Abril 24, 1891. Oscar Wilde, Dorian Gray y Lord Douglas

El 24 de abril de 1891, hace 119 años, fue publicado El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde. Inicialmente, la novela había aparecido en la Lippincot’s Monthly Magazine el verano anterior, causando tanto alboroto que un periódico la destacó por “su frivolidad afeminada, su falta de sinceridad estudiada, su cinismo teatral, su filosofar impertinente y su contaminante rastro de vulgaridad chillona”. Durante su revisión para la publicación del libro Wilde atenuó la temática decadente y algo de su homosexualidad abierta, aunque añadió los comentarios preliminares, que los victorianos encontraron igualmente ofensivos, sobre todo cuando el autor señaló que “no existe eso de que un libro sea moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Eso es todo”.
W.H. Smith rechazó presentar el libro, pero este se vendió muy bien, lo que provocó una mayor animadversión contra Wilde. Su esposa, incluso, declaró: “Desde que Oscar escribió Dorian Gray nadie nos habla”; pero su marido hacía mucho tiempo que había perfeccionado el arte del desprecio, al que ya era impermeable:
“Estoy aburrido a morir de la publicidad. No siento ninguna emoción cuando veo mi nombre en un papel. Escribí este libro completamente para mi propio placer. Si se hace popular o no es un asunto absolutamente indiferente para mí”.
Pero era popular y la popularidad lo condujo a la atracción más famosa y fatal de Wilde. Lord Alfred Douglas decía que había leído El retrato de Dorian Gray “catorce veces seguidas”; para junio de 1891 se las había arreglado para encontrarse por vez primera con el autor. Para junio de 1896, su relación tenía a Wilde tras las rejas; para junio de 1900 Wilde vivía en la desgracia y el exilio, abandonado incluso por Douglas.