Generación Y: la paternidad, más importante que el matrimonio

POR Jason Hanna
Los adultos jóvenes aún prefieren estar casados a la hora de tener hijos y consideran el matrimonio como algo importante, pero tienen más opciones que antes debido a la aceptación para tener hijos en una relación fuera del matrimonio

El matrimonio y la paternidad no son necesariamente un paquete ideal para los estadounidenses menores de 30 años, de acuerdo con una nueva encuesta. En vez de eso, los adultos jóvenes dicen que valoran más la crianza de un niño que el matrimonio.

El 52 por ciento de los miembros de la generación Y dice que ser un buen padre es una de las cosas más importantes de la vida, según un informe realizado por el Centro de Investigación Pew.
Sólo 30 por ciento de los adultos de entre 18 y 29 años encuestados en enero de 2010 coloca el tener un matrimonio exitoso en la misma categoría.
La opinión de la generación del milenio sobre la paternidad es distinta a cuando se hizo la misma pregunta a los miembros de la generación X durante un sondeo realizado por el Washington Post/Kaiser/Harvard en 1997.
El 42 por ciento de los miembros de la generación X dijo que ser un buen padre era muy importante para ellos, mientras que 35 por ciento colocó el tener un matrimonio exitoso al mismo nivel.
No hubo una correlación fuerte entre el estado marital de los padres y la visión de la generación Y sobre el matrimonio. El 32 por ciento de las personas cuyos padres estaban casados dijo que el matrimonio era una de las cosas más importantes, mientras que 27 por ciento cuyos padres no estaban casados consideró al matrimonio como algo importante.
La correlación fue mucho más fuerte dentro de los miembros de la generación X. El 42 por ciento de las personas con padres casados dijo que el matrimonio era lo más importante en la vida y 23 por ciento de aquellos que crecieron con padres separados colocó al matrimonio dentro de la misma categoría.
Sin prisa por llegar al altar

Los estadounidenses jóvenes también encuentran una relación menor entre el matrimonio y la paternidad, señaló Paul Taylor, vicepresidente ejecutivo de Pew y uno de los autores del informe.
Pero esto no es tan impresionante si se considera un sondeo realizado en octubre, de acuerdo con un informe de Pew y Time, que descubrió que 40 por ciento de todos los adultos estadounidenses cree que el matrimonio se vuelve obsoleto, en comparación con sólo 28 por ciento en 1978. Aunque la generación Y no declara formalmente la muerte del matrimonio, tampoco tienen prisa por llegar al altar.
La información de la Oficina del Censo de Estados Unidos muestra que sólo 22 por ciento de las personas de entre 18 y 29 años están casados, en comparación con 29 por ciento de los miembros de la generación X y más de 40 por ciento de los baby boomers de la misma edad.
El factor económico

Pero de entre los hijos del milenio no casados y sin hijos encuestados en octubre, 70 por ciento dijo que quiere casarse y 75 por ciento expresó que sería más fácil crear una familia si están casados.
“Los adultos jóvenes aún prefieren estar casados a la hora de tener hijos y aún consideran el matrimonio como algo importante, pero tienen más opciones que antes debido a la aceptación para tener hijos en una relación fuera del matrimonio”, manifestó Andrew Cherlin, profesor de Sociología y Políticas Públicas, de la Universidad Johns Hopkins. El académico dice que el cambiante mercado laboral, incluyendo la desaparición de puestos de sueldos fuertes para aquellos con sólo educación preparatoria, y la creciente aceptación para tener hijos fuera del matrimonio, ayuda a explicar por qué más miembros de la generación del milenio consideran más importante la paternidad, por encima del matrimonio.
“Muchos adultos jóvenes no pueden ver la base económica para comenzar un matrimonio”, sobre todo aquellos con títulos universitarios, abundó Cherlin. Aquellos con un título “tienen hijos con la pareja con la que viven, pero no con la que están casados. Los padres no están seguros de poder hacer que un matrimonio funcione económicamente hablando, pero no están dispuestos a esperar mucho tiempo para tener un hijo”, manifestó el investigador.
Y el sondeo de Pew descubrió que varios miembros de la generación Y son menos propensos a creer que un niño debe tener madre y padre para crecer feliz. Un porcentaje menor de madres del milenio (47 por ciento), en comparación con mamás de la generación X a la misma edad (52 por ciento), están casadas, según Pew, citando información del censo. Pero la cohabitación suele ser la razón: 12 por ciento de las madres del milenio vive con una pareja sin estar casadas, mientras que sólo 7 por ciento de las madres de la generación X vivían con su pareja cuando tenían entre 18 y 29 años.
A pesar de la importancia que otorgaron los miembros de la generación del milenio en el matrimonio se están tardando más en probarlo que la generación X.
“En 2010, 36 por ciento de las mujeres de entre 18 y 29 años había tenido hijos. En 1998, esa cifra era de 41 por ciento”, señaló el informe de Pew, citando información del censo. “Cuando de paternidad se trata, la generación del milenio la valora más, aunque la practica menos que la generación X”.
Tomado de: CNN México. Junio 11, 2011.