora abundan en Internet versiones de este éxito de Rigo en formato para tono de teléfono celular.
*El grupo estadounidense Las 15 Letras ha rendido tributo al cantante de Amor libre en una producción que incluye el tema Homenaje a Rigo Tovar, material producido por John Avila, productor de grupos como Oingo Boingo, Save Ferris, Voodoo Glow Skulls, Reel Big Fish y Sekta Core.
*Algunas curiosidades circulan en Internet sobre el músico tamaulipeco. Como aquella reflexión sabia y certera: “Dios es amor. El amor es ciego. Rigo Tovar es ciego. Conclusión: Rigo Tovar es Dios”.
*Asimismo, otra que no se sabe si es de la autoría de Rigo o de alguien que no tenía nada que hacer cuando la escribió: ”Me dijeron que Yo soy nadie. Nadie es perfecto. Luego, yo soy perfecto. Pero, solo Dios es perfecto. Por lo tanto, Si Rigo Tovar es Dios, Yo soy Dios. Demonios ¡soy ciego!”.
*De los tributos a Rigo Tovar resulta curioso uno realizado por Jaime Ignacio Penunuri. Se aventó la puntada de traducir al inglés La sirenita (The Mermaid). Aquí ese tan recordado clásico en su versión gabacha:
When I was diving
in the bottom of the ocean
I fell in love
with the most beautiful of mermaids.
I was without a doubt
the happiest human being
And we married
at the beaches of Caleta.
Nine uneventful months passed
But near the thirteenth month
She fell gravely ill.
We had a baby mermaid
Just a year after we married
He had the face of an angel
And the tail of a fish.
One morning,
some shark soldiers
Brought me
to Neptune’s court
I was accused
of eating the mermaid
for breakfast
On Good Friday.
As no one believed my story
I was sent off to be shot
When all of a sudden my mermaid appears
And tells the whole truth.
We had a baby mermaid
Just a year after we married
He had the face of an angel
And the tail of a fish.