Laurel Nakadate: encuentro de soledades

POR Melissa Mota
En la obra de esta artista estadounidense es recurrente el interés por la experimentación, el aislamiento, la vida de extraños y la interacción con espacios ajenos a ella
(perfectionofperplexion.wordpress.com)
La soledad, el encuentro con extraños, la tensión sexual y el vouyerismo son los elementos que conforman los videos, fotografías, largometrajes y acciones de la artista estadounidense Laurel Nakadate (Austin, Texas, 1975). De padre japonés y madre norteamericana, estudió arte en The School of the Museum of Fine Arts, en Boston, y posteriormente realizó una maestría en Fotografía en la Universidad de Yale.
Influenciada por artistas como Dana Hoey, Barbara Kruger y Cindy Sherman, ha realizado a lo largo de su trayectoria numerosas series con diversas temáticas, en las cuales es recurrente el interés por la experimentación, el aislamiento, la vida de extraños y la interacción con espacios ajenos a ella.

La incomodidad y la relación entre personas también ha sido un tema presente en sus obras. Cuando Nakadate llegó a New Haven para cursar la maestría, le sorprendió que los hombres solteros de edad media se le acercaran para entablar una conversación, ya que era algo que no sucedía muy a menudo en Boston, donde vivía anteriormente. A partir de ese momento, la artista comenzó a hablar con más frecuencia con extraños en la calle, con los cuales intercambiaba números telefónicos para posteriormente acudir a sus casas, acompañada de su cámara de video, para realizar distintas acciones con ellos. Lo que le llamaba la atención del perfil de estos hombres era su vida solitaria y taciturna, así como la posibilidad de compartir soledades. Ella expresa que su interés por este tipo de vida comenzó desde su infancia, cuando en un campamento de verano, al ver tiendas al borde de la carretera, su padre le explicó que eran habitadas por ermitaños, es decir, personas aisladas de la sociedad. En Birthday Party (2000), la artista buscaba poner en una situación incómoda a estas personas y a ella misma, al presentarse en sus hogares con un pastel de cumpleaños y pedirles que simularan celebrar su aniversario, cantándole “Happy Birthday”, a pesar de que no cumpliera años ese día. Para su siguiente obra, titulada Oops (2000), Nakadate memorizó la coreografía de la canción Oops, I Did It Again de Britney Spears. Volvió a presentarse en las casas de hombres solitarios y les pidió que bailaran con ella.
Lucky Tiger (2009) es una serie de 24 fotografías donde la artista se retrató a sí misma realizando poses sensuales en medio de diferentes escenarios al aire libre. Posteriormente reunió a un grupo de hombres, contactados a través del sitio de Internet Craiglist, a los que pidió que llenaran sus dedos de tinta y que examinaran las fotografías, de tal manera que sus huellas quedaran marcadas en las impresiones, dejando al descubierto el deseo provocado por las poses.
Lucky Tiger (badatsports.com)
En 2005, tras el rompimiento con su pareja, Nakadate realizó un viaje solitario a Tokio, donde decidió pasar la mayoría del tiempo en un motel. Durante su encierro realizó la serie Love Hotel, conformada por fotografías de ella en ropa interior. La intención de la artista fue mostrar provocativamente las poses que haría si estuviera acompañada, y exhibir su soledad irónicamente en un lugar hecho expresamente para que la gente vaya acompañada por su pareja.
Love Hotel (arttattler.com)
Además de performances, se ha dedicado a la filmación de largometrajes como Stay the Same Never Change (2009) y The Wolf Knife (2010). El primero es un filme no lineal, cuyas actrices amateurs fueron seleccionadas por la artista a través de sitios de Internet como Myspace. La película narra la vida solitaria y la búsqueda de afecto de distintas mujeres jóvenes. En The Wolf Knife, Nakadate describe la relación entre dos adolescentes que, escapando del prometido de la madre de una de ellas y del aburrimiento de la ciudad, se aventuran en un viaje incierto desde Florida a Nashville, donde la tensión sexual toma protagonismo.
Su última producción, 365 Days: A Catalogue of Tears (2011), es una serie que consiste en un catálogo de lágrimas de la artista, reales y ficticias, que documentó durante cada día del año, comenzando desde el 1 de enero de 2010 hasta la misma fecha de 2011. La artista comenta que su inspiración vino de ver cómo las personas en Facebook pretendían mostrar ser felices, por lo que decidió hacer lo opuesto, pretender estar en un estado tristeza, y al igual que la red social, confundir la realidad y lo que se quiere proyectar.
365 Days (christopher-howard.net)
Nakadate describe su arte como optimista; a pesar de lo patético, ridículo, triste y cómico que puede percibirse en sus obras, lo que en realidad muestra es la esperanza de que las cosas comiencen a tomar sentido. En sus piezas puede notarse también un constante discurso feminista; sin embargo, es un feminismo resignificado, ya que es abordado desde una perspectiva personal y contemporánea.
La obra de Nakadate ha sido exhibida en el Getty Museum, The Asia Society, El Museo Reina Sofía, Grand Arts y recientemente en el MoMA PS1. Actualmente es representada por la galería Leslie Tonkonow Artworks + Projects.