Subasta su trasero por la crisis económica

POR Redacción BBC Mundo
La joven, desempleada, colocó un anuncio en Internet y las ofertas alcanzaron 10 mil dólares. Más de decena de promociones similares han surgido imitando su idea
Foto que Tina Beznec publicó en el sitio Trade Me para la peculiar puja
Tina es una neozelandesa de 23 años afectada por la crisis como tantos jóvenes de su edad. El último año no fue muy bueno en lo laboral. Pero en lugar de desanimarse, decidió buscarse la vida de una forma particular: utilizando su trasero.
Se quedó sin trabajo dos veces en el reciente año. Cansada de los fracasos, decidió buscarse la vida en forma autónoma. Y encontró un negocio que no requería inversión financiera de algún tipo pues la materia primera era parte de su cuerpo.

Y así fue que puso un aviso en el sitio web Trade Me. “Tu tatuaje en mi trasero” fue la frase elegida. Y el éxito no tardó en llegar. Este martes, Tina anunciaba en Facebook que su anuncio había tenido más de 230 clicks. Y el precio de subasta estaba en torno a los 10 mil dólares.
“Es sorprendente cómo se ha globalizado”, dice Tina asombrada. “Todos hablan de esto”. Fue tanta la repercusión que apenas trascendió en los medios se contabilizaron más de una decena de anuncios similares para tatuar traseros, brazos y piernas.
¿Para qué puede querer alguien tatuar el trasero de una persona que no conoce? Tina da ideas para aumentar las posibilidades de que su subasta sea lo más rentable posible. Propuestas de matrimonio, publicidad comercial, cosas asombrosas, o simplemente para dar a conocer un diseño.
Propuestas
Quien ponga el dinero tendrá total libertad para elegir el dibujo. “Sólo espero que no haga nada estúpido”, comenta.
De hecho ya recibió varias propuestas para el tatuaje. “Hay gente común que quiere poner un retrato propio”, explica. “Otros prefieren poner: ‘Propiedad de’ y su nombre”, comenta.
Pero tampoco es cuestión de pensar que quien finalmente se adjudique el “producto” va a tener amplios poderes sobre el lienzo. Tina especificó claramente las condiciones de la subasta.
Como indica el título del aviso, el usufructo se limita a un tatuaje. Que nadie piense que se va a hacer acreedor a una sesión de body painting. Ella misma elegirá el lugar y el profesional que estampará el dibujo.
Y también dejó en claro algunas especificaciones técnicas. Será cuadrado, de 9 centímetros de lado y sólo en una de las nalgas, aunque el cliente podrá elegir cuál.
Otro incentivo para participar de la puja es que quien finalmente se quede con el “producto” podrá elegir el destino de parte del dinero pagado. El 20 por ciento irá a una institución de caridad de su elección.
¿Quién se convertirá en la otra mitad de esta historia? Para eso habrá que esperar hasta el viernes, cuando finalice el plazo para superar la oferta vigente.
Sea quien sea el “ganador del producto” recibirá por correo una foto enmarcada de la obra. Sin embargo deja la posibilidad abierta a que, a quien viva en la región y así lo desee, pueda acercarse a verla en vivo y en directo.
Tina asegura que sus padres están orgullosos de su decisión. Pero nada se sabe de la opinión de su novio –en Facebook figura que tiene una relación estable— que quizá se tenga que acostumbrar a ver el nombre de otro hombre en el trasero de su novia.
Enero 17, 2012.

2 thoughts on “Subasta su trasero por la crisis económica

Comments are closed.