Ex alumno asesina a 12 escolares en Río de Janeiro

POR Júlia Dias Carneiro
Wellington Menezes pudo entrar a la escuela tras asegurar que iba a dar una conferencia allí; iba vestido de negro, con guantes y llevaba chaleco antibalas
Wellington Menezes (CNN)
Río de Janeiro. Un hombre mató a tiros al menos a 12 niños de entre nueve y 14 años e hirió a cerca de 20 en una escuela municipal del barrio de Realengo, en el oeste de Río de Janeiro, Brasil.
En la mañana del 7 de abril, el hombre entró en las instalaciones y abrió fuego contra los alumnos. Luego se suicidó.

El secretario de Salud del estado de Río de Janeiro, Sérgio Cortes, confirmó que todas las víctimas eran alumnos del plantel. Entre los más de 20 heridos muchos serían de gravedad. En la Escuela Municipal Tasso da Silveira están registrados 400 alumnos.
De acuerdo con la Policía Militar, el nombre del atacante era Wellington Menezes de Oliveira, de 24 años, ex alumno de la escuela.
Carta
El coronel Djalma Beltrami, responsable de las operaciones policiales en la región, relató que Menezes de Oliveira llegó al centro educativo tranquilo y estuvo conversando con los docentes a quienes se presentó como conferencista. Luego empezó a disparar.
Beltrami confirmó al canal brasileño de noticias GloboNews que Menezes dejó una carta, a la que llamó “ilógica”, de tono “fundamentalista” y con “varias frases inconexas”. Entre otras cosas, el atacante habría dicho ser portador de VIH.
El funcionario agregó que Menezes pudo entrar a la escuela tras asegurar que iba a dar una charla allí. También indicó que iba vestido de negro, con guantes y llevaba chaleco antibalas. El portavoz de la Policía Militar, Ibis Pereira, dijo a la estación de radio Estadão ESPN que el hombre ingresó a la institución “fuertemente armado”, con dos pistolas, una calibre 38 y otra 32, además de varios cargadores.
Pereira explicó que el hombre “llegó decidido a causar una matanza” y que, luego de ser alcanzado por un disparo de la policía, se suicidó con una de sus armas.
Disparos
Los heridos del tiroteo fueron llevados a un hospital cercano para ser tratados. Una empleada de la escuela dijo a la emisora local BandNews que Menezes disparó unos cien tiros contra los alumnos.
“Parecía como si la escuela se viniera abajo, como con una bomba. Una profesora salió gritando, diciendo que había un hombre disparando, pero nadie lo creía. Después salimos corriendo. Fueron de 50 a 100 disparos, nunca vi algo así”.
La mujer explicó que empleados y alumnos lograron salir por el estacionamiento de la escuela y buscar refugio en casas vecinas. El director de la escuela dijo a la estación de radio CBN que el atacante había visitado la escuela poco tiempo atrás y había estado conversando con los docentes.
Era “callado” y “adicto a Internet”
POR Redacción BBC Mundo
La policía dijo que creía que Wellington Menezes de Oliveira era mentalmente inestable, con base en el contenido de una nota suicida que llevaba en su bolsillo. En la nota, escrita en computadora y firmada de puño y letra, pedía que su cuerpo “no sea tocado por impuros sin usar guantes, sólo por castos que no se involucraron en adulterio” y que lo sepultaran al lado de su madre.
En la carta, el joven asesino dijo ser “fiel seguidor de Dios” y pidió que su casa sea donada a una sociedad protectora de animales.
Como sucede en este tipo de tragedias, la prensa local no tardó en investigar el entorno del joven asesino y de entrevistar a sus ex compañeros y vecinos en busca de pistas para explicar su comportamiento.
Acosado
De acuerdo con las autoridades educativas, Menezes era buen alumno y nunca repitió de año. Tampoco hay registros de mal comportamiento en clase.
Aparentemente Wellington no tenía amigos y era adicto a Internet, según le explicaron sus vecinos a la prensa local. “Vivía en su mundo”, le dijo un vecino al diario O Globo.
Como recapitula el periódico brasileño, el joven estaba desempleado. En 2008 había trabajado en una fábrica de embutidos pero fue despedido por “baja productividad”. Era hijo adoptivo de una familia de cinco hermanos y sus padres adoptivos habían muerto recientemente.
La policía señaló que antes de salir de casa, el joven rompió todos los aparatos y le prendió fuego a la computadora.
“El chico era tranquilo, casi invisible. En el patio de la escuela se sentaba solo, en medio del estruendo”, dijo otro estudiante.
Sin embargo, ex compañeros de la escuela del joven le dijeron a O Globo que el estudiante era víctima de bullying por parte de algunos compañeros, que lo atacaban constantemente y se burlaban de su cojera.
“Wellington estaba completamente loco. Era notable en el salón de clases que tenía algún tipo de perturbación”, abundó Bruno Linhares, de 23 años y ex compañero de Menezes.
Conmoción
De acuerdo con la científica social Silvia Ramos, investigadora del Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía de la Universidad Cándido Mendes, lo que buscaba el joven asesino era generar “cobertura de los medios de comunicación” y “conmoción”.
Para Ramos, el episodio tuvo una “reproducción de los medios de comunicación, de alguien que planeó una muerte espectacular, con amplia cobertura mediática”.
Para Silvia Ramos, el incidente en Río de Janeiro es una “imitación muy clara” de los episodios ocurridos en Estados Unidos.
“Varios ingredientes fueron copiados casi a la perfección, como elegir una escuela, disparar al azar en un salón de clases, dejar una nota de suicidio”, señaló.
Tomado de: BBC Mundo. Abril 7 y 8, 2011.

1 thought on “Ex alumno asesina a 12 escolares en Río de Janeiro

  1. Se puede probar en este y muchos otros casos que el bulling es uno de los detonadores para que estas personas con problemas emocionales patológicos irrumpan en la sociedad con actos de esta gravedad.

Comments are closed.