TV de moda en China: entrevistas antes de morir

POR James Jones
Cada semana en la provincia de Henan, en el centro de China, millones de personas se sientan a ver un programa de televisión llamado Entrevistas antes de la ejecución, en el que la periodista Ding Yu conversa con asesinos condenados a muerte
La reportera ha conversado con más de 200 condenados a la pena capital
Para hacer el programa, todos los lunes por la mañana Ding Yu y su equipo estudian los reportes judiciales para identificar los casos. Tienen que actuar rápidamente, porque los prisioneros pueden ser ejecutados sólo una semana después de dictada la sentencia.
El programa puede parecer oportunista a algunos, pero Ding no lo ve así. “Algunos televidentes pueden considerar que solicitar una entrevista a un criminal cuando está a punto de ser ejecutado es algo cruel”, reconoce. “Pero es lo contrario: ellos quieren ser escuchados”.

“Algunos de los criminales que he entrevistado me han dicho: estoy muy feliz (de poder haber conversado con usted). En la cárcel nunca encontré a nadie con quien quisiera conversar acerca del pasado”, explica Ding.
Entrevistas antes de la ejecución fue transmitido por primera vez el 18 de noviembre de 2006 en el Canal Legal de Henan, uno de los 3 mil canales públicos que hay en China. Desde entonces, Ding ha entrevistado a un condenado a muerte todas las semanas.
De acuerdo con los productores, el objetivo del programa es encontrar casos que sirvan de advertencia a los demás. El eslogan, que aparece al inicio de cada emisión, es una invitación a “reconocer el valor de la vida”.
La bella entre las bestias
(cbc.ca)
En China, 55 delitos diferentes pueden acarrear la pena de muerte, desde asesinato hasta corrupción y contrabando. Y, hasta hace poco, otros 13 crímenes, entre los que se cuentan evasión fiscal, contrabando de antigüedades y fraude crediticio, también eran parte de la lista.
Entrevistas antes de la ejecución, sin embargo, se concentra exclusivamente en casos de asesinatos con violencia. Ding nunca ha entrevistado a prisioneros políticos o aquellos con sentencias cuestionadas, y el programa tiene que conseguir el permiso de la Suprema Corte de Henan para cada transmisión. “Sin su aprobación, nuestro programa terminaría inmediatamente”, explica Ding.
Transmitido los sábados por la noche, el programa a menudo está entre los 10 más populares de Henan, con casi 40 millones de telespectadores de entre los 100 millones que viven en la provincia.
Y después de más 200 entrevistas, Ding Yu se ha convertido en toda una estrella, conocida popularmente como “La bella entre las bestias”.
Para ella, si la gente no aprende de las advertencias que semana a semana les hace el programa, entonces está bien que paguen las consecuencias. “Me dan lástima y pesar. Pero no simpatizo con ellos, pues deben pagar por sus delitos. Se lo merecen”, señala.
Casos más impactantes
(community.travelchinaguide.com)
Muchos de los casos abordados en el programa involucran dinero. Y hay uno en particular que se ha quedado en el recuerdo de Ding Yu.
Los perpetradores fue una pareja de novios, jóvenes, educados, graduados de la universidad. El plan era robar a los abuelos de ella, pero algo salió mal y el novio, Zhang Peng, de 27 años, los mató. “Eran tan jóvenes. Nunca pudieron ver el mundo, disfrutar la vida, tener una carrera, trabajo y el amor de una familia. Tomaron una decisión equivocada y pagaron con sus vidas”, agrega.
Pero después de tantas entrevistas, poco la sorprende ya. “He entrevistado a criminales todavía más jóvenes que ese estudiante, algunos de apenas 18 años, la edad mínima para ser sentenciado a muerte”, expresa.
Otro caso emblemático fue el de Bao Ronting, un homosexual que asesinó por su madre; los índices de audiencia subieron dramáticamente.
La homosexualidad aún es un tema tabú en China y en 2008, cuando el programa abordó el caso, Ding Yu nunca había conocido a un hombre abiertamente gay. “Nunca había estado cerca de un homosexual, por lo que no podía aceptar algunas de sus prácticas, palabras y acciones”, recuerda. “Aunque era un hombre, me preguntaba en un tono muy femenino: ‘¿Se siente incómoda?’ En realidad sí me sentía muy incómoda”, añade.
Ella y su equipo hicieron otros tres episodios sobre el caso de Bao Ronting y lo acompañaron al día de ejecución, en noviembre de 2008. Durante una de esas reuniones, Bao Ding le preguntó: “¿Voy a ir al cielo?” Camino a su ejecución, Bao Ronting llevaba un cartel alrededor del cuello que detallaba su crimen.
“De alguna manera me he convertido en testigo de la transición de la vida a la muerte”, reflexiona la presentadora.
Signos de apertura en la legislación china
(theblaze.com)
El juez Lui Wenling señala que las cosas están cambiando en el sistema legal chino. “Las actuales políticas criminales en China buscan reducir las ejecuciones y aplicar una mezcla de indulgencia y rigor. Esto significa que si el caso merece un tratamiento indulgente, le dan la indulgencia, y si el caso debe ser tratado estrictamente, le dan un castigo estricto”, explica.
Ding recientemente cubrió el caso de Wu Yanyan, una joven madre que asesinó a su esposo después de sufrir supuestos abusos por parte de él. Wu fue condenada a muerte por el asesinato.
Sin embargo, desde 2007 todas las ejecuciones en China tienen que ser aprobadas por la Corte Suprema de Justicia. Y, en este caso, la Corte consideró que los abusos eran una circunstancia atenuante. El tribunal superior regresó el caso a la corte local y la ejecución finalmente fue suspendida. Ding visitó la cárcel con la hija de Wu Yanyan en un emotivo encuentro.
Si la joven madre sigue comportándose bien en prisión, puede ser puesta en libertad dentro de dos años, un pequeño signo de cambio de actitudes en China.
Y uno de los magistrados más liberales de China, el juez Pan, junto con otras figuras de alto perfil del sistema de justicia chino, prevé más reformas de gran alcance para el futuro.
“Una vida puede terminar en un abrir y cerrar de ojos después de un juicio. Para mí es algo muy cruel. Es una forma de librarse de malas acciones a través de una mala acción. ¿Debemos entonces abolir la pena de muerte? Creo que sí. Ahora bien, no creo que nuestro país esté listo todavía”, dice el juez.
Tomado de: BBC Mundo. Marzo 12, 2012.