Agosto 18, 1958. Un huracán llamado Lolita


El 18 de agosto de 1958, hace 53 años, fue publicada la primera edición estadounidense de Lolita de Vladimir Nabokov. En el verano de 1950, Nabokov había perdido toda esperanza de terminar su novela por lo que intentó quemar el manuscrito en el incinerador del patio trasero de su casa. Su esposa lo detuvo y lo invitó a que perseverara; dos años y medio después, Lolita estaba listo para su publicación, aunque eran las editoriales las que no estaban preparadas para la obra.

Algunos pensaron que era un trabajo brillante, pero todos lo consideraron que era indignante y que seguramente entraría en un interminable litigio. Hubo interés de Olympia, la firma francesa especializada en obras de escándalo. Nabokov, por su parte, consideraba a Lolita como un libro de “gran moral” y uno de sus mejores trabajos. Pero la única oferta era la de Olympia y Nabokov firmó un contrato de bajo precio.

Debido a los orígenes de Olympia Press, la primera edición de Lolita no fue promovida ni reseñada durante el verano de 1955. Pero entonces Graham Greene eligió a Lolita como uno de los tres mejores libros del año, y otro crítico británico, en respuesta indignada a Greene, describió a la novela como “pornografía desenfrenada”. A partir de estas primeras chispas un incendio de controversia, complicado, de alcances internacionales, de polémica y censura se avivó: los gobiernos de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos debatieron en torno a la admisibilidad de la novela; unos críticos la consideraron una obra de arte mal comprendida, mientras que otros señalaron que Nabokov era una oveja con piel de lobo. Las copias subterráneas de la edición Olympia se vendieron rápidamente en Estados Unidos a 20 dólares cada una, con lo que los editores de renombre comenzaron a hacer cola.
En su diario, Nabokov llamó irónicamente a esta serie de eventos “Huracán Lolita”, aunque para cualquier autor hubiera sido la tormenta perfecta. A los pocos días de su publicación en Estados Unidos el libro alcanzó una tercera edición; para el 13 de septiembre se había convertido en el primer libro, desde Lo que el viento se llevó, en vender 100 mil copias en las primeras tres semanas. Para finales de septiembre, era el número 1 en las listas de los bestseller. En el momento en que Nabokov apareció en la portada de la revista Newsweek en 1962, parecía que el único que no había leído el libro era Groucho Marx, quien dijo en broma: “Tengo la intención de postergar la lectura de Lolita por seis años, hasta que ella cumpla los 18 años”.