El regreso del zepelín


POR Julia Leonard
Fueron ingenieros alemanes y estadounidenses los que construyeron las primeras aeronaves exitosas. El zepelín Graf operó entre 1928 y 1937 y los estadounidenses construyeron dos naves de transporte, aunque “ambas terminaron en desastre”, explica especialista
El nuevo zepelín tiene una forma distinta al original y su globo estará relleno de gas helio
“Hay cierta emoción en este progreso pero al mismo tiempo no es una historia feliz”, señala el historiador John Swinfield cuando le preguntan acerca de un nuevo zepelín diseñado por una compañía ubicada en Bedfordshire, Reino Unido.
Swinfield sabe cuán volátil ha sido la industria del zepelín, sobre todo por accidentes como el del Hindenburg, que en 1937 cobró 35 vidas en Nueva Jersey, Estados Unidos. La tragedia llevó a que la industria británica abandonara el negocio.

Pero ahora Hybrid Air Vehicles Limited trata de recuperar esta tecnología con casi un siglo de historia en un taller muy cercano a Cardington, precisamente el lugar donde se construyó el primer zepelín en 1918.
La empresa ha desarrollado una aeronave híbrida “más ligera que el aire” y de 122 metros de largo, fruto de un contrato de 500 millones de dólares con el ejército de Estados Unidos. El éxito del proyecto, dicen, puede suponer la creación de cientos de puestos de trabajo.
Una historia frustrada
De acuerdo con Swinfield, la industria del zepelín “era muy volátil en torno a 1914 y 1915, luego declinó en 1920. Reino Unido estaba en bancarrota”.
Fueron ingenieros alemanes y estadounidenses los que construyeron las primeras aeronaves exitosas. El zepelín Graf operó entre 1928 y 1937 y los estadounidenses construyeron dos naves de transporte, aunque “ambas terminaron en desastre”, explica el historiador.
Reino Unido construyó pequeños zepelines para transportar hasta tres personas durante la Primera Guerra Mundial. En 1920 se construyeron vehículos más grandes, incluyendo al R100 diseñado por Barnes Wallis.
La industria, dice el experto, “proporcionaba empleo a una gran cantidad de gente, 200 personas trabajaban en una aeronave. Lo interesante es que muchos de los trabajadores eran mujeres que cosían y reparaban el globo”.
Industria secreta
(Flickr)
Dos naves, la R100 y la R101 se estrenaron en 1930, pero el zepelin R101 se estrelló en Francia, dejando solo seis supervivientes de un total de 54 pasajeros. El incidente hizo que el R100 fuera desechado.
“Muchos expertos dicen que el R101 no se probó lo suficiente y no tendría que haber partido. Combinado con el mal tiempo esto dio lugar a la catástrofe. Después el desastre del Hindenburg mató a la industria y el zepelín se convirtió en tabú”, apunta el especialista. “Es por ello que ha llevado medio siglo progresar en esto y todo trabajo hecho es bastante secreto”.
Planes de expansión
Hybrid Air Vehicles informó que el nuevo zepelín está relleno de gas helio y el ejército estadounidense quiere emplearlo como transporte de carga pilotado o vehículo de vigilancia no tripulado.
Nick Allman, director del programa, añade que un equipo de 100 personas trabajó en la nave, y la cifra puede subir a 500 o más con los planes de expandir su producción, ya que hay un “interés serio”.
“Los programas de ingeniería aeroespacial suelen llevar tiempo, este es inusual porque lo hemos completado en dos años y hemos construido los 30 mil componentes desde cero”, abundó. “Nos hemos enfocado completamente en hacer algo que nadie ha hecho antes”.
Sin embargo, Swindfield duda que se utilicen para hacer viajes transatlánticos, quizá viajes limitados a Europa, ya que según él “resulta peligroso más allá de eso”.
Tomado de:BBC Mundo. Septiembre 21, 2012.