Julio 28, 1814. Los Shelley en fuga


El 28 de Julio de 1814, hace 196 años, Percy Bysshe Shelley y Mary Wollstonecraft se fugaron para vivir juntos. Los detalles de esta acción han creado una leyenda romántica en torno a los enamorados, ya que, entre otras cosas, se dice que cortejaron (si no es que hicieron el amor) sobre la tumba de la madre de Mary; Shelley, por su parte, con una cantidad excesiva de láudano, celebraba que por fin terminaba un periodo de varios meses de alimentar el idilio sólo a través de cartas. La fuga y la tormenta social causada por la decisión de Percy y Mary serían descritas más adelante en el poema de Percy Shelley Los fugitivos.
El único inconveniente en esta historia de amor fue Harriet Westbrook Shelley, la primera joven con la que Percy, tres años antes, se había fugado cuando ella tenía 16, y con quien tuvo una hija, y pronto un hijo. Dos meses después de la segunda fuga, en una carta a su amigo Thomas Jefferson Hogg, Shelley intentó explicar, con palabras que los biógrafos han utilizado para condenar y defender al poeta: “La contemplación de la excelencia femenina es el alimento favorito de mi imaginación… De pronto percibí que toda la devoción con la que había renunciado a todas las perspectivas de utilidad o felicidad con la única finalidad de complacer a Harriet era una superstición grosera y despreciable”. Lo dicho: los biógrafos han maldecido o defendido que el poeta utilizara esta “Filosofía del amor” para sus propios fines.