Cómo evitar un matrimonio mediocre

POR Pamela Haag
No son las parejas que tiran los platos y se gritan, son un matrimonio semi feliz, con pocos conflictos y que cuando se divorcian, los conocidos tienden a decir: “Parecían
una pareja feliz”.

Has intentado la terapia de parejas. Has intentado volver a salir. Has tratado de ajustar tu actitud y te has engañado para ignorar el descontento (“Sólo aguántate… Todo el mundo se siente mediocre en su matrimonio… Deja de ser egoísta y quejumbroso”).

Ahora, tú y tu cónyuge se tambalean al borde de tirar por la ventana su amable y funcional –pero desganado— matrimonio.
Lo has intentado, pero tienes miedo de estar en el matrimonio equivocado, sin importar lo maravilloso que tu otro significante pueda ser.
Estás en el grupo de matrimonios de “bajo conflicto”, amables pero inferiores a lo satisfactorio. Los expertos en el tema estiman que aportan la mayor parte de los casos de divorcio que se presentan cada año en las cortes de Estados Unidos: de 55 por ciento al 65 por ciento.
No son las parejas que tiran los platos y se gritan (aunque es probable que ellos también acaben en un caso de divorcio); son un matrimonio semi feliz, con pocos conflictos y que cuando se divorcian, los conocidos tienden a decir: “Oh, nunca lo vi venir. Parecían una pareja feliz”.
Si estás en un matrimonio infeliz con pocos conflictos, ¿hay alguna alternativa al divorcio o la tristeza que generan?
Sí. Cambia el matrimonio. Obsérvalo bajo una nueva una mirada. Tal vez el problema no eres tú. Tal vez no sea tu cónyuge. Tal vez sea el matrimonio, y cómo lo llevamos; ésa es la cuestión.

He aquí algunas maneras, sencillas pero de gran impacto, para labrar un tercer camino entre un matrimonio semi feliz y el divorcio:
Si es posible, considera la posibilidad de dormitorios separados
Te sorprenderás cómo la creación de espacios de privacidad puede ayudar. Uno de cada cuatro estadounidenses duerme en habitaciones o camas separadas de sus cónyuges. La Asociación Nacional de Constructores de Viviendas estadounidense predice que para 2015 60 por ciento de las viviendas nuevas se diseñará con “dormitorios principales duales”.
Prueba un “sabático de matrimonio”
Es diferente de una separación, que no tiene límite de tiempo, o un divorcio. Con un sabático, un matrimonio presiona el botón de “pausa” sobre sí mismo. Se crea un intermedio en el que los cónyuges pasan tiempo separados, durante meses o incluso un año. Es una manera de conciliar la estabilidad del matrimonio semi feliz con la necesidad de algún tiempo de crecimiento personal completamente feliz.
Actualiza y reescribe tus votos
¿Qué pasaría si reescribieras tus votos matrimoniales y el contrato, cada pocos años, para reflejar las etapas concretas y tangibles en tu matrimonio? Si estás pensando en el divorcio, podrías tratar de escribir un nuevo acuerdo para crear votos, promesas y normas que sean realmente pertinentes a tu frágil situación matrimonial.
Considere la posibilidad de una convivencia en divorcio
Algunas parejas divorciadas siguen manteniendo un hogar, por lo general, para dar estabilidad a sus hijos, pero gozarán de los privilegios (discretos) de cualquier otro cónyuge divorciado. Esta alternativa ha crecido en Estados Unidos desde 2008, debido a que los matrimonios semi felices que de otra manera se habrían divorciado se vieron obligados a quedarse en la misma casa.
¿Podrías practicar “la nueva monogamia”?
Piensa en una idea tal vez más audaz, pero que funciona para algunos: ¿Tendrías una conversación con tu esposo acerca de la posibilidad de otras parejas, en la apertura de la “no monogamia ética” como una alternativa al divorcio?
La mayoría dice que “nunca funcionaría”, pero el hecho es que hay parejas felices, parejas seguras que lo hacen de una forma u otra.
Un educador sexual para adultos lo definió como “amor libre, versión 2.0”; muy probablemente estos nuevos monógamos están escondiendo sus acuerdos improvisados. A veces un matrimonio feliz “se abre” porque quiere hacer algo más, o diferente. Pero en otros casos lo hacen porque quieren salvar un matrimonio que funciona bien, pero que emocional o sexualmente está inerte.
Estas alternativas no son para todos, sin duda. Pero vale la pena tratar de ser imaginativo si deseas una alternativa al divorcio, y estos son todos los arreglos que encontrarás entre las parejas de hoy, sin importar lo tradicionales que puedan parecer desde afuera.
Antes de concluir que tus únicas opciones son el divorcio o una vida de eterna semi felicidad imagina otras opciones. “Para siempre” es un largo tiempo. Vale la pena ser flexible.
Tomado de: CNN México. Junio 8, 2011.