Arpaio toreó a Sicilia

POR Alfredo C. Villeda
No hay defensa posible para un depredador de indocumentados como Arpaio, pero Sicilia apunta sus baterías con los elementos incorrectos. “¿Yo qué tengo que ver con el asesinato de tu hijo, con la lucha antidrogas de México?”, se preguntaba el alguacil
(animalpolitico.com)
El dramaturgo noruego Henrik Ibsen solía quejarse de los críticos, si bien creía que la estulticia de sus textos era involuntaria en la mayoría de casos. Él suponía que eso se debía a que en su país muchos críticos eran teólogos, quienes, decía el también poeta, son incapaces de escribir racionalmente sobre creación literaria, porque su ocupación los orilla a traicionarse en el juicio del carácter, de las acciones y de los motivos humanos.
Había, pues, una falta de correspondencia entre personajes ajenos, apenas ligados por una delgada línea: autor-lector. Tan tenue como la que hizo coincidir el jueves pasado al escritor Javier Sicilia y al alguacil de Maricopa, Joe Arpaio. ¿Qué línea? Según el poeta, se justifica su insolente reclamo al funcionario estadunidense, conocido cazamigrantes, por ser éste un político. El anfitrión, sin embargo, no dejaba de preguntarle durante el encuentro: “¿Quién eres? ¿Debería conocerte, saber quién eres?”
Sicilia, como usted sabe, encabeza la Caravana por la Paz en Estados Unidos. El jueves, a su paso por Arizona proveniente de California, fue recibido por el alguacil. Ambos conocedores de guiones y escenas, representaron sus papeles sin salirse un momento, como personajes de Ibsen. Pero sin duda el gringo toreó a Sicilia, a quien se dio el lujo de despreciarle la invitación de una postrera chela.
Cuando se dice que hablan distintos idiomas no sólo hay que apuntar a la lengua. El sheriff aún no recibía el saludo de mano de su incómodo visitante cuando ya tenía encima reclamos y epítetos en español. En su oficina. Donde no tenía obligación alguna de dar audiencia a una caravana de extranjeros. Él intentó saludar al grupo en español, “buenos días”, antes de escuchar la traducción de las expresiones de Sicilia.
Arpaio se mostró apenas sorprendido, pero respondió a cada acusación. “¿Quién eres?”, dijo ante la incredulidad del poeta, a quien no le cabía en la cabeza que un alguacil extranjero no sepa de él. “¿Debería conocerte, saber quién eres?”, agregó. Al señalamiento de que tiene a los migrantes detenidos en su jurisdicción como animales encerrados, dijo: “Yo no mando en las cárceles”, y se levantó para protestar, porque uno de los visitantes portaba un cartel con la leyenda “Arrest Arpaio”: “¿Y si yo pido que los arresten a todos?”, deslizó el sheriff.
(observadortlaxcalteca.com)
No hay defensa posible para un depredador de indocumentados como Arpaio, pero Sicilia apunta sus baterías con los elementos incorrectos. “¿Yo qué tengo que ver con el asesinato de tu hijo, con la lucha antidrogas de México?”, se preguntaba el alguacil con sobrada razón ante las recriminaciones del poeta, y evadía así toda impugnación a su oficio de tinieblas.
En ese diálogo imposible, en esa distancia abismal como la de Ibsen con sus críticos, sólo quizá probable entre personajes literarios, tuvo lugar el encuentro de un poeta equivocando el blanco, o mejor aún, las balas para ese blanco, con un policía, singular si se desea, pero policía. Otra vez esa inexperiencia que lo hizo fallar con sus besos al Presidente y cuanto político se topaba, con sus acusaciones fuera de lugar contra Andrés Manuel López Obrador en el último tramo de la campaña.
Arpaio, al final, mostró más tablas y eludió al visitante que, por lo demás, faltó a las más elementales normas de cortesía. ¿Cómo llegar con una mano extendida y en la otra, al tiempo, con un cúmulo de improperios a una oficina ajena? Ni siquiera se habían sentado. Mediático y ególatra, el anfitrión concedió aun la entrada de cámaras para representar su papel: el de irreductible cazador de indocumentados.
Al final ambos, protagonistas indiscutibles de dos tragedias alternas, la violencia y la migración, regalaron, eso sí, una espléndida pieza de televisión.

Sexo oral, a la baja en adolescentes de EU

POR Matt Sloane
Estudio basado en datos de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar de Estados Unidos encontró que más de una tercera parte de los adolescentes tuvo sexo oral antes de cumplir 17 años. La cifra aumenta a casi 50 por ciento para los de 19 años, y más de 80 por ciento para los de 24 años
(divorcedwomenonline.com)
Una menor proporción de adolescentes de entre 15 y 17 años tiene sexo oral ahora en comparación con 2002 en Estados Unidos, de acuerdo con un nuevo informe de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de ese país. Sin embargo, la cifra aún es alta.

El informe, basado en datos de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar de Estados Unidos, encontró que más de una tercera parte de los adolescentes tuvo sexo oral antes de cumplir 17 años. Esa cifra aumenta a casi 50 por ciento para la edad de 19 años, y más de 80 por ciento para 24 años.
El estudio, basado en encuestas respondidas por computadora por más de 6 mil adolescentes, también consideró el momento de la primera relación sexual vaginal. Encontró que la prevalencia de involucrarse en sexo oral antes del coito vaginal fue casi la misma que la de tener coito vaginal antes de tener sexo oral.
“Este nuevo análisis de los CDC desenmascara varios mitos sobre cuándo los jóvenes comienzan a tener sexo oral”, escribió Leslie Kantor, vicepresidenta de Educación en Planned Parenthood (Paternidad Planeada), un grupo de defensa de la planificación familiar en Estados Unidos.
“Aunque nunca han existido datos para apoyarla, hay la percepción de que varios adolescentes tienen sexo oral como una alternativa ‘libre de riesgos’ al coito. Pero el análisis de los CDC muestra que las personas jóvenes sexualmente activas probablemente se involucrarán en ambas actividades”, escribió.
Pero el sexo oral, como el coito vaginal, no está libre de riesgo. De acuerdo con el sitio web de los CDC, “numerosos estudios demuestran que el sexo oral puede resultar en el contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual”, entre las cuales destaca el virus del papiloma humano, conocido por causar cáncer cervical y algunos cánceres de garganta.
“Es muy aceptado ahora el hecho de que hay un aumento de cánceres en la cabeza y el cuello debido a los cambios en las prácticas sexuales en las décadas de los años 60, 70 y 80”, específicamente, un aumento en el sexo oral, abundó el médico Otis Brawley, director médico de la Sociedad Americana de Cáncer en Estados Unidos.
Independientemente de si los adolescentes tienen sexo oral o vaginal primero, explica Kantor, es imperativo que tengan el conocimiento para tomar una decisión educada sobre su salud sexual.
“Necesitamos asegurarnos de que los jóvenes tengan las habilidades para negociar lo que hacen y no quieren hacer en las relaciones sexuales, así como la educación sobre éstas y el acceso a condones y anticonceptivos para que puedan protegerse de las enfermedades de transmisión sexual, el embarazo y permanezcan saludables”, escribió.
Tomado de:CNN México. Agosto 17, 2012.