Octubre 27, 1914. El niño Dylan Thomas


(fineartamerica.com)
Dylan Thomas nació hace 98 años en Swansea, Sur de Gales. Su familia era pobre, pero Thomas no fue un chico galés más: tuvo un tío poeta, un padre maestro de escuela con una biblioteca completa, los cuentos de Shakespeare antes de dormir, y clases de dicción para su acento local. Debido a que padecía de los bronquios, era frágil de huesos y no sentía entusiasmo por la escuela, solía quedarse en casa a causa de una enfermedad real o simulada.

La madre de Thomas decía que su hijo siempre estaba leyendo o escribiendo poesía –un poema, recordaba la mujer, acerca del fregadero de la cocina, y otro acerca de una cebolla. Thomas se recuerda como “un rimbombante adolescente bohemio provinciano con una corbata gruesa con nudo de artista (que en realidad era una bufanda de su hermana)… y una camisa color verde botella”. Pero hizo algo más que vestirse de poeta. En un período de tres años a partir de los 16 escribió todos los poemas para su primer libro de poesía, la mayor parte de lo que sería el segundo, y las primeras versiones de muchos de sus poemas posteriores. “Tres cuartas partes de su obra como poeta”, escribe uno de sus biógrafos. El punto de vista oscuro que trasmina su primer desarrollo poético se quedó para siempre. Algunos poemas posteriores se hicieron famosos, pero, como lo apuntaron los críticos de la época, se habían estancado y vuelto repetitivos.