DISNEY Y DALÍ: UN DESTINO


Al parecer, nadie sabe exactamente cómo, dónde y cuándo se conocieron Walt Disney y el pintor surrealista Salvador Dalí. Lo cierto es que las tensiones provocadas por la guerra en 1939 orillaron a muchos artistas de Europa a encontrar refugio en Estados Unidos. Quizá fue así como Dalí llegó a Disney, pues el primero siempre sintió una especial fascinación por Hollywood. En algún momento de sus encuentros, ambos intentaron una combinación de dibujos animados y personajes de carne y hueso basada en la balada Destino de Armando Domínguez (Disney había adquirido previamente los derechos de la canción). ¿Qué sucedió? El destino del proyecto permanece como un misterio. De común acuerdo, Disney y Dalí abandonaron la idea en 1947 y sólo 17 segundos de filmación se salvaron. Pese a todo, los dos personajes mantuvieron una buena amistad y continuaron visitándose en los hogares de cada uno allende el Atlántico.

1 thought on “DISNEY Y DALÍ: UN DESTINO

  1. Dos modo para materializar la fantasía se encuentran y no sucede nada. Cada genio encerrado en su propio castillo no encuentran el puente, y la fantasía del recuerdo se pregunta. ¿Habrá surgido una nueva quimera si ese encuentro no fuese estéril? ¿O mantuvieron ocultos los frutos de ese encuentro?

Comments are closed.