Marzo 24, 1897. Reich: un genio olvidado

POR Notimex
De acuerdo con la biografía del investigador italiano Luigi de Marchi, Reich fue uno de los inspiradores del movimiento estudiantil francés de 1968, al lado de autores como Gilles Deleuze, Pierre Bourdeau y Herbert Marcuse
(play-casinogames.com)
Ciudad de México. Por sus importantes investigaciones sobre la sexualidad, el psicoanalista austriaco Wilhelm Reich, quien nació un 24 de marzo de 1897, es considerado uno de los grandes “genios olvidados” y una de las personas con “el ingenio más revolucionario de nuestro tiempo”.
Así lo señala la revista chilena El Ciudadano, que en su número más reciente inaugura la sección dedicada a los genios olvidados de la historia, donde aborda la vida, obra y pensamiento del creador de la teoría del Orgón o Energía orgónica y miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena.

Asimismo, repasa en una serie de inventos que el psicoanalista elaboró a partir de ensayos realizados por el físico británico Michael Faraday (1791-1867), y que desarrolló al lado de Albert Einstein (1879-1955) durante los años 40.
De acuerdo con la biografía del investigador italiano Luigi de Marchi, Wilhelm Reich fue uno de los inspiradores del movimiento estudiantil francés de 1968, al lado de autores como Gilles Deleuze, Pierre Bourdeau y Herbert Marcuse, entre otros.
Reich nació en Dorbzanica, en el entonces imperio austrohúngaro, y su pensamiento se puede dividir en tres etapas fundamentales: el periodo psicoanalítico, en el que tuvo un acercamiento al pensamiento de Sigmund Freud (1856-1939); el socio-político, en el que se acercó al materialismo histórico de Karl Marx (1818-1883), y el orgánico, en el que se convenció de que la energía del organismo y el orgasmo, denominada Orgón, era la fuente de la vida.
Al haber sido un excombatiente del frente italiano de 1915 a 1918, Reich obtuvo un permiso para estudiar medicina durante cuatro años, y se matriculó en la Universidad de Viena, sobresaliendo notablemente en sus resultados y pagándose los mismos trabajando como maestro particular.
Durante su último año de estudios ejerció medicina interna en diversas clínicas universitarias de Viena, y en los dos años sucesivos a su carrera se especializó en neuropsiquiatría en algunas clínicas de su país natal, donde conoció a Paul Schlider, maestro que influyó determinantemente en su pensamiento.
Asimismo, asistió a cursos de hipnosis, de tratamiento por sugestión y de biología, y desde 1920 fue miembro de la Sociedad Vienesa de Psicoanálisis; hasta que dos años más tarde comenzó a ejercer el psicoanálisis en su consultorio privado.
Sigmund Freud, “un orado frío” (orop.blogspot.com)
Por esas fechas escribió el ensayo El conflicto libídico y el delirio de grandeza de Peer Gynt, en alusión a sus dos grandes fuentes de inspiración: Gynt y Freud. Y años más tarde pudo ser asistente del padre del psicoanálisis, lo que significó un acercamiento a las teorías de la sexualidad.
En palabras de Reich, “como siempre, Freud hacía un breve y puntual resumen de cada relación dando después, en pocas palabras, su juicio personal. Oírle hablar era una gran experiencia. Era un excelente orador: frío, pero brillante, y a menudo, mordazmente irónico”.
Para 1927 Reich se afilió al Partido Comunista de Austria, por lo que su pensamiento se vio seriamente influenciado por la teoría marxista, lo que le hizo escribir libros como La revolución sexual y Psicología de masas del fascismo, por el que fue perseguido por las autoridades de su país y tuvo que emigrar primero a Alemania y posteriormente a Noruega.
Asimismo cuestionó seriamente el instinto o “impulso de muerte” freudiano y comenzó a creer que el carácter fundamental del psicoanálisis debería ser dialéctico, denunciando que la psicología de Freud era una involución para la ciencia, así como de carácter burgués.
La última etapa en el pensamiento de Reich, orientada a realizar experimentos con la energía derrochada en los orgasmos, se desarrolló en los Estados Unidos, donde, al igual que en su país natal, también fue perseguido debido a su pensamiento radical y a sus posturas políticas.
En diciembre de 1941, Reich fue arrestado por agentes del FBI y detenido por más de tres semanas, aunque el 5 de enero de 1942 fue puesto en libertad, señalándole que, en lo que se refería a las autoridades estadounidenses, su caso podía considerarse archivado, aunque siguieron investigándolo hasta su muerte.
(myspace.com)
Hacia 1939, por error, descubrió en uno de sus tantos experimentos una serie de partículas que ante el microscopio eran color azul, las cuales eran resistentes a las altas temperaturas y emitían radiaciones, que eliminaban los bacilos T, que Reich consideraba cancerígenos.
El 30 de diciembre de 1940, Reich escribió a Einstein que había descubierto “una energía biológica que actúa de un modo particular, comportándose, bajo muchos aspectos, de un modo diverso de lo que se conoce acerca de la energía electromagnética”, por lo que solicitaba su ayuda.
De esa forma, Einstein se reunió con Reich el 13 de enero de 1941, para observar el fenómeno de las partículas que éste último había descubierto, pero los experimentos posteriores de Einstein le demostraron que tenía un error metodológico, por lo cual lo desacreditó.
Considerado un loco, Reich fue expulsado de todos los círculos a los que perteneció. Fue juzgado en Estados Unidos, donde se le diagnosticó esquizofrenia progresiva, sus escritos fueron incinerados y fue confinado a la cárcel, en la que falleció a causa de un paro cardiaco el 3 de noviembre de 1957.