Investigadores de una universidad de Estados Unidos fueron capaces de determinar la presencia y el tamaño de poblaciones de hace más de 7 mil años a través del análisis de sus excrementos. Afirman que el método podría usarse para distinguir entre aquellos impactos en la naturaleza que fueron producidos por el hombre y aquellos que no. Los detalles del descubrimiento fueron publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. (BBC Mundo).