Partituras para una ejecución masiva

POR Boris von Haken
Durante la Segunda Guerra Mundial, el famoso musicólogo alemán Hans Heinrich Eggebrecht, que pertenecía a la división 683 de la policía uniformada del ejército nazi, participó en una masacre de judíos en la península de Crimea
(viewpoint.birmingham.gov.uk)
En Simferopol, capital de la península de Crimea, una de las ejecuciones en masa más grande de judíos durante la Segunda Guerra Mundial en el sur de la Unión Soviética comenzó el 9 de diciembre de 1941. En los días previos, los judíos habían sido detenidos en una serie de edificios de la ciudad. Creyendo que iban a ser reubicados, marcharon a la antigua sede del Partido Comunista en el centro de Simferopol.
Fueron transportados en un convoy de camiones al sitio de ejecución: una trinchera de tanques abandonados por el Ejército Rojo, a unos 11 kilómetros fuera de la ciudad. Ahí los condujeron a través de una línea doble de centinelas. Se les obligó a quitarse los zapatos; los hombres eran separados de las mujeres y los niños.

En la siguiente estación, las víctimas fueron obligadas a despojarse la ropa exterior. Finalmente llegaron a la tumba: los Erschießungskommandos o pequeños escuadrones de tiro de no más de 12 hombres, cada uno con un tirador adicional armado con una ametralladora de pie entre ellos, abrieron fuego con diversos grados de precisión, y todo aquel que aún estaba vivo al final o que fingió que estaba muerto, fue asesinado con el llamado tiro de gracia. Un judío Arbeitskommando fue obligado a apilar los cadáveres para hacer espacio para más cuerpos, que eran llevados sin descanso. Durante cuatros días de diciembre, al menos 14 mil judíos fueron ejecutados. No es posible establecer el número exacto porque los asesinos no se molestaron en contar: el objetivo de la ejecución masiva era erradicar por completo a los judíos.
Este crimen en Simferopol, junto con otras ejecuciones en masa similares, marcó la primera fase del Holocausto, que en este momento ya no era anónima, era una aniquilación mecanizada, en la que víctima y victimario se confrontaban.
Varias unidades fueron asignadas a la operación. El proceso, que era a la vez colectivo y basado en la división del trabajo, y en el que todos los puestos estaban en rotación constante, obviamente tenía la intención de reivindicar a los victimarios. Los sentimientos de culpa y responsabilidad individual podían potencialmente desaparecer dentro de un gran colectivo de perpetradores. Sin embargo, los autores de esta masacre fueron identificados tiempo después. Los expedientes de investigación de varios fiscales públicos alemanes (de fácil acceso hoy para fines de investigación histórica en el Archivo Federal de Ludwigsburg) hacen posible reconstruir los hechos, incluso si en algunos casos las investigaciones nunca condujeron a juicios reales.
Afiliación inmediata
(reasonradionetwork.com)
Hans Heinrich Eggebrecht nació el 5 de enero de 1919 y creció en una pequeña aldea en el bosque de Turingia. Completó su educación secundaria en 1937. En el semestre de invierno de 1937-38 comenzó sus estudios de enseñanza, y desde el primer día de clases se afilió a la Liga Nacional de Estudiantes Alemanes. También fue miembro de las Juventudes Hitlerianas más allá del periodo obligatorio. En 1939 fue reclutado por la Wehrmacht [las fuerzas armadas nazis]; tres meses más tarde era ya un soldado en una de las unidades de Feldgendarmerie [la policía uniformada de Alemania], la cual estuvo implicada en el asesinato de judíos. Cuatro años después del final de la guerra, comenzó su carrera en la universidad proporcionando información biográfica falsa. En 1961 fue nombrado profesor de Musicología en Friburgo. En esta ciudad vivió hasta su jubilación en 1987. Hans Heinrich Eggebrecht murió el 30 de agosto de 1999.
Uno de los soldados que participó en la ejecución masiva en Crimea fue el entonces estudiante de música de 22 años Hans Heinrich Eggebrecht. Como miembro de la división motorizada de la división 683 de la Feldgendarmerie estuvo involucrado en todos los niveles en cada una de las etapas de la masacre de judíos en Simferopol. La biografía de Eggebrecht es un ejemplo típico de la época en muchos aspectos. Se crió en la pequeña ciudad de Schleusingen, en el borde del bosque de Turingia, donde su padre había sido destinado como sacerdote y superintendente.
Siegfried Eggebrecht, un prominente capellán de ejército durante la Primera Guerra Mundial, había sido un simpatizante de extrema derecha incluso en la República de Weimar; fue miembro de la Liga de los Soldados del Frente, y como muchos otros sacerdotes protestantes, se unió al movimiento cristiano alemán en 1933. Su hijo Hans Heinrich Eggebrecht también se apresuró a involucrarse en el movimiento nazi.
El día en que comenzó sus estudios en la Escuela Normal en Hirschberg se afilió a la Liga Nacional de Estudiantes Alemanes. También participó como asesor musical de la Juventud Hitleriana y sirvió como obrero en la Juventud Hitleriana Universitaria. Con el estallido de la guerra interrumpió sus estudios y en febrero de 1940 fue enviado a una división de la Feldgendarmerie, de acuerdo con los archivos de la Deutsche Dienstelle.
Expedientes de investigación del departamento de la fiscalía de Munich de 1964 así lo demuestran. También contienen registros de interrogatorios en los que un soldado de la división 683 de la Feldgendarmerie menciona los nombres de los camaradas de la segunda y tercera compañías. “Heiner Eggebrecht”, el segundo nombre en la lista, “debe haber venido de Turingia, su padre era sacerdote”. “Heiner” era el apodo de Eggebrecht en la Wehrmacht y más tarde en la universidad. Fue esa afirmación la que me permitió identificar de forma fiable a Eggebrecht.
Operaciones de seguridad
(gnosticliberationfront.com)
La Feldgendarmerie supervisó la aplicación de la ley y de las operaciones de seguridad de la Wehrmacht, y fue asignada como una fuerza de respuesta posterior. Además de la regulación del tráfico y de vigilar el flujo de suministros, su trabajo consistía en mantener la disciplina militar –lo que significaba, en el caso de esta unidad, localizar a los desertores. También fue responsable de las llamadas operaciones de seguridad sobre la población civil hostil: eso incluía los deberes anti-partidistas, así como de contraespionaje, además de  la prevención del sabotaje y la subversión.
La composición de las divisiones de la Feldgendarmerie correspondía con esas funciones. La mitad de todas las divisiones fue reclutada de la policía civil. En este caso particular, la policía fue reclutada en las barracas de la Blücher de Berlín [el segundo de cinco cruceros de la clase pesada del almirante Hipper del ejército naval alemán]. Así que había una relación personal directa con la Ornungspolizei [policía regular uniformada] que Heinrich Himmler, jefe de la policía alemana, fundó en 1936. Todas las posiciones de liderazgo en la Feldgendamerie tenían que ser ocupadas por miembros de la fuerza policiaca. Eso significaba que el superior directo de Eggebrecht era el Kompanieführer [comandante compañero] Joachim Siedel, un policía profesional, así como oficial de las SS con el rango de Haupsturmführer [paramilitar].
La otra mitad de la división Feldgendarmerie fue reclutada por la Wehrmacht. En línea con el servicio de policía, los reclutas tenían que cumplir con normas específicas. Debían mostrar “confianza política incondicional” y estaban sujetos a “normas estrictas”; todos los posibles Feldgendarmes debían haber demostrado que eran aptos para convertirse en oficiales no comisionados.
Unidad de respuesta rápida
(ebooksx.com)
La elite natural de la Gendarmería hizo una elección sorprendente para un joven académico de pronunciada orientación nazi. Los rangos de la división de 683 de la Feldgendarmerie incluyeron también la cabeza del Instituto Goethe, una cantante de ópera en ciernes y una gimnasta ganadora de medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1936.
La división fue ubicada inicialmente en Francia, y en septiembre de 1940 se trasladó a Cracovia. Eggebrecht estuvo allí sólo por un breve periodo, después de que se le concedió en noviembre una licencia de estudios, cuando regresó por un semestre a la Universidad de Berlín. En abril de 1941, la división Feldgendarmerie fue trasladada a la pequeña ciudad rumana de Targu Frumos, donde Eggebrecht se reunió con su unidad.
La división Feldgendarmerie era parte del Ejército 11, estaba estacionada en la aliada Rumania antes del ataque contra la Unión Soviética. La Feldgendarmes fue asignada directamente a los altos mandos del ejército como tropas móviles, de respuesta rápida para tareas de seguridad de todo tipo. También estacionada en Targu Frumos había una unidad de la Einsatzgruppe del Sicherheitspolitzei [paramilitares de los escuadrones mortales de la SS], que dependía directamente del Reichssicherheitshauptamt (la Oficina Principal de Seguridad del Reich). El Ejército 11 se unió a la Einsatzgruppe D, bajo las órdenes de Otto Ohlendorf y de su ayudante Heinz Schubert. La cooperación entre estas dos organizaciones, así como la de la SS y la Wehrmacht, sería fundamental para el asesinato de judíos en la parte trasera del Ejército 11.
La ejecución como objetivo
(flickriver.com)
El 30 de junio de 1941, siete días después del lanzamiento del ataque, la división Feldgendarmerie recibió la orden de marchar a una distancia apropiada detrás de las tropas de combate del Ejército 11. El objetivo de esa operación era capturar la península de Crimea. El 14 de noviembre de 1941, la unidad llegó a Simferopol. Dos compañías de la Feldgendarmerie, que ahora contaba con sólo 150 hombres, se quedaron en Simferopol. Hans Heinrich Eggebrecht fue adjuntado a la segunda compañía, cuyos cuarteles estaban en el número 2 de la calle Rosa-Luxemburg, en un edificio antiguo de la NKVD soviética en el centro de la ciudad.
Tan pronto como llegó a Simferopol, la Wehrmacht comenzó el saqueo económico de los judíos. A éstos también se les prohibió hacer compras en los mercados públicos, una norma que puso en vigor la Feldgendarmerie. Para la Wehrmacht estaba calculado que los judíos se murieran de hambre como resultado de esa acción. Para entonces, la administración militar ya había decidido que todos los judíos de Simferopol fueran ejecutados lo antes posible por la Einsatzgruppe D. Sin embargo, esto no sucedió de acuerdo con el plan, ya que la Einsatzgruppe en Simferopol se había reducido a 80 hombres y carecía del transporte necesario.
La fuerza impulsora detrás del asesinato fue el Oberquartiermeister [cuartel superior] del Ejército 11, Friedrich Wilhelm Hauck, quien, junto con Otto Ohlendorf, convino en que debía ser un esfuerzo conjunto de la Wehrmacht y los Einsatzgruppen. Con órdenes específicas de Hauck, las dos compañías de la Feldgendermerie también fueron desplegadas, y se alinearon sin excepción. Ningún hombre se negó a obedecer las órdenes o reportarse enfermo.
La Feldgendarmes cumplió diversas funciones en este asesinato masivo: estuvo de guardia cuando las víctimas fueron detenidas en la ciudad y subidas a los camiones; organizó el transporte y formaron bloqueos en el lugar de ejecución. Hans Heinrich Eggebrecht estuvo, por lo menos en una ocasión, de guardia de honor cuando las víctimas se vieron obligadas a caminar rumbo a su ejecución. Ésta se realizó bajo circunstancias extremadamente violentas: los judíos fueron golpeados con látigos y varas de hierro, y la Feldgendarmie también utilizó perros pastor alemán. Al que intentaba escapar u oponía resistencia moría en el acto.
Pasado incómodo
(dtsdapache.hershey.k12.pa.us)
Tan pronto como las ejecuciones terminaron, Otto Ohlendorf informó con entusiasmo que todos los judíos en Crimea habían sido erradicados. En realidad, la Einsatztruppen y la Feldgendarmerie estaban involucrados en una larga lista de asesinatos más del que sucedió en el área de Simferopol. No fue sino hasta julio de 1942, después de la captura de la fortaleza de Sebastopol por parte del Ejército 11, que la división Feldgendarmerie fue movida de Crimea.
Hans Heinrich Eggebrecht fue, como muchos de los Felgendarmes, asignado a las tropas de combate. Sobrevivió el final de la guerra gravemente herido y fue condecorado con dos cruces de hierro en un hospital de la Wehrmacht. Pronto regresó a la vida que había llevado antes de la conflagración. En el otoño de 1945 había regresado a la Escuela de Música de Weimar para culminar sus estudios; obtuvo su doctorado en la Universidad de Jena y tomó un puesto de asistente en el Instituto de Musicología de la Universidad de Berlín Oriental. Nunca tuvo que someterse a los programas de desnazificación. Al comienzo de su carrera académica, Eggebrecht mentía sobre su pasado.
Todas las formas que llenó contenían información apócrifa, tanto en relación con sus actividades en las organizaciones nazis antes de la guerra así como su pertenencia a la División 683 de la Felgendarmerie durante las acciones bélicas. En su solicitud para el puesto de asistente en Berlín respondió el punto 7 del formulario de solicitud de personal “¿Sirvió en el ejército?” En la “unidad anti-tanque y después en la infantería”. Eggebrecht quería asegurarse de que su pasado no interfiera con su promisoria carrera.
Tomado de: signandsight.com. Enero 5, 2010.
Traducción: José Luis Durán King.