Florence Cassez, pintora

POR Alfredo C. Villeda
Una peculiar exposición y venta tiene lugar en la galería 75 Faubourg, de París: 62 óleos sobre tela pintados por quien hasta ahora era de sobra conocida debido a la condena de 60 años de cárcel que pesa sobre ella por secuestro
(legrandjournal.com.mx)
Picasso solía decir que él quería ser pintor y se convirtió en Picasso. Casi tan presuntuoso como los de Dalí, el comentario del gran Pablo tiene la certeza de las ciencias exactas. Pero hay quienes, a diferencia de estos monstruos del pincel, terminaron por azar o una fina ironía de los dioses frente a un caballete y una tela. Florence Cassez, por ejemplo, que disfrutaba de otros placeres de la vida antes de reencontrarse con una antigua afición, cultivada 20 años atrás en su natal Francia.

Hoy mismo una peculiar exposición y venta tiene lugar en la galería 75 Faubourg, de París: 62 óleos sobre tela pintados por quien hasta ahora era de sobra conocida debido a la condena de 60 años de cárcel que pesa sobre ella por secuestro. Recluida en el penal de Tepepan de la capital mexicana desde 2005, se ha dado tiempo no sólo de armar una defensa con resonancia internacional, generando roces diplomáticos con el gobierno del ex presidente Nicolas Sarkozy, sino también para explotar los cursos de arte que tomó en su adolescencia, evocados por el padre de la detenida, Bernard Cassez, en una nota de Le Monde.
Florence participó en un concurso de presas en 2006. Ganó el primer lugar con un acrílico titulado “La mer”, y ese evento despertó su entusiasmo para retomar el pincel. Desde 2009, dice el padre, ella toma clases de dibujo y pintura con el profesor Ricardo Caballero, quien considera que su alumna pelea todo el tiempo con una inagotable capacidad para ir hacia adelante.
El padre comenzó a enviar las obras a Francia a partir de ese 2009 para enmarcarlas, pero fue dos años después cuando se concretó la idea de exponerlas, en abril de 2011, en el Coliseo de Lambersant, cerca de Lille. De ahí pasaron a un salón de la alcaldía parisiense y ahora a la galería de la calle Faubourg.
Le Mondeprecisa que fue la periodista Mélissa Theuriau quien ideó esta venta de cuadros después de visitar a Florence en la cárcel, en febrero pasado, y conocer su obra. De vuelta en Francia, contactó a los padres y organizó la exhibición, que hoy incluye la subasta de tres óleos. Los fondos obtenidos serán enviados a la asociación Florence Innocente y servirán para financiar, entre otros planes, los continuos viajes de los padres a México.
Hay que recordar que la Suprema Corte mexicana emitirá una decisión sobre el caso en agosto próximo. En tanto, el nuevo presidente francés, François Hollande, ha hecho suyo el asunto, al igual que su antecesor, y apenas el 13 de junio pasado visitó a los señores Cassez para asegurarles que sigue de cerca el proceso y enviarle un saludo a su hija.
(Getty Images)
A propósito de artistas involuntarios, como la Mujer de Tepepan, no puede pasarse por alto el hallazgo publicado esta semana por la revista Science: las pinturas rupestres de Altamira, como las de otras cuevas de España, bien pueden apuntársele no a los Homo sapiens, sino a los neandertales, una vez que han sido datadas 10 mil años más antiguas de lo que se creía, y entonces los primeros aún no llegaban a Europa.
Los resultados están calificados por investigadores españoles, portugueses y británicos, dirigidos por Alistair Pike, del Departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Bristol, quienes analizaron 50 pinturas en 11 cuevas del norte de España, entre ellas las de Altamira, El Castillo y Tito Bustillo, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Habrá que ser más cuidadoso cuando se hable de que una de las diferencias entre el humano y el resto de seres vivos es su capacidad de crear, de hacer arte. Porque quizá sea una enseñanza de aquella especie cuya extinción, sus causas, aún no han sido del todo esclarecidas.