El imperio de los sin sexo

POR RTVE.es / Documentos TV
Japón ostenta el récord mundial de abstinencia sexual, al menos en pareja. La sexualidad conyugal peligra pero la industria del sexo va viento en popa. Gran parte de la actividad sexual se desarrolla en hipermercados del porno
(udaipurtimes.com)
El Instituto Nacional de Sexología japonés define con el término Sexless (Sin sexo) a las parejas que mantienen relaciones amorosas con una frecuencia inferior a una vez al mes. Pero, como muestra el documental El imperio de los sin sexo, ingenioso juego de palabras que evoca la película El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima, cada persona tiene su propio concepto de abstinencia. Los hay que, aunque sólo hagan el amor una vez al año o, incluso, cada dos años, no se consideran Sin sexo.

Mendokusai, la excusa perfecta
Treinta y siete por ciento de las mujeres japonesas se reconoce como abstinente pero diversos informes demuestran que el porcentaje es mucho mayor. La famosa terapeuta nipona Mayumi Futamatsu asegura en el documental El impero de los sin sexo que la experiencia en su consulta le confirma que “entre 60 y 70 por ciento de las parejas de más de 40 años no mantiene relaciones sexuales.
Esta situación no es nueva en Japón. Yoko, una esteticista de 39 años, cuenta que cuando se casó se fue de viaje de novios con su marido durante diez días “y no pasó nada. Hasta el tercer año de casados no empezamos a hacer el amor tres o cuatro veces al año. Siempre se lo pedía yo y al final se fue a dormir a otra habitación”.
Existe una palabra muy repetida entre los varones nipones: Mendokusai, en castellano “estoy cansado”, que resulta incontestable cuando se habla de sexo.
La industria del sexo, un negocio en alza
(redemptionblues.com)
La sexualidad conyugal está en peligro pero la industria del sexo va viento en popa. En Japón, el sexo está en todas partes; se anuncia, se exhibe, se paga y se ha elevado a industria nacional, moviendo 20 mil millones de euros al año, 1 por ciento del PIB.
Gran parte de la actividad sexual se desarrolla en las cabinas de los video vox, una especie de hipermercados del sexo, con una oferta ilimitada de películas porno, a los que acuden los hombres cuando salen del trabajo. Allí pasan un par de horas, antes de ir a su casa, o la noche entera, si pierden el último Metro.
La industria se ha adaptado a la demanda y en el mercado japonés hay todo lo necesario e inimaginable para satisfacer al solitario más acérrimo. “Yo quiero a mi novia, pero cuando llego a casa y ella quiere hacer el amor, me cansa el sólo hecho de pensar que la tengo que hacer gozar”, dice Fumiyo, un habitual de los vídeo vox.
En El imperio de los sin sexo se destaca, sin embargo, que la gran oferta erótica no hace aumentar el número de separaciones matrimoniales. Los divorcios son poco frecuentes y la mayoría de las parejas sin sexo son duraderas.
Los gatos, una cura para la soledad
Prostitutas, muñecas, masajes, películas… y hasta gatos. En 20 años el número de solteros se ha duplicado y los animales domésticos se han convertido en los nuevos compañeros, pero no en casa. Existen los Neko cafés, donde acuden los solitarios en busca del contacto y afecto que les puedan ofrecer los gatos.
La comodidad parece haber apagado el deseo de los japoneses. Pornografía y prostitución son sinónimos de placer inmediato y sin esfuerzo. La cuestión es si Japón es diferente, o sencillamente va por delante.
El imperio de los sin sexo se estrenó en Documentos TV el domingo 26 de febrero de 2012 a las 22.00 en La 2 de TVE.
Febrero 21, 2012.