Stephen King, ¿un predicador detrás de sus historias de terror?

POR John Blake
Clérigos estudian el trasfondo religioso presente en la lucha entre el bien y el mal inserto en las novelas del escritor, quien en varias de sus novelas retoma el tema, y cómo es que Dios proyecta su ayuda en las manos de los más débiles
El amo vampiro Kurt Barlow, de Salem’s Lot
Cuando al novelista de horror Stephen King se le preguntó alguna vez por qué escribía historias tan grotescas, dijo que lo hacía porque tenía el corazón de un niño… guardado en un frasco sobre su escritorio.
Con ojos somnolientos y esa mueca de “acabo de matar al gato”, King se ve y se escucha como un novelista de horror. Pero cuando el reverendo Paul F.M. Zahl leyó varias de sus novelas descubrió algo nuevo sobre el autor: detrás del terror hay mucha fe.
Zahl dice que muchas de las afirmaciones inspiradoras de la fe cristiana se pueden encontrar en los relatos de King. El maestro del horror ha estado predicando sermones a millones de lectores a través de los años, aunque muchos de los seguidores de King no lo sepan, dice.

“La gente generalmente se inclina a pensar que Stephen King es antirreligioso porque escribe novelas de horror, pero ese un concepto totalmente erróneo”, explica Zahl, un sacerdote episcopal retirado que ha escrito sobre la sensibilidad religiosa de King en la revista Christianity Today. “Muchos de sus libros son parábolas de la gracia en acción”.
¿Desea leer una meditación poderosa sobre el amor sacrificado de Jesús? Revise cómo King ligó la muerte del prisionero encarcelado en el pasillo de la muerte, el gigante John Coffey cuyas iniciales son “J.C.”, con la crucifixión de Jesús en la novela La milla verde. La obra de King llamada La tormenta del siglo es un relato espeluznante sobre el misterioso encuentro de Jesús con el demonio llamado “Legión”, de acuerdo con el quinto capítulo del evangelio según San Marcos. Y la novela épica apocalíptica de King, The Stand, la cual se lee como un relato contemporáneo del Libro de las Revelaciones combinado con un poco del Éxodo, señala Zahl.
Paisaje apocalíptico inspirado en The Stand (apocalypseart.wordpress.com)
Zahl dice que la fe de King puede sonar ridícula. King, quien acaba de publicar su trabajo más reciente, The Wind Through the Keyhole, ha escrito al menos 50 novelas de horror, entre otras, Carrie y Misery.
Sin embargo se cuenta con un verdadero grupo literario que se dedica realmente a estudiar la sensibilidad religiosa de King. Varios pastores y autores dicen que King despliega un sofisticado enfoque de teología en sus libros y sus historias rebosan de referencias bíblicas y líneas que fueron sacadas directamente de La Biblia.
“Si Dios interpusiera demandas, Stephen King se enfrentaría a una demanda por plagio”, dice J.M. Rawbone, un novelista inglés del género de horror que escribió un ensayo sobre los temas cristianos presentes en The Stand.
King, cuyo publicista no contestó nada a una invitación hecha para realizar una entrevista, ha hablado anteriormente sobre su fe. Él mismo se describe como un cristiano en su sitio web y en otras publicaciones se ha dicho que fue criado como un puro y duro metodista al que se le enseñó a creer en el Anticristo.
Algunas de sus influencias literarias son los autores cristianos. En una entrevista, King dijo que fue formado por C.S. Lewis, autor de Las crónicas de Narnia, y por J.R.R. Tolkien, autor de El señor de los anillos. Tanto Lewis como Tolkien eran cristianos devotos que mezclaron la ficción con temas religiosos.
“Siempre quise contrastar la brillante y blanca luz de la verdadera bondad y piedad contra el mal”, afirmó en una entrevista de 1988. “No soy un proselitista, y odio la religión organizada. Creo que es una de las raíces del verdadero mal en el mundo. Si realmente desenmascaras a Satanás, probablemente encontrarás que lleva puesto un collar de clérigo”.
Sin embargo, la mejor manera de comprender la fe de King no es a través de sus palabras, sino a través de sus historias. Al menos hay tres temas bíblicos presentes en ellas.
Un niño será su guía
La visita del amiguito muerto (malastestas.blogspot.com)
Cada escritor del género de horror parece que eventualmente escribirá sobre vampiros, y King no es la excepción. Salem’s Lot es una de las novelas más populares de King. Trata sobre el intento de un vampiro de colonizar una ciudad de Nueva Inglaterra de hoy en día. Las historias sobre vampiros tradicionalmente están llenas de simbolismos cristianos, pero King agrega otro tema bíblico a Salem’s Lot, el cual estará presente en muchos de sus libros.
Se presenta una escena que muestra a un cura y a un vampiro paralizados uno frente al otro. El padre Callahan intenta proteger a un joven adolescente al blandir un crucifijo. El vampiro reta al cura a lanzar el crucifijo a un lado y enfrentarlo con tan sólo su fe. El padre Callahan duda ya que su fe se ha visto diezmada por el alcoholismo y el escepticismo. El vampiro le arrebata el crucifijo de las manos al cura mientras que el joven escapa y se convierte en uno de los más ávidos enemigos del vampiro.
Cuando el reverendo David Squyres lee este pasaje de Salem’s Lot uno de los dichos más representativos de Jesús se aparece ante él: “… a menos que cambies y te conviertas en un niño pequeño, nunca podrás entrar al reino de los cielos”. En el moral universo de King, los niños entienden mejor a Dios que los adultos, abunda Squyres.
“El vampiro humilla al cura, ya que éste no posee verdadera fe, pero el chico tiene realmente fe”, añade Squyres, pastor de la iglesia bautista de las Palmas, cerca de Palm Springs, California.
“El cura representa a los fariseos, que creen en las reliquias. Pero los niños y los adolescentes simplemente tienen fe. Ellos no basan su fe en instituciones. Ellos creen en el Señor”, apunta Squyres, quien ha escrito sobre la sensibilidad cristiana de King en su sitio web: talkstephenking.
Muchas de las novelas más populares de Stephen King cuentan con jóvenes heroínas motivadas solamente por la fe. Es el reflejo de un famoso pasaje del Libro de Isaías del Viejo Testamento: “y un pequeño será quien los dirija”.
En El talismán y Eso, King muestra a héroes adolescentes, quienes arriesgan sus vidas combatiendo al mal, de acuerdo con lo que dice Marylaine Block, quien escribió sobre la sensibilidad religiosa que posee King en un ensayo llamado Algo perverso se dirige hacia acá.
“En ambas novelas, los adultos son incapaces de entender la magnitud del mal que está a punto de envolver su mundo y destruirlo. Ellos ven las señales, pero eligen no entenderlas. Sólo los niños saben lo que sucede y saben que depende de ellos salvar a las personas que quieren”, escribió.
Dios puede ser cruel
Escena de Desesperación (totally-unrated.blogspot.com)
La novela cristiana más explícita escrita por King es Desesperación, la cual muestra a otro héroe adolescente movido por la fe. El chico, David, se transforma por un milagro y le reza a Dios por ayuda. King representa la fe sin ironías y con reverencias.
Aunque varios pastores dicen que Desesperacióncuenta con una inusual descripción de Dios que revela una importante carga teológica que se le adjudica a King. Durante el sangriento clímax de la historia, un personaje le dice al niño que “Dios es cruel”.
Esa línea llamó la atención de Zahl, el sacerdote episcopal. Se refiere a lo que él llama “la soberanía a la que Dios responde”. Zahl dice que King representa un lado de Dios que esta entretejido en la biblia. Es un Dios cuyos ojos no están posados sobre el gorrión sino sobre aquel otro ser divino, incomprensible, aquel que permitió que Job sufriera.
Es el mismo lado de Dios que el narrador de La milla verde describe cuando recuerda la muerte del inocente John Coffey, la figura que encarna a Jesús y que jamás lastimó a nadie, pero que pereció mientras que un guardia villano continúo con vida.
Zahl subraya este pasaje de La milla verde: “Y este mismo Dios sacrificó a John Coffey, quien solo intentó hacer el bien a ciegas, tan salvajemente como un profeta del Viejo Testamento alguna vez sacrificó a un indefenso cordero… Si sucede significa que Dios deja que suceda, y cuando decimos ‘no entiendo’, Dios nos responde: ‘No me importa’”.
Zahl expresa que King puede decir cosas sobre Dios en sus libros que los pastores no pueden hablar en el púlpito. En las novelas de King las personas sufren mientras buscan hacer el bien.
“Los estadounidenses generalmente quieren oír que todo es terrible todo el tiempo”, señala Zahl. “Quieren controlar y manejarlo todo, y están ansiosos por todo aquello que los motive. Cuando predicas un mensaje de La Biblia, donde dice que la vida es mucho más difícil y viene con una gran carga de sufrimiento, generalmente esos mensajes no son bien recibidos”.
Dios eligió lo débil
Mr. King (elmundo.es)
Cuando era adolescente King solía coleccionar libros de recortes que llenaba de notas del periódico que tratarán sobre los crímenes de asesinos seriales, afirma Stanley Wiater, autor de El universo completo de Stephen King: una guía al mundo de Stephen King.
La madre de King desarrolló una preocupación creciente y un día le preguntó por qué conservaba el libro de recortes. Wiater dice que King respondió: “Creo que el mal existe allá afuera; quiero saber qué es, así cuando se presente lo podré reconocer y me quitaré de su camino”.
En los libros de King los personajes no pueden evadir al mal. Deberán confrontarlo y usualmente no van con la descripción de héroes convencionales.
Danza macabraes otra novela que muestra el cristianismo explícitamente, ilustra este patrón. Una plaga ha arrasado con la raza humana, y un grupo de sobrevivientes sin armas es enviado a través de una visión de Dios a confrontar a una satánica figura llamada Darkman. El grupo aparenta no tener posibilidades. Uno es un genial profesor, ya viejo, otro es un sordomudo, y un tercero es un genial hombre con la capacidad mental de un niño. En su contra está el despiadado ejército de Darkman, el cual literalmente crucifica a sus enemigos.
La apariencia del grupo representa otro popular tema religioso dentro de la obra de King, y que se refleja en esta línea del apóstol San Pablo del primer libro a los corintios: “Dios elige a los débiles del mundo para humillar a los fuertes”.
El cura episcopal Zahl dice que muchos de los personajes de los libros de King son personajes “rotos”: físicamente frágiles, alcohólicos, discapacitados y solitarios. Incluso los villanos se rinden por compasión. “King tiene una profunda compresión de la gracia”, opina Zhal, quien escribió La gracia en práctica. “Típicamente la concentra en los marginados y los fuereños quienes al final salvan el día. Dios frecuentemente obra donde las personas están en más mal estado”.
King pudo haber convertido a Zahal, pero el cura, así como otros, admite del riesgo de invitar al novelista a un púlpito. Cuando Zahl hace mención de King en la iglesia dice que muchos piensan primero en los libros que desean mantener fuera del alcance de sus hijos adolescentes. Aun así, hay quienes se convierten en secreto.
“La otra mitad de la congregación ha leído a Stephen King, aunque puede que no desee gritarlo a los cuatro vientos”, dice. “Ellos saben a qué me refiero. Después pasan y me dicen que están realmente emocionados que yo sepa de él”.
Los que dudan no deberían sorprenderse que las historias de King contengan temas religiosos, abunda Rawbone, novelista inglés del género de horror y autor de Bunker. La Biblia está llena de terror: demonios, fantasmas, inundaciones que acaban con la humanidad y el despertar de los muertos.
“El horror bueno examina la lucha entre el bien y el mal”, afirma. “La Biblia es la historia de esa lucha. La Biblia es en muchas formas la novela de horror por excelencia”.
Tomado de:CNN México. Junio 9, 2012.