Noviembre 3, 2010. La bancarrota de Metro-Goldwyn-Mayer Studios Inc.


Metro-Goldwyn-Mayer Studios Inc. presentó el 3m de noviembre pasado una solicitud de protección por quiebra, un paso más dentro del plan que pondría a uno de los históricos estudios de Hollywood bajo el control de sus acreedores.
La solicitud, presentada bajo el Capítulo 11, se produce tras una votación realizada por los acreedores de MGM para presentar una quiebra empaquetada, que pondría al estudio en las manos de los ejecutivos de Hollywood Gary Barber y Roger Birnbaum, que controlan a la compañía Spyglass Entertainment.
MGM acordó también concesiones a Carl Icahn, uno de los mayores acreedores del estudio, para lograr el apoyo del multimillonario a su reestructuración.
Icahn había respaldado previamente una oferta rival para fusionar a MGM con otro estudio, Lions Gate Entertainment Corp.
Fundado en 1924 y conocido por su logo del león rugiente, MGM controla la franquicia de James Bond y además ha producido o presentado algunas de las más recordadas películas hollywoodenses, como El mago de Oz y Ben-Hur.
Su reorganización le permitirá a prestamistas con garantías, como Credit Suisse Group AG y JPMorgan Chase & Co, canjear más de 4 mil millones de dólares de deuda de MGM por gran parte de los títulos en la compañía reorganizada.
MGM ha debido lidiar con demasiada deuda desde el 2005, cuando fue vendido en una operación impulsada por 2 mil 850 millones de dólares.
El grupo comprador incluyó a las firmas de capital privado Providence Equity Partners, TPG Capital LP, Quadrangle Group y DLJ Merchant Banking Partners, además de Comcast Corp y Sony Corp.
MGM dijo que espera que un juez de corte de quiebras apruebe la reestructuración en cerca de 30 días.
Tomado de: Reuters. Noviembre 3, 2010.