Un libro hecho con la piel de la cara de un jesuita

POR Javier Sanz
En el complot de hacer explotar la Cámara de los Lores durante la apertura del Parlamento el 5 de noviembre de 1605 se acusó al jesuita Henry Garnet, quien además de ser ahorcado, recibió un peculiar castigo para siempre

Durante el reinado de Jacobo I de Inglaterra las medidas contra los católicos ingleses se habían endurecido. En 1604, hartos de represión, Robert Catesby, líder de un grupo de católicos ingleses, convocó en su casa a varios correligionarios (John Wright, Thomas Wintour, Thomas Percy, Guy Fawkes, Robert Keyes, Thomas Bates, Robert Wintour, Christopher Wright, John Grant, Sir Ambrose Rookwood, Sir Everard Digby y Francis Tresham), gestándose así la “Conspiración de la Pólvora” (Gunpodwer Plot).

La idea era hacer explotar la Cámara de los Lores durante la apertura del Parlamento el 5 de noviembre de 1605, matando al rey y la aristocracia anglicana. En la cripta bajo la Cámara de Lores se dispusieron 36 barriles de pólvora que reducirían a escombros el edificio. Todo estaba preparado pero el 4 noviembre una carta anónima alertó a las autoridades de la conspiración, se ordenó registrar el edificio y se encontró a Guy Fawkes, experto militar, preparando la pólvora. A manos de los torturadores, Fawkes delató al resto de los conspiradores… fueron ejecutados y, algunos, descuartizados.

Aprovechando la trama se “buscaron” más implicados y, claro está, los jesuitas fueron su objetivo. Se acusó al jesuita Henry Garnet de conocer la trama y no informar al rey (aunque parece ser que la conocía bajo secreto de confesión). Fue ahorcado en mayo de 1606.
La siguiente noticia que tenemos de este jesuita es en noviembre de 2007, cuando la Casa Wilkinson subastó un libro del siglo XVII titulado A True and Perfect Relation of the Whole Proceedings Against the Late Most Barbarous Traitors, Garnet, a Jesuit and his Confederates, cuya cubierta está hecha con la piel del jesuita… de su cara.
Sid Wilkinson, responsable de la subasta, dijo:
“Es un poco espeluznante, porque el principio del libro parece que tiene el rostro de un hombre en ella, que se presume que es la cara de la víctima.
Fuentes e imágenes: BBC, History Learning Site, Britannia
Tomado de: Historias de la Historia. Octubre 12, 2011.