Diciembre 16 de 2010. La Pantera rosa, de luto: muere Blake Edwards


ABC / Los Ángeles. Blake Edwards, director, guionista, productor y actor de cine estadounidense, responsable de películas como La Pantera Rosa o 10, la mujer perfecta, falleció a los 88 años en Brentwood (California), de acuerdo con información de la revista Variety.

William Blake Edwards nació el 26 de julio de 1922 en Tulsa. Sus inicios como guionista fueron casi producto del azar y pronto pasó de sus trabajos en la radio a la televisión, auténtica plataforma para alcanzar su meta: el cine. En 1942 empezó su acercamiento al séptimo arte como extra en Diez héroes de West Point, aunque su participación en esa cinta fue irrelevante.

Su primer guión para el cine fue el del western de 1948 dirigido por Lesley Selander Imperio del crimen. Su primera película como director fue Venga tu sonrisa (1955). Es la primera película del tándem Blake Edwards-Richard Quine. Ambos empezaron a colaborar en los inicios de sus respectivas carreras y entre 1952 y 1958 firmaron conjuntamente siete guiones para Columbia.

Su última película fue El hijo de la Pantera Rosa (1993). Su carrera abarca 50 años. Aunque, etiquetado como director de comedias, Edwards se ha paseado por todos los géneros y algunos de sus melodramas se han convertido en verdaderos clásicos. Como director de cine, su última película fue un indigno final: El hijo de la Pantera Rosa (1993), con Roberto Benigni.

Sin embargo, Edwards ha pasado a la historia del séptimo arte por Desayuno con diamantes (1961), la mejor interpretación de Audrey Hepburn que el público recuerda, y Días de vino y rosas (1963), la comedia amarga más brillante y aclamada jamás rodada sobre el mundo del alcoholismo, con geniales interpretaciones de Jack Lemmon, Lee Remick y Charles Bickford. Como productor sus últimas películas fueron La maldición de la Pantera Rosa y Mis problemas con las mujeres.

El éxito comercial de La Pantera Rosa fue de tal magnitud que marcó la carrera del director. Al año siguiente se rodó una secuela y Edwards fue grabando una nueva secuela cada vez que tenía falta de liquidez. Además, es fundamental la colaboración entre Blake Edwards y el compositor Henry Mancini, de cuyos frutos han salido muchas de las mejores bandas sonoras de la historia, siendo sólo un ejemplo, la célebre canción Moon River de Desayuno con diamantes.
Tomado de: ABC. Diciembre 16, 2010.