El liguero y su evolución

POR Josep M. Albaigès
De acuerdo con El gran Diccionario erótico, el liguero femenino constituye hoy uno de los obscuros deseos de estimulación erótica para el hombre, quizá porque se halla en la mitad del muslo, a medio camino del fruto que esconde la mujer
Innovación imaginativa
La liga se había popularizado a mediados del siglo XVIII gracias a la difusión de la media llevada a cabo por las sederías francesas, que extendieron el uso de esta prenda, hasta entonces propia de los hombres, a las damas de la corte y las burguesas de las ciudades europeas. Al principio tabú (“Las reinas de España no tienen piernas”, exclamaba el jefe de la Casa Real de Isabel II), pronto se convertiría en fetiche, apareciendo a la vista en cuanto las faldas se acortaron por encima del pie, exhibiendo leyendas amorosas de los amantes que las regalaban. “La risa de mi morena alivia toda mi pena”, reza una de éstas conservada en el Museu del Tèxtil i de la Indumentària de Barcelona.

El liguero nació de una imaginativa innovación de los fabricantes de corsés: sin más que añadir a la parte baja de éstos unas tiras de tela elásticas con sujeciones, inspiradas en los tirantes masculinos, la media quedaba firmemente sujeta a las piernas.
Pronto la prenda adquirió autonomía propia, especialmente en Europa, donde el afán de no reducirla meramente a un cinturón con los elásticos introdujo los imaginativos encajes que todavía forman hoy su esencia. Es curioso que algunos autores franceses hayan querido atribuir la paternidad de la invención a Gustave Eiffel para satisfacer las quejas de su mujer sobre los problemas de circulación que le ocasionaban las ligas. Pero de acuerdo con Lila Stajin, autora de una historia del liguero, el mérito recae en Féréol Dédieu, un fabricante de la rue Saint-Sébastién, quien alegó que las ligas ordinarias “impedían una buena circulación de la sangre, hacían que los pies se hincharan y además perdían rápidamente su elasticidad”.
La representación en Londres de La gran ópera bufa de Offenbach puso al descubierto en las danzarinas las medias sujetas al corsé con medias elásticas. De allí pasaría la nueva prenda a Estados Unidos para regresar a Europa convertida no ya en una pieza más o menos ortopédica, sino en algo en lo que no se sabe qué admirar más, si la belleza o la sugerencia erótica.
En efecto, el siglo XX trajo una consideración del liguero radicalmente distinta. La generalización del deporte en una mujer cada vez en movimiento más continuo llevaba a suprimir esas armaduras de seguridad que eran los corsés. El modista francés Paul Poiret suprimió en 1906 el corsé de los maniquíes y les acortó en 1908 el cabello. En veloz sucesión, la Primera Guerra Mundial trajo trabajos para la mujer que exigían una falda más corta y ponían en entredicho el mismo liguero, ya convertido en pieza independiente: nada más incómodo y difícil que tener que correr con éste puesto para cazar el autobús.
Elemento íntimo de alcoba
Y esto trajo consigo una transformación radical no de la pieza en sí, sino del carácter con que ésta es vista: estática, sugerente, erótica, íntima, fetichista, y pasa de pieza de vestir funcional a elemento íntimo de alcoba. De acuerdo con El gran Diccionario erótico, el liguero femenino constituye hoy uno de los obscuros deseos de estimulación erótica para el hombre, quizá porque se halla en la mitad del muslo, a medio camino del fruto que esconde la mujer. “Su carácter fetichista ha ido aumentando a medida que su uso se ha ido desprendiendo de su función original”.
Mientras tanto, las faldas seguían acortándose, lo que requería drásticas medidas. La hebilla era bella en la intimidad, pero inoportuna en público. Y en sustitución del liguero vino el panty, pieza en consonancia con el nuevo nivel tecnológico que mientras tanto se había alcanzando, pues es obvia su mayor complicación. Sin ir más lejos, los fabricantes, para mantener la misma producción de medias transformadas en pantys, tuvieron que multiplicar por cinco sus plantillas de personal. ¡Y sin embargo, los precios descendieron! Prueba del éxito de la nueva prenda, cuya aceptación masiva permitió reducir costes.
De todos modos, el panty no gustaba nada a los caballeros, lo que fue redundando en una separación cada vez mayor entre la media-práctica y la media-erótica. A medida que la mujer renunciaba al cilicio se acentuaba definitivamente la función representativa del liguero, tanto más valiosa en una época de libertad sexual y de emancipación de la mujer. Kart Graus resume esta situación en Detti i Contradetti: “En el fondo, el drama del fetichista es que se excita con un zapato de mujer y debe conformarse casi siempre con una mujer entera”.
Tomado de:http://www.albaiges.com/fci/calcetologia/ligueroevolucion.htm