40 años sin Pablo Picasso… y el mundo, a sus pies

La muerte del español más universal hace 40 años produjo consternación en todo el mundo, ya que la crítica extranjera le consideraba como el mayor artista del siglo XX, como el primer nombre de todas las artes en esta centuria

POR Laura G. Torres

La muerte del español más universal hace 40 años produjo consternación en todo el mundo, ya que la crítica extranjera le consideraba como el mayor artista del siglo XX, como el primer nombre de todas las artes en esta centuria

(elencantoocultodelavida.blogspot.com)

Un 8 de abril de 1973, a los 91 años, el artista malagueño Pablo Ruiz Picasso falleció en su villa de Notre-Dame-Vie, en Mougins (Francia). Se iba uno de los más grandes pintores de la historia y genio de las vanguardias del siglo XX. 40 años después, su recuerdo y su presencia siguen tan vivos como entonces y se le rinde homenaje en muchos rincones del mundo.

Como muestra: las actividades organizadas por la Fundación Picasso-Museo Casa Natal, radicada en la casa que le vio nacer en Málaga el 25 de octubre de 1881; y la exposición de homenaje al pintor en el Museo de Arte Clásico de Mougins, la ciudad que le vio morir hace cuatro décadas.

Aparte de exposiciones y homenajes constantes, 40 años después de su muerte las obras del genio universal cotizan alto, muy alto. Hace apenas dos semanas, el multimillonario estadounidense Steve Cohen pagó 120 millones de euros por el cuadro Le Rêve, la obra más cara de Picasso hasta la fecha; o un lote de cerámicas suyas se subastaba por 1.7 millones de euros, tres veces más que su precio máximo estimado.

 

Puertas abiertas en la Fundación Casa Natal

El 8 de abril de 1973, al fallecer Picasso, el genio malagueño fue envuelto en su capa española y su viuda, Jacqueline Roque, sólo admitió para el entierro una corona de flores procedente de Málaga.

La Fundación Picasso-Casa Natal, que exhibe una réplica de esa capa española, ofreció el pasado 8 de abril, en el 40 aniversario de su muerte, visitas guiadas gratuitas por el museo constituido en el número 15 de la malagueña Plaza de la Merced en la que vino al mundo Picasso.

Esta fundación, que celebra este año el 25 aniversario de su creación, acoge alrededor de 900 obras del pintor malagueño, entre ellas los 533 grabados de la colección de 49 libros ilustrados por el artista, y otros 244 grabados sueltos, de los que 223 pertenecen a la  conocida como Colección Jan Lohn, los 84 dibujos, a tinta y a lápiz, realizados en 1907 dentro del cuaderno número 7 de bocetos para Las señoritas de Avignon, y también 34. Además, el Centro de Documentación de la Fundación es líder mundial de su especialidad.

En España, además lo recuerdan con exposiciones conmemorativas: en el Museo Picasso de Málaga, con motivo del 10 aniversario de su creación, con la muestra “Picasso de Málaga. Obras de la primera época”, con 53 obras tempranas del malagueño y otras 35 de artistas de la época, incluido su padre, José Ruiz Blasco; en el Museo Picasso de Barcelona, en su 50 aniversario, con una exposición sobre los orígenes del museo.

En Madrid, la galería Leandro Navarro ha organizado una exposición individual dedicada al artista con 15 obras representativas de su trayectoria que puede verse hasta el 15 de mayo, con cinco óleos y diez dibujos datos entre 1904 y 1967 y que luego viajará a Art Bassel Hong Kong.

El Musée D’Art Clasique de Mouguins, junto con el ayuntamiento del municipio, recuerda los últimos 12 años de vida de Picasso en esta localidad francesa con la exposición “Picasso a Mougins”, que puede verse hasta el 12 de mayo y que reúne obras como L’Homme barbu y una colección de fotografías de Lucien Clergue que muestran sus últimos años de trabajo en su residencia de la villa de Notre-Dame-de-Vie.

 

Hito de las vanguardias

(handson.provocateuse.com)

Tras empezar a pintar en su Málaga natal, en 1891 se mudó con su familia a Coruña y llegó a Barcelona en 1895, donde inició su formación profesional en la escuela de Bellas Artes y, tras saltos a Madrid y París, finalmente se instaló en la capital francesa en 1904. Posteriormente, visitó España esporádicamente hasta 1939, negándose a regresar mientras viviera Franco.

Poco después de instalarse en París, en 1907, revolucionó el arte al pintar en 1907 Las señoritas de Avignon, hito y punto de referencia para el desarrollo de las vanguardias artísticas posteriores como el cubismo. El artista malagueño fue abandonando este estilo a la vez que se adentró en el surrealismo y el expresionismo.

En su obra siempre estuvieron muy presentes sus raíces y las tradiciones españolas y elementos como el toro o la guitarra y recreaciones como Las Meninas o los fusilamientos son constantes en su trayectoria, uno de cuyos hitos es el Guernica (1937), su protesta contra los horrores de la Guerra Civil Española.

 

La consternación por su muerte

La muerte del español más universal hace 40 años produjo consternación en todo el mundo, ya que la crítica extranjera le consideraba como el mayor artista del siglo XX, como el primer nombre de todas las artes en esta centuria.

Picasso murió un domingo, en un momento en el que en España los lunes no se publicaban periódicos, con excepción de La Hoja del Lunes que, en su portada y en una noticia de la Agencia EFE, informaba del fallecimiento del pintor, “que estaba preparando una nueva exposición de sus obras” en Avignon.

Según se afirmaba, el genio español había vivido durante sus años recientes virtualmente recluido en Mougins y recibía muy pocas visitas en su villa de Notre-Dame-Vie, de la que no le gustaba salir hasta el punto de que no asistió a la celebración de su 90 cumpleaños. “Soy un ermitaño a la fuerza”, confesaba el artista, que vivía “prácticamente en una cárcel. Pocas restricciones son más crueles que la celebridad”.

Su familia y amigos informaron al mundo de que el pintor había fallecido de un ataque al corazón y que su capilla ardiente había sido instalada en su vivienda, donde le velaban su esposa Jacqueline y sus allegados. Las emisoras de radio y la televisión de Francia interrumpieron sus festivos programas dominicales para anunciar el fallecimiento del maestro y ante las verjas cerradas de su residencia durante todo el día se fue congregando una multitud silenciosa y emocionada que le rendía una emotiva despedida.

Los titulares eran grandilocuentes, según informa EFE: “La muerte de Picasso conmueve al mundo”, titulaba el diario ABC en su edición del 10 de abril de 1973; los diarios alemanes consideraban al malagueño “el mayor genio de nuestro siglo” y titulaban “Un volcán se ha apagado”; la prensa británica despedía “al último hombre del Renacimiento”, cuya fama equivalía a la de Miguel Ángel, y The Times presentaba a Picasso como el artista que más dramáticamente había luchado contra el pasado: “El arte del renacimiento era admitido como absoluto, y el español lo rompió”; en Estados Unidos, el New York Times escribía: “No podemos hacernos a la idea de que ha desaparecido para siempre”.

En el 40 aniversario de su muerte, su nombre también llena los periódicos de todo el mundo para recordar su legado.

 

Tomado de: rtv.es. Abril 8, 2013.