Inspectores de alimentos en el Reino Unido ordenaron pruebas a todos los productos de carne luego de que se descubrió carne de caballo en lasaña vendida por la firma Findus, solo semanas después de que se descubriera ADN de caballo y cerdo en hamburguesas. Las pruebas encontraron entre 60 por ciento y 100 por ciento de carne de caballo en la lasaña de Findus, de acuerdo con los inspectores de Reino Unido e Irlanda. Findus informó que retiró la lasaña de las tiendas el lunes pasado como medida de precaución luego de que su proveedor francés, Comigel, generó preocupación por el tipo de carne usada. El resto de los productos de Findus no fue afectado por la medida. El descubrimiento reciente ocurre a menos de un mes de que las autoridades de Irlanda encontraron que en 10 de 27 productos de hamburguesas que fueron analizados en un estudio fue descubierto ADN de caballo, mientras que en 23 se descubrió ADN de cerdo. En nueve de las diez muestras de hamburguesas, el ADN de caballo se encontró a muy bajos niveles, de acuerdo con los inspectores, pero en una muestra de un producto en el supermercado Tesco, la carne de caballo representaba 29 por ciento de la hamburguesa. La revelación causó que fueran retiradas millones de hamburguesas de los supermercados. El escándalo sobre la carne dudosa tuvo consecuencias internacionales, debido a que estuvieron involucradas compañías en Francia y Polonia, así como en el Reino Unido e Irlanda. (CNN).