Dime cómo haces el amor y te diré por quién votas

POR Magali Lagrange
Algunas prácticas sexuales de los franceses se pueden vincular directamente con su ideología política, como el intercambio de parejas. El 10 por ciento de los simpatizantes de ultraizquierda admiten que lo practican: dos veces más que los demás. Y en su conjunto, los votantes de la izquierda tienden a experimentar más cosas fuera de una actividad conyugal tradicional
(healthylifestyleoptions.blogspot.com)
París. A menos de 15 días de las elecciones presidenciales en Francia, cada semana se publican en los medios sondeos y encuestas de opiniones y algunos de los ciudadanos ya empiezan a cansar. Pero este estudio que establece una relación entre la vida sexual de cada uno y sus opiniones ha logrado despertar el interés de incluso los más reticentes.
¿No están contentos con su vida sexual? Entonces, tienden a votar por candidatos que tienen un discurso de protesta. Por lo menos, es lo que se destacó de lo que dijeron los más de mil 400 franceses interrogados para el estudio.

Así, 35 por ciento de los franceses no satisfechos con su sexualidad votan por el candidato Jean-Luc Mélenchon (Front de Gauche, extrema izquierda). Mientras 31 por ciento de ellos van al otro extremo de la esfera política y votan por Marine Le Pen, la candidata del Front National (ultraderecha).
¿Cuestión de intensidad?
Al parecer, el nivel de satisfacción no se establece concorde a la frecuencia de las relaciones sexuales de los interrogados. Los electores de la derecha y del centro llevan una vida sexual menos intensa que los de los extremos.
De acuerdo con la encuesta, los partidarios del presidente Nicolas Sarkozy hacen el amor 6.7 veces al mes. En cambio, los de extrema izquierda tienen 7.7 coitos al mes. Y los campeones de todas las categorías son los votantes de la extrema derecha que practican esta actividad 8 veces al mes.
Sin embargo, la correlación entre sexo y política también tiene otra explicación, que radica en las diferencias en el nivel social y educativo del electorado de cada partido, y los valores transmitidos por sus familias y amigos.
“Generalmente, los que votan por la derecha es gente de más edad que es más practicante que los demás franceses. Por ello, tiene una actividad sexual menos frecuente”, explicó François Kraus, que dirigió la encuesta para el Ifop. “También tiene menos parejas, lo cual es normal en estas generaciones”, añadió.
Intercambio de parejas
(petitebrigitte.com)
A pesar de ello, algunas prácticas sexuales de los franceses sí se pueden vincular directamente con su ideología política, como el intercambio de parejas. El 10 por ciento de los simpatizantes de ultraizquierda admiten que lo practican: dos veces más que los demás.
“En este caso, existe una relación directa. El intercambio de parejas se debe a su visión económica. Se comparte todo, incluso las parejas”, analizó Kraus.
De forma general, la mujer de izquierda parece más abierta. La gran mayoría de ellas han practicado el sexo oral una vez o más en su vida. Y en su conjunto, los votantes de la izquierda tienden a experimentar más cosas fuera de una actividad conyugal tradicional. Algunos admiten, por ejemplo, que se masturban y usan juguetes sexuales.
Al parecer, las opiniones políticas de los franceses no sólo se reflejan en su vida sexual, sino también en su forma de vivir. Los votantes de la derecha tienen una percepción más tradicional de la vida y de la familia. Los de izquierda suelen ser más individualistas y tener una vida social más activa con redes sociales más amplias.
En cuanto a la actitud de cada uno en el día de la votación, aún no se estudió en detalles. Sólo se sabe que los electores católicos suelen ir a misa antes de ir a votar. A la luz de la última encuesta, la pregunta es: ¿qué harán los partidores de Jean-Luc Mélenchon antes de poner el voto en la urna?
Tomado de: BBC Mundo. Abril 9, 2012.