Agosto 9, 1962. La espiritualidad de Hermann Hesse

POR CNN México
A medio siglo de la muerte de este escritor alemán, a continuación un breve recorrido por la obra y vida del premio Nobel de Literatura. Las obras de Hesse se convirtieron en una alternativa de pensamiento tras el caos de la Primera Guerra Mundial
(prestejuan.com)
Hermann Hesse es uno de los autores alemanes más leídos en el mundo. Sus obras han sido traducidas en más de 60 idiomas. El universo literario del escritor alemán, quien murió el 9 de agosto de 1962, ha sido calificado de “rebelde”, invitando a la introspección, lejos de dogmas e ideologías.
Recordamos a uno de los grandes autores del siglo XX, quien desde los 12 años aseguraba que su misión en la vida estaba en la poesía y no como pastor protestante como su familia quería.

La influencia de la India
La cultura de la India marcó la vida de Hermann Hesse desde su infancia. Su padre y madre trabajaron como misioneros evangélicos en el país asiático, tal como lo hizo su abuela, una amante de la historia, la cultura y la literatura india.
Tras recibir el premio Nobel de Literatura en 1946, Hesse señaló que su pensamiento estaba más influido por la filosofía oriental, sobre todo de la India.
Títulos como Siddhartha son un ejemplo de la influencia india en sus letras, cuyo personaje principal emprende un camino de introspección. Las obras de Hesse se convirtieron en una alternativa de pensamiento tras el caos de la Primera Guerra Mundial.
Un hombre pacificista
Hermann Hesse ganó el premio Nobel de Literatura; sin embargo, bien pudo aspirar al de la paz, debido a su pensamiento contra la violencia y la guerra. En su juventud, el escritor se opuso a su país natal, Alemania, que estaba por entrar a la Primera Guerra Mundial.
“El odio de la Alemania oficial, que culminó con Hitler, se compensó con el seguimiento que gané entre la generación joven que pensaba en términos internacionales y pacifistas, con la amistad con Romain Rolland, que duró hasta su muerte, así como la simpatía de los hombres que pensaron como yo, aun en países lejanos como India y Japón”, señaló Hesse en 1946.
Su afrenta al régimen Nazi lo obligó a exiliarse a Suiza donde cambió de nacionalidad. Tras su muerte en 1962, la popularidad de sus obras creció, al influir en el movimiento juvenil en Estados Unidos que se oponía a la invasión en Vietnam.
El ideal humanista
(ladigocomolaoigo.wordpress.com)
Cuando se anunció a Herman Hesse como el premio Nobel de Literatura en 1946, la Academia Sueca justificó este reconocimiento al autor alemán por sus “escritos inspirados”, destacando los “ideales clásicos humanitarios y las grandes cualidades de estilo”.
Hesse manifestó su preocupación por el desarrollo de la espiritualidad del hombre, tal como lo plasmó en El juego de los abalorios, una novela extensa que el escritor dedicó 11 años, pasando la Segunda Guerra Mundial.
Este arduo trabajo literario de dos volúmenes le provocó una enfermedad en el ojo. Aunado a lo anterior y a la edad avanzada ya no pudo regresar a esos proyectos, como describe en su breve autobiografía que preparó al recibir el Nobel.
Sin embargo, El juego de los abalorios es una de sus grandes obras, con una visión futurista en su historia. En el mismo plano del conocimiento de uno mismo para llegar a la superación del espíritu van sus libros más famosos: Demian, Narciso y Goldmundo, y El lobo estepario.
Agosto 9, 2012.