Erotismo en la fotografía de moda

POR MiguelMartinblog
Helmut Newton sabía que el sexo vendía, sabía que lo necesitaba para que su carrera de fotógrafo se afianzase. Que se le recordaría por ello

Algunos de los más célebres fotógrafos del siglo pasado, como Helmut Newton, hicieron carrera en la moda gracias a la fuerte carga erótico-sexual de su obra, reforzada en gran medida por el uso del blanco y negro.
El que es (para mí) su mejor libro (y sin duda el más conocido), SUMO, muestra imágenes que en la época rompieron esquemas. No tanto por mostrar desnudos (históricamente ligados al arte), sino por la fuerte carga psicológica que tienen detrás, por lo que nos hacen imaginar. Después de ver las fotos, nuestro cerebro sigue trabajando un rato en ellas, visualizando la historia que hay detrás. Y ahí reside la clave del éxito.
Una de las citas más célebres de Newton fue “My job as a portrait photographer is to seduce, amuse and entertain”, lo que quiere decir que su trabajo como fotógrafo es (atención al orden de las palabras, cuidadosamente elegido): seducir, divertir y entretener.
Newton sabía que el sexo vendía, sabía que lo necesitaba para que su carrera de fotógrafo se afianzase. Que se le recordaría por ello. Incluso lo dijo de forma explícita: “I just had a bellyful and realized I had shot enough nudes to last a lifetime. In fact, although I have no idea of the number, I think I photographed too many naked women” (Estoy hasta la coronilla y me he dado cuenta de que he fotografiado desnudos suficientes para toda la vida. De hecho, aunque no tengo ni idea del número, creo que he fotografiado demasiadas mujeres desnudas).
Y cito a Helmut Newton como podría citar a Richard Avedon, que también hizo incursiones en este tipo de fotografía, si bien (para mí), no alcanzó la exquisitez del primero. Supongo que la personalidad de cada uno influyó de forma considerable.
Sexo y fotografía en la actualidad

Hoy en día (y siempre sin salirnos de la fotografía de moda) muchos fotógrafos han recogido el testigo que Newton les cedió. Uno de los más conocidos, por su ingenio y la carga sexual explícita de sus fotografías, es Rankin.
Aunque su estilo es más explícito y menos psicológico que el del gran Newton (y a mí no me gusta tanto), Rankin ha retratado a algunas de las top models actuales (Heidi Klum en Heidilicious, Rosie Hungtington en Ten Times Rosie) en actitudes muy eróticas.
Otro de los que se ha hecho famoso gracias al sexo es Terry Richardson. Curiosamente, este talentoso fotógrafo no ha alcanzado la notoriedad por sus trabajos cuidados, sino por el Terry style: fotografías poco cuidadas a nivel de luz (usualmente dispara con un ring flash o el flash cerca de la cámara) y compositivo (pared blanca, modelo centrada en el encuadre), pero sexualmente explícitas. A mí no me gusta nada, me parece un ejercicio soez y de mal gusto, pero hay gente que le adora. Y gracias a su fama ha conseguido algunos trabajos importantes, como el Calendario Pirelli 2010 o fotografiar a famosos como Lady Gaga:
Puede resultar sorprendente que, en un mercado pensado para las mujeres (no nos engañemos, históricamente ellas consumen más moda que los hombres), se busque la sexualidad en las fotografías hasta tal extremo. ¿La causa? Fácil, son tomas que no te dejan indiferente. Hacen creer a la mujer que puede ser tan sexy como la modelo que ve si compra o se pone determinada ropa y al hombre que las desee.

Y ahí está la clave: los editoriales de moda no están destinadas a la venta directa, sino a fomentar emoción en quien las ve. A agitar esa parte del cerebro que no funciona de forma racional, que funciona por impulsos, por instinto… y nos dice: Compra.
Sin embargo, hasta ahora el sexo se camuflaba para que no fuese tan explícito. Necesitábamos la excusa de la ropa. Ahora, empiezan a aparecer muchos vídeos de moda donde ni siquiera sale ropa, o esta tiene un protagonismo ínfimo.
Mayo 24, 2011.