Agosto 5, 2012. Muere Chavela Vargas a los 93 años

POR David Monroy, con información de AP
Tras varios días de estar internada, la cantante murió en un hospital de Cuernavaca. Una de sus mejores amigas, María Cortina, informó que “La Vargas” murió tranquila y sonriente. Pedía, que al morir, la recordaran “como una vieja loca que se tomó 40 botellas de tequila”
(ntrzacatecas.com)
Ciudad de México.La cantante mexicana de origen costarricense, Chavela Vargas, falleció este domingo víctima de padecimientos severos que la mantuvieron en cuidados intensivos durante varios días, en los que la intérprete siempre impidió cualquier invasión a su cuerpo que intentara devolverle la salud.
Isabel Vargas Lizano, de 93 años y más de 70 de ellos vividos en México, soportó hasta el final los embates de sus diversos padecimientos cardiacos, pulmonares y renales que la mantuvieron postrada durante siete días en una cama de un hospital privado de la ciudad de Cuernavaca.

“Quiero informarles que hace unos minutos, Chavela murió… Se fue en paz”, dijo María Cortina, amiga y biógrafa de La Chamana, al confirmar el deceso de la cantante.
Por la mañana, José Manuel Núñez, su médico, anticipó la posibilidad del fallecimiento al confirmar a MILENIO el estado crítico, peor aún de la situación médica que había presentado los seis días anteriores a su fallecimiento.
“El día de hoy se reporta muy grave ante la agudización de su problema pulmonar. Hoy es día clave para su pronóstico de vida, ya que está perdiendo la fuerza de voluntad para luchar…”, explicó por la mañana.
La noticia corrió rápidamente por Twitter, donde en la cuenta oficial de la cantante se confimó su muerte.
“SILENCIO, SILENCIO: A PARTIR DE HOY LAS AMARGURAS VOLVERÁN A SER AMARGAS… SE HA IDO LA GRAN DAMA CHAVELA VARGAS”, se lee en su cuenta de Twitter @ChavelaVargas.
“Aquí termina mi historia que comenzó de la nada, dame la mano #LLORONA, que vengo muy lastimada”, se lee en @ChavelaVargas
Vargas revolucionó la escena musical cantando temas de amor, en ocasiones dirigidos a otras mujeres, con su voz ronca y potente y luciendo siempre vestimenta de hombre.
(segundoasegundo.com)
Nacida en San Joaquín de Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919, y radicada en México desde su adolescencia, comenzó a desarrollar su pasión por la música cantando en las calles a los 14 años. En 1960, cuando ya tenía 41 años, empezó a hacerlo de manera profesional.
En aquella época irrumpió en cantinas y bares cantando con una pistola en el cinturón y una botella de tequila en la mano.
Muchos reprobaron su conducta, pero otros la veneraron como la mujer que se atrevió a desafiar la cultura machista mexicana, cantando con emoción y ronquera los sufrimientos de amor que también padece una mujer.
Polémica por naturaleza, Vargas no escatimaba en hablar sobre las críticas que le rodearon, muchas de ellas en torno a su homosexualidad, que hizo pública en su autobiografía “Y si quieres saber de mi pasado”, publicada en el 2002. En el texto relataba que desde pequeña era señalada como una “rareza”.
Reconocida por su firme carácter, dijo no haber sentido miedo durante su prolífica carrera. “No le tuve temor a nada porque a nadie le hice daño”, aseguró con calma durante un homenaje que se le hizo en junio de 2011 en México.
Los problemas de salud la acecharon desde pequeña. De niña enfrentó poliomielitis, y le atribuyó su recuperación a los brujos y chamanes que la trataron. Su pasión por estas figuras era tal que siempre aparecía luciendo amuletos y talismanes realizados por ellos.
La Chamana, como fue apodada, nunca se dejó intimidar por la muerte, a la que imaginaba “bellísima, como un descanso”. Pedía que al morir, la recordaran “como una vieja loca que se tomó 40 botellas de tequila”.
“En un río, en un lago lleno por ahí que me tiren ya después de muerta”, expresó a los medios durante la misma velada.
La vida de La Chamana
POR Alejandro Torres
(rpp.com.pe)
Homenajeada y querida por muchos. El ejemplo, Joaquín Sabina, su colega español, quien asegura que “las amarguras no son amargas” cuando ella las canta, La Vargas, intérprete mexicana por adopción y costarricense de nacimiento, murió hoy a los 93 años tras padecer una bronconeumonía y ser hospitalizada, entre otras causas, por cansancio.
Isabel Vargas Lizano, conocida como Chavela Vargas (Costa Rica, 17 de Abril, 1919), llegó a México a una edad adolescente, proveniente de Costa Rica, para iniciar su carrera como intérprete.
Amiga de artistas de distintas generaciones y géneros. De Agustín Lara a Pita Amor, Joaquín Sabina a Diego Rivera y Pepe Jara. Impulsada además por José Alfredo Jiménez. Su carrera dio banderazo de salida a final de los años 50; Noche bohemia fue su primer disco, con un poncho que no soltaría en toda su carrera, aparecía La Vargas en la portada.
Llegaron luego otras producciones como La Llorona, Por mi culpa, Piensa en mí, con éxitos homónimos, a los cuales se suman otros como “Macorina” o “Con mis propias manos”. Sumaron más de 80 discos durante su carrera.
La dama del poncho rojo fue distinguida a escala mundial, del Olympia de París al Palacio de Bellas Artes en México, último de los escenarios que pisó para rendir tributo al poeta Federico García Lorca con La luna grande. Homenaje de Chavela Vargas a Federico García Lorca. En España, en 2000, recibió la Gran Cruz de Isabel la Católica.
Nominada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) al premio Principe de Asturias 2012, en la categoría Arte, el cual le “arrebató” el arquitecto español José Rafael Moneo Vallés, Vargas recibió canciones de compositores mexicanos como Agustín Lara y José Alfredo Jiménez.
Curada por chamanes, según ella misma dice en su autobiografía, de una vista enferma de nacimiento y poliomielitis, la mujer de pelo de plata y carne morena vivió en su niñez el desamor de sus padres Herminia y Francisco, “en una familia de personas que se conocían, pero no se amaban”.
Chavela tendría el 1 de septiembre, en Tepoztlán, Morelos, donde vivió su última etapa de vida, un tributo, La Chamana, el cual ahora se convierte en homenaje póstumo. La Vargas, como cantaría ella misma, “ojala que te vaya bonito”.

Tomado de: Milenio Diario.