¿Sueñan los humanos con prostitutas androides?


POR Sebastian Anthony
Con robots que se doblan y flexionan, y se inclinan ante cada uno de nuestros deseos, la parte sexual de la trata de personas –el comercio de mil millones de dólares que significan las esclavas sexuales en todo el mundo— desaparecerá
(sangria.cl)
En los próximos cinco años, más o menos, será posible construir robots casi reales. Esos robots verán, se moverán y sentirán como cualquier ser humano; pero, a menos que la singularidad tecnológica llegue a tiempo, esos bots no destacarán por ser excelentes conversadores. Aunque, de acuerdo con algunas investigaciones recientes, podrán ser unas fantásticas prostitutas.
Si alguna vez ha leído una novela de ciencia-ficción o dedicó un poco de su tiempo a pensar en el futuro, el concepto de tener sexo con un robot probablemente no le sorprenda. Quiero decir, ocurrirá con el tiempo. Si eres como yo, probablemente has pensado en tener relaciones sexuales con un cyborg, un robot inteligente que es convincentemente humano –algo así como la rubia de Battlestar Galactica [foto arriba], o Data de Star Trek— no con una tonta sexbot.

Sin embargo, hay mucho que decir acerca de las “robostitutas”. En lugar de dirigirse a la zona roja local y realizar el coito con una prostituta que puede estar infestada de un verdadero paquete de enfermedades de transmisión sexual, puedes reservar una sesión con una prostibotesterilizada. Si tuviera el dinero suficiente, podrá, por supuesto, comprar su propia sexbot y solo arrastrarla fuera del armario cuando sea necesario.
¡El Distrito Rojo de Ámsterdam del futuro! De un solo golpe, por lo menos de acuerdo con Ian Yeoman y Michelle Marte (autores del reciente trabajo llamado Robots, Men and Sex Tourism). Los robots limpiarán el mundo de… bueno, de casi todas las enfermedades relacionadas con el sexo que hoy plagan a la humanidad. Con robots que se doblan y flexionan, y se inclinan ante cada uno de nuestros deseos, la parte sexual de la trata de personas –el comercio de mil millones de dólares que significan las esclavas sexuales (generalmente jóvenes) en todo el mundo— desaparecerá. Los predadores sexuales, en lugar de secuestrar a las víctimas, podrán ordenar una sexbot con sus especificaciones: si quieren un robot de apariencia infantil o una anciana arrugada, que así sea.
Hombres y mujeres, en lugar de engañar a sus cónyuges, serán capaces de contactar un robot (que es lo mismo que utilizar un juguete sexual). Una vez que los robots ganen un poco más de inteligencia, incluso se podrá ir hasta el final y casarse con un androide en vez de que con un ser humano. Esos matrimonios serían para la gente que no quiere todo el desorden intrínseco de las relaciones humanas, aunque eso no quiere decir que usted no pueda enamorarse de un robot. Lovotics, la ciencia de la ingeniería amor-humano-robot, es un tema que hemos cubierto exhaustivamente. David Levy, de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, otro investigador de sexo-con-robots, predice que el matrimonio entre humanos y robots será legal antes de 2050.
Es realmente sencillo, ¿no?
(apocalypsecometh.com)
Las Realdolls, las mundialmente famosas muñecas sexuales de silicón, salieron a la venta en aproximadamente 6 mil dólares. Con motor y computadoras adicionales –animatronics— su precio sobrepasó los 20 mil dólares (sin embargo, con la creciente demanda y las mejoras tecnológicas se prevé que el precio baje). Aun así, la verdad deprimente es que traficar con seres humanos víctimas de la trata es más barato.
También está el elemento humano del sexo. Mientras que un día puede ser posible crear vida, respiración, sudoración, los robots skin-job cylons nunca serán verdaderamente humanos. Esos sexbotses casi seguro que caigan justo en el centro del Uncanny Valley [Valle Inquietante], y –a menos que tengas un robot como fetiche— será increíblemente espeluznante como resultado. No quiero convertir esto en algo parecido a una psicología de mediano plazo, pero los deseos sexuales (tan sanos, por otro lado) suelen ser muy específicos. Si un empresario realmente quiere dormir con una joven rusa, y experimentar todo lo que eso conlleva (gritos, meneos, emoción ilícita, y así sucesivamente), un sexbot simplemente no aplica. El rostro humano es capaz de expresar una amplia gama de emociones: si quieres ver miedo, estremecimiento o temor en los ojos de tu pareja sexual, los robots no lo harán por ti.
Haciendo a un lado esos pormenores, sin embargo, los sexbotsesclavos están llegando, nos guste o no. La industria del sexo es muy lucrativa, y la investigación en robótica e inteligencia artificial no muestra signos de desaceleración. En primer lugar habrá una muñeca sexual robótica, con servos* y con salida “real” de sonido, y luego, cuando una máquina con inteligencia a nivel humano ronde por ahí (2030-2050), surgirán las prostibots sensibles y conversadoras. En este punto finalmente tendremos robots que puedan satisfacer incluso las necesidades más exigentes de los pervertidos sexuales.
Por supuesto, la ironía es que los robots inteligentes y reales son, bueno, humanos. En el momento en que un robot se vuelve consciente de sí mismo, está listo para ser violado (¿o violada?) Es imposible predecir cómo los robots inteligentes serán vistos a los ojos de la ley –en realidad esto es harina de otro costal, de lo que definitivamente escribiré en el futuro—, pero estoy bastante seguro de que no vamos a tolerar la trata de robots.
En última instancia, entonces, las robostitutasestán atrapadas entre la espada y la pared: las variantes Dumb es poco probable que saquen siquiera una uña de The Uncanny Valley (o que sean lo suficientemente baratas como para sustituir a los esclavos sexuales humanos); y los robots sensibles serán “bendecidos” con la inteligencia suficiente como para que usted también pueda hacer el amor a un ser humano. La otra cara, por supuesto, es que los robots inteligentes en realidad podrán ser mejores parejas que los humanos; no envejecerán, probablemente serán más fuertes que nosotros e incluso podrían ser más inteligentes. Pero, de nuevo, ¿por qué un robot inteligente jamás se casaría con un ser humano? Sólo se casarán entre sí. Y tener descendencia Übermensch[superhombres]. Y, finalmente, dominarán el mundo.
*HSR 8498HB es el servo motor digital de 7.4 kg empleado en el robot Robonova 1. Destaca por sus características avanzadas, como son el interfaz multi protocolo HMI (Hitec Multiprotocolo Interface), que incluye funciones programables así como la posibilidad de leer desde el controlador la posición, la tensión y el consumo actual de corriente, lo que permite crear sistemas robóticos avanzados e inteligentes, capaces de reaccionar al entorno.
Tomado de:Extreme Tech. Mayo 11, 2012.
Traducción: José Luis Durán King