Mitología y Dante: NL y Tamaulipas

POR Alfredo C. Villeda
Si la prisión es el averno, hay que recordar a Dante, que hizo el recorrido completo. Ahí se encontró con que ese estadio castiga a los pecadores, pero no cambia su carácter
Supe por Nietzsche del mito de Dioniso, dios del vino y la fertilidad también conocido como “el nacido dos veces”, pues salió del muslo de Zeus en su segunda oportunidad. La filosofía y la literatura, pues, se empeñan en reaparecer cada que un hecho, en apariencia insólito, irrumpe en la cotidianidad, en el caso mexicano con el cariz de la violencia, a tiros o cuerpo a cuerpo, en el día a día.

“El dos veces levantado”, fue lo primero que musitó el fusilero al enterarse de la trama dramática tejida de forma involuntaria por el crimen organizado en Nuevo León, primero secuestrando el jueves por la noche a un comediante junto con dos acompañantes, ejecutándolos y abandonando sus cuerpos en distintas escenas, con graffiti incluido; una vez descubierto el cadáver del conductor televisivo y resguardado el sitio por la policía, los supuestos ejecutores se tomaron la molestia de avisar que iban a relevantar a la víctima, lo que concretaron sin obstáculos para, ya en la tarde del viernes, tirarlo por segunda vez.
Personajes como La Gata, que así conocíase a tan singular hombre, asoman en un entorno propicio, en la actualidad, para el anonimato dentro de la masa. Porque al final nadie puede olvidar la cruel fórmula de Stalin: una sola muerte es un hecho trágico, pero 5 millones son estadística. Como la escasa, pero selecta concurrencia sabe, ya el narrador británico Martin Amis ajustó cuentas con el dictador y su ominoso aforismo en Koba El Temible, volumen sobre el que ya habrá mejor ocasión para comentar.
Monterrey hoy. Tragedia griega pura
De ser ciertos los detalles de reportes venidos de Nuevo Laredo en días pasados, en tanto, una temeraria alcaide osó hacer un recorrido por la cárcel, a lo que la obligaba la ley sin ofrecerle garantía alguna de seguridad, y un preso le abrió la garganta. Si hace dos semanas Estados Unidos albergaba a dos mexicanas en calidad de heroínas (la fiscal anticrimen Marisela Morales y la joven ex jefa policiaca de Praxedis), hay que imaginar el carácter épico, si no es que suicida, de esta infortunada directora penitenciaria.
Si la prisión es el averno, hay que recordar a Dante, que hizo el recorrido completo. Ahí se encontró con que ese estadio castiga a los pecadores, pero no cambia su carácter. El gran Ángel Crespo ha apuntado: “Cada pecador se encuentra en el círculo al que le ha conducido el más característico de su pecados, el más grave, pero ello no es obstáculo a que conserven, junto a las negativas, sus más positivas cualidades (…) El tiempo se ha parado para los condenados, y, con el tiempo vital, han desaparecido todas las posibilidades de evolución humanas”.
En la Comedia, como en La Eneida de Virgilio, Cerbero, el perro a la entrada del infierno, es encadenado y arrastrado por Hércules y los eslabones, con el roce, pelan la garganta del monstruo.
Tamaulipas hoy. Dante puro
De vuelta con los mitos y con el poeta florentino, los centuaros, dada su doble naturaleza, humana y bestial, estaban incitados sin remedio a la violencia, de ahí que Dante los considerara demonios. Aunque también representó la violencia con un león: “Mas no sin que temor me produjese/ la imagen que vi entonces, de un león./ Me pareció que contra mi viniese,/ alta la testa y con hambrientos ojos,/ que parecía que el aire le temiese.” México hoy.