Los hombres duros también saben bailar

POR The Economist
El baile es un cortejo, en eso estamos de acuerdo. Pero, ¿hay forma de demostrar una aptitud reproductiva por medio de los movimientos?

La necesidad de identificar una pareja adecuada es un fuerte impulso biológico por lo que el reino animal ha dado lugar a una desconcertante variedad de rituales de cortejo. Los hipopótamos machos arrojan sus heces; los gusanos planos tienen penes de concurso, y las ballenas jorobadas cantan y saltan por encima de la superficie del océano. Dicho despliegue competitivo dependerá de la velocidad, la fuerza y el tamaño de un animal, en lo que es una muestra de una aptitud reproductiva.
El baile es popular entre los animales por razones similares. Los alacranes y las grullas, por ejemplo, bailan para impresionar. Los humanos también utilizan la danza como parte del cortejo, pero para los científicos ha sido difícil precisar qué de una danza resulta atractivo para los miembros del sexo opuesto. Lo anterior, debido a que factores como atractivo facial, estatura y el estatus social tienden a confundir cualquier intento por juzgar los méritos relativos a las gracias de una persona.
Tres planos de movimiento
Nick Neave, de la Universidad Northumbria en el Reino Unido, ha intentado responder a la interrogante utilizando la tecnología de captura de movimientos, como la que se aplica en películas como Avatar. Para el propósito fueron reclutados 30 estudiantes, de los que ninguno era bailarín profesional. Asimismo, se les cubrió con marcadores reflejantes, lo que permitió a las cámaras capturar sus movimientos de baile. Un constante ritmo de tambor fue suministrado y a los estudiantes se les pidió que bailaran, aunque no se les dijo cómo.
Los datos de captura de movimiento se utilizaron para animar un avatar humanoide, sin género. A las mujeres heterosexuales se les pidió juzgar la calidad de la danza. Los resultados, publicados en Biology Letters, son intrigantes: los movimientos más atractivos eran los que tenían “la variabilidad y la amplitud” en la cabeza, el cuello y el tronco.
El doctor Neave explica que los seres humanos se mueven en tres planos. Puede asentir con la cabeza hacia atrás y hacia delante, de lado a lado o torcer el cuello para mirar por encima del hombro. Las mujeres calificaron estos movimientos, considerando la cabeza y el tronco como los más atractivos. Sin embargo, hubo un elemento adicional, señala el doctor. Neave. Sacudir la cabeza (lo siento, aficionados de Motörhead) simplemente no les resultó atractivo: aunque se muestre una gran amplitud de movimientos en un plano, no es el despliegue de movimientos variados lo que parece seducir a las mujeres. Los coreógrafos han dicho a Neave que los movimientos en estos tres planos provienen de la fuerza y la agilidad, lo que ayudaría a identificar a un macho genéticamente adecuado.

Una curiosidad fue que, estadísticamente, la velocidad del movimiento de la rodilla derecha también parece ser importante en la señalización de la calidad del baile. Neave, sin embargo, cree que esto simplemente puede ser resultado de que 80 por ciento de los hombres son derechos, por lo que tienden a poner más peso sobre su pie izquierdo con el propósito de demostrar el movimiento y la habilidad correctos de su pierna derecha.
Kristofor McCarty, un científico que también se involucró en el estudio, considera que esta investigación es un primer paso hacia la comprensión científica de la biología y la cultura de la danza. Los científicos creen que el núcleo de movimientos de una danza atractiva puede ser universal, aunque muchas culturas tendrán variaciones. Por ejemplo, en lugares donde las danzas populares exigen la rigidez del torso, uno esperaría encontrar más énfasis en el movimiento de los pies o la cabeza.
El doctor Neave explica que su investigación sobre el baile duró 46 días. No obstante sigue estando lo suficientemente interesado como para especular que los hombres físicamente atractivos son mejores bailarines y también se pregunta si es posible detectar la edad de una persona mediante la calidad de su baile. Si es capaz de reclutar un número suficiente hombres gay, también le gustaría ver si tienen mejores bailarines.
Y luego están las señales sexuales de las bailarinas para explorar. Neave ha comenzado a mirar a las mujeres con tacones altos (en el sentido científico) y preguntar si los avatares de tacón alto son más atractivos para los hombres. Algunos han considerado que el atractivo de los zapatos de tacón alto se debe a la cadencia juvenil que da a las mujeres, otros afirman que es por el movimiento que proporciona a su trasero. De cualquier forma intenta resolver ese misterio que por siempre ha intrigado a los hombres:¿por qué las mujeres compran zapatos con los que no pueden caminar?
Tomado de: The Economist. Septiembre 8, 2010.
Traducción: José Luis Durán King.