La Nueva Guerra Fría: el gobierno de Internet


POR Daniel Pardo
Es eficiente, popular, conveniente. Y ahí pasamos horas. Pero, ¿quién gobierna Internet?. En diciembre, los gobiernos de 193 países, congregados por las Naciones Unidas, se reunirán en Dubai para abordar el tema
(businesscomputingworld.co.uk)
Internet no sólo es una herramienta que usamos día a día. Es, entre otras cosas, una enorme fuente de riqueza. Y también un escenario de conflictos cuyo manejo se convierte en un tema de acalorado debate. 2012 es un año importante para Internet. La discusión sobre quién debe gobernarla –si es que, en efecto, alguien debe gobernarla— ha tomado fuerza en los meses recientes. En diciembre, los gobiernos de 193 países, congregados por las Naciones Unidas (ONU), se reunirán en Dubai para abordar el tema.
Se trata de un debate complejo, que tiene diversas aristas técnicas, filosóficas y políticas. Las siguientes son algunas de las claves de lo que algunos vaticinan que puede convertirse en “La Nueva Guerra Fría”.

Orden contra desorden
Un comentado artículo de la revista estadounidense Vanity Fair lo tituló así en mayo pasado: “La guerra 3.0”. En ese texto, el periodista Michael Joseph Gross reduce la guerra por Internet a dos bandos: desorden contra orden.
En el primero están quienes piensan que Internet debe como lo que es hoy: la red neutral donde los contenidos entran, se comparten y se encuentran de manera libre. Un lugar donde –simplificando— no hay reglas.
Los segundos piensan que Internet debe tener el mismo estilo de estructuras de autoridad que hay en la sociedad, donde las nociones de privacidad, propiedad intelectual, seguridad o soberanía regulan el actuar de los ciudadanos.
Qué se gobierna
(impactlab.net)
La gobernanza de Internet se debate en tres niveles diferentes, aunque relacionados: el físico, el lógico y el de contenidos. En cada uno de ellos se reproduce la pelea entre los que quieren cerrarla –orden— y quienes sostienen que debe mantenerse abierta, el desorden.
El aspecto físico de este debate se refiere a los cables y tubos por los que corren las señales de Internet, donde hay un enfrentamiento abierto entre entidades públicas y privadas.
El aspecto lógico tiene que ver con el sistema de dominios que identifica quién es y dónde está el usuario de Internet. Los datos se trasladan entre una computadora y otra de manera libre: hoy en día, la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) administra esa red de dominios. El debate es si debería desechar ciertos contenidos y dar prioridad a otros.
Este punto tiene que ver con el aspecto del contenido, que es el más familiar y polémico, en parte porque afecta directamente los hábitos del usuario. Acá se discute si Internet debe tener mecanismos de regulación que protejan los derechos de propiedad de quienes generan el contenido. Esto, dicen quienes contradicen esta postura, afectará a la cultura de copiar, pegar, compartir, parodiar y, en suma, tener cualquier contenido a dos click de distancia.
Cómo está gobernado hoy
Pero Internet no es del todo libre: tiene varios gobiernos, como la estadounidense ICANN. “La pregunta no es si Internet debe o no ser regulada, sino quién y cómo se debe hacer”, señala el profesor de la Universidad de Surrey Alan Woodward. “Se suele olvidar que la última palabra de todas las decisiones sobre Internet la da el Departamento de Comercio de Estados Unidos”, país donde se originó esta tecnología y se establecieron las reglas que hoy la regulan.
Woodward añade que cambiar la manera como se gobierna Internet es riesgoso. Al final, Internet ha sido la herramienta que más poder ha dado a los ciudadanos en la historia. Modelos de control como el chino no parece viables en un sistema liberal, abunda.
Pero gobiernos como el de Rusia y China criticaron este modelo de gestión, en parte porque los parámetros actuales de libertad en Internet fueron pensados por Estados Unidos. Sin embargo, Woodward expresa que no cree que Estados Unidos esté dispuesto a “entregar las llaves del reino”.
¿Un desorden organizado?
(thehindu.com)
Vint Cerf, conocido como el padre de Internet, ha dicho en numerosas oportunidades que una entidad universal para gobernar la web es inviable, porque no todos tenemos las mismas concepciones sobre la privacidad o la civilidad.
Dan Kaminsky, experto en seguridad –conocido por gestionar la respuesta a un ataque cibernético en 2008— ha escrito en varias oportunidades en su conocido blog que el principio de la fiabilidad –que se instauraría con un sistema de autenticación del usuario— es el único rector capaz de ordenar la red.
También hay una corriente académica –Media Literacy—, según la cual una mejor educación sobre Internet –donde el usuario entienda a qué se atiene en la red y cómo debe manejarla— es la mejor forma de lidiar con el caos.
Las fuerzas del desorden organizado, concluye el artículo de Gross en Vanity Fair, creen que Internet debe desarrollarse sola como las sociedades lo han hecho a través de la historia. Internet, señala, hará su propia estratificación del poder y creará sus propios regímenes. Tratar de integrarle estructuras conocidas de poder, dice, puede ser peligroso.
El año de Internet
Este año varios gobiernos del mundo han planteado leyes para pelear contra la piratería. En enero se produjo un apagón de Wikipediaen protesta por la ley SOPA en Estados Unidos. Desde entonces, el debate ha sido constante.
La Unión Internacional de Telecomunicaciones reunirá a 193 países en diciembre para revisar los acuerdos internacionales que regulan Internet actualmente.
El Grupo de Trabajo sobre el Gobierno de Internet (WGIG) de la ONU, creado por Kofi Annan hace años, no ha podido llegar a una conclusión, de acuerdo con Woodward.
Tomado de:BBC Mundo. Agosto 3, 2012.