Abril 30, 2011. Muere Ernesto Sábato a los 99 años

POR CNN México

Fue una bronquitis y no un suicidio lo que terminó con la vida casi centenaria del escritor argentino Ernesto Sábato la madrugada de este 30 de abril en Santos Lugares, en la provincia de Buenos Aires. Faltaban pocos meses para que el literato, quien dos veces en su vida se viera tentado por la muerte, misma a la que temía, cumpliera 100 años.

En diálogos con el escritor Jorge Luis Borges, Sábato admitió: “Siempre tuve miedo al futuro, porque en el futuro, entre otras cosas, está la muerte”. Y esa muerte lo alcanzó en cuerpo, pero no en legado porque fue el arte lo que lo salvó.
La ciencia, razón por la que llegó a París, lo encaminó a la vida oscura del surrealismo, donde convivió con personajes que le presentaron los cadáveres exquisitos, cada vez más deliciosos para él, mucho más satisfactorios que la ciencia misma.
El doctor en Física que estudió un año en París en los laboratorios Curie y realizó estudios sobre la radiación, dio la espalda a la ciencia –como lo hizo con muchas cosas en su vida— para dedicarse con los brazos abiertos y con mucho qué decir a la literatura, al surrealismo y la profundización de la existencia humana.
“Para él nunca fue un placer escribir, siempre fue un proceso creativo y la consecuencia de no poder soportar más el hecho de no escribir”, dijo en 2010 su hijo Mario Sábato, autor de un documental que refleja la cara más desconocida de su padre.
Cuando lo dejó todo por la literatura ya se había decepcionado del mundo comunista y de la deshumanización de las sociedades avanzadas, temas frecuentes de crítica en sus textos y pintura. Años más tarde, la existencia humana no sólo le seguiría preocupando sino que se convertiría en su estandarte.
En 1984 presidió la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas y redactó el Informe Sábato o Nunca más sobre los horrores de la última dictadura militar argentina (1976-1983).
Abril 30, 2011.