Cibercaníbales chinos escudriñan la red en busca de datos personales

POR Stan Grant
Acosadores cibernéticos de ese país realizan búsquedas de “carne humana” para encontrar supuestos malhechores. Un “caníbal” dijo ser parte de un grupo que descubrió a una asesina de gatos
Convertirse en víctima de los hackers en China puede cambiar la vida de una persona (EFE/Archivo)
Beijin. ¿Alguna vez has tenido ese sentimiento de que alguien te observa? Pueden ser cámaras de circuito cerrado grabando tus movimientos, ruidos extraños por el teléfono, llamadas telefónicas que de pronto paran, correos electrónicos monitoreados, archivos privados y el Internet hackeado? Oh sí, la confidencialidad no es ningún secreto en China. La privacidad es todo excepto privada.

Como pueden testificar activistas de derechos humanos, artistas, disidentes, abogados y periodistas, si el largo brazo del estado de China quiere tomarte, lo hará. Pero el gobierno no es lo único a lo que la gente de China teme. También deben cuidarse de los demás. Un vecino, un jefe, un ex amigo… cualquiera puede ser lo que le llaman un caníbal cibernético.
Estos acosadores virtuales se unen en cacerías humanas que llaman “Búsqueda de Carne Humana” para señalar a quienes perciben como malhechores. Buscan en blogs, foros, en cualquier lugar en línea donde puedan encontrar información personal, husmeando entre los más recónditos rincones de la vida de alguien, literalmente comiéndose su privacidad, revelando todos sus secretos para determinar el castigo que merecen.
Uno de ellos reveló que era parte de un grupo que sacó a la luz a una presunta asesina de gatos, una mujer que supuestamente publicaba fotografías de ella misma torturando a los animales. Su caso llamó la atención de los medios de comunicación.
“Éste es el modelo de abusadora de gatos. Después de que le sometimos a una ‘Búsqueda de Carne Humana’ tenía a los medios encima todo el tiempo y no pudo vivir una vida normal de nuevo… tuvo que dejar la mayoría de sus actividades sociales. Ya no pudo mostrarse en público”, abundó.
(shanghaiist.com)
Wang Jieyu puede decirte todo acerca del devastador alcance de los caníbales cibernéticos. Al director de la televisora de Beijing le cambiaron la vida. Su número telefónico, fotos personales, dónde trabaja y hasta la identidad de sus padres y amigos, ahora son de conocimiento popular.
Han abusado de él utilizando el lenguaje más vil vía correo electrónico, lo han acosado noche y día con llamadas telefónicas de odio. Lo que antes era un hombre joven seguro de sí mismo, elegante y triunfador, ahora se ha reducido a esconderse y a usar una máscara en público por el temor a ser reconocido. “Mi vida ha sido desastrosa este mes”, explicó. “Recibí demasiados correos, me llaman por teléfono a todas horas, la gente abusa de mí… usan groserías”.
Abre su computadora para mostrar página tras página de abuso. Algunas están dirigidas a sus papás, especialmente hacia su madre, quien es blanco de amenazas sexuales.
Wang explica que todo empezó cuando hizo un comentario a la ligera de un famoso cantante pop de China, Shang Wenjie, en un popular microblog (la versión china de Twitter). En cuestión de horas sus fanáticos se volvieron locos.
No culpa a Shang por el odio, y su representante se negó a comentar el caso. Pero la vida personal de Wang Jieyu se ya se volvió viral.
El dice que “todos los días los fans de Shang publican palabras horribles desde la mañana hasta la noche sin parar. Han afectado mi vida y mi trabajo”.
El realizador de películas Wang Jing hizo un documental acerca de este fenómeno. Lo llamó El asesino invisible y dijo que viene de un profundo deseo de venganza, de desquitarse con el mundo.
“Creo que se compone de dos tipos de personas principalmente: quienes han tenido mala suerte en sus vidas y aquellos que tienen un resentimiento con los demás. Quieren desquitarse”, afirma.
La “Búsqueda de Carne Humana” se cuela entre las grietas de la ley de China. No está prohibido, pero las Cortes en el país la describen como un fenómeno peligroso que debilita las leyes de privacidad.
Wang Jing dice que a algunos los mueve el bien, que lo utilizan para desenmascarar la corrupción y para señalar la injusticia. Pero dice que muchos más quieren destruir vidas.
“Puede llegar demasiado lejos muy fácilmente”, añadió. “Si alguien quiere arruinar la reputación de otra persona, puede inventarlo todo y pedir a alguien más que haga una ‘Búsqueda de Carne Humana’. Conozco otro caso en el que un muchacho hizo una búsqueda de su ex novia cuando rompieron. Al saber dónde estaba, fue y la mató».
Wang Jieyu lleva su máscara al salir a la calle. Es así como vive ahora; temeroso de que alguien lo reconozca y abuse de él. Aún paga el precio de haberse metido con los fans de la estrella pop.
“Me da miedo que los fans de Shang Wenjie me ataquen. Ya lo hicieron dos veces, así que ahora tengo miedo. Por eso uso una máscara, para que no me reconozcan”.
Tomado de: CNN México. Febrero 12, 2012.