Zarzuela Barroca (Aires de una España antigua)

POR Fernando Montoya
Quien canta, sus males espanta.
Miguel de Cervantes Saavedra
            A Erick Zermeño, incansable promotor de la ópera en México


Un halo de fascinación envuelve el teatro musical del seiscientos; un teatro particular, formado única y exclusivamente para la corte española, la cual festejaba y reflejaba su mundo: la zarzuela barroca.

La historia tiene sus inicios cuando la corte española decidió, en 1620, contemplar espectáculos cuya creación se efectuara en las salas y jardines de los Sitios Reales. Así es como nacen las “Fiestas”, en cuya riqueza escenográfica, poética y musical, constituye todavía admiración y concurrencia. Además, se cree que el nombre de zarzuela deriva de una cabaña de cazadores, el Palacio de Zarzuela, cerca de Madrid, donde se hacía este tipo de representaciones.
En dichas fiestas nacen la zarzuela y la ópera en España. Pedro Calderón de la Barca crea este género mixto cuyas características manifiesta el poeta en la loa de El laurel de Apolo; una aldeana rústica, la Zarzuela, define el espectáculo destinado al rey Felipe IV y a su corte, diciendo:
No es comedia, sino sólo una fábula pequeña, en que, a imitación de Italia, se canta y se representa
Así pues, la diferencia entre la zarzuela y el resto de los géneros dramáticos barrocos españoles se nos revela con claridad: no es comedia, ya que ésta se compone de tres jornadas en las que inicia, anuda y finaliza un argumento (más o menos verosímil), donde la música se convierte en un elemento secundario; por el contrario,  en la comedia, la música no se une a la palabra dramática.


Espectáculos semejantes a la zarzuela barroca se produjeron en la Europa del seiscientos: Mozart emplea, por ejemplo, el Singspiel, género dramático que alterna el recitado con el canto y que tanto gustó al público cortesano, sobre todo a través de su Flauta mágica. Es preciso mencionar, que a diferencia de lo que sucedía en Alemania o en Francia en el siglo XVII, la zarzuela predominó sobre la ópera; factores como el equilibrio entre partes narrativas (recitadas) y fragmentos líricos (cantados), la “ira española” ante una obra dramática cantada en su integridad explican ese triunfo.
El núcleo temático de la zarzuela gira alrededor de personajes pertenecientes al mundo grecolatino. Calderón toma y recrea en las zarzuelas, las pasiones y deberes humanos mediante una fábula, una pieza dramática breve que condensa diversas enseñanzas morales y filosóficas; con este fin, acude el poeta a la abundante mitología pagana y escenifica diversas acciones con finalidad didáctica: por un lado, la música especifica y la rica escenificación teatral admiran a un exigente y caprichoso público cortesano mediante los sentidos; y por el otro, los núcleos míticos argumentales entretienen y enseñan.
Y ¿qué contemplaban los reyes y su corte en las zarzuelas? Pues, observan personajes que con diversa fortuna, aman, desprecian o se persiguen, desatando así una serie de afectos; los mitos se unen a éstos y, emblemáticamente, encarnan diversos tópicos. Todos actúan empleando (o no) su voluntad, dominando (o no) sus instintos, siempre siendo tentados por la belleza aparente y falsa que representa el engaño de la vida; el personaje mítico duda y reflexiona sobre los diversos problemas y su decisión final se universaliza al representar de manera simbólica al ser humano.
Para aquellos que gusten saber un poco más de este género musical, existen diversas (aunque no tantas) grabaciones dedicadas a la zarzuela barroca. Resalto, en especial, “Nebra: Arias de Zarzuela” interpretadas magistralmente por la soprano Maria Bayo (premio Príncipe de Viana, concedido por el gobierno navarro), y quien expresamente se ha dedicado a salvar del olvido la zarzuela barroca, sobre todo aquellas obras de José de Nebra (1702-1768), acompañada de la batuta de Enrique López Banzo, creador de la muy destacada agrupación musical “Al Ayre Español”; y, además, “Viento es la dicha del amor”, zarzuela barroca compuesta por de Nebra, interpretada por Maite Arruabarrena, destacada mezzosoprano guipuzcoana, y de la soprano aragonense, Marta Almajano.

2 thoughts on “Zarzuela Barroca (Aires de una España antigua)

Comments are closed.