* Venus

La sangre es vida

Desde la antigüedad se le ha otorgado a la sangre una vital importancia y un místico concepto, es uno de los elementos que más ha motivado la creatividad literaria, es el más vinculado con procesos religiosos y el que más impacto tiene en el pensamiento popular

POR Karini Apodaca

Desde la antigüedad se le ha otorgado a la sangre una vital importancia y un místico concepto, es uno de los elementos que más ha motivado la creatividad literaria, es el más vinculado con procesos religiosos y el que más impacto tiene en el pensamiento popular

“Cuentan que una doncella que estaba peinando a la condesa, accidentalmente le dio un tirón de pelo. La noble le pegó un bofetón a la muchacha de forma tal que algo de sangre salpicó la mano de Elizabeth. La piel regada con la sangre de la doncella había recuperado la tersura de su juventud, así que ordenó degollarla y llenar con su sangre una tinaja para bañarse en ella. Bathory pensaba que había descubierto el secreto de la eterna juventud: baños de sangre”.

Narra el Génesis: Dios formó al hombre del polvo, insufló en sus narices aliento de vida y le otorgó de esta manera el espíritu divino, llamado también espíritu vital o alma. El Génesis, el Levítico y el Talmud babilónico, insisten en la similitud entre el alma y la sangre. El Deuteronomio afirma sin rodeos que la sangre es la vida.

Plinio el Viejo relata que en el circo romano la gente se lanzaba a la arena a beber la sangre de los gladiadores moribundos y adquirir así su fuerza y su valor.

Los faraones egipcios se bañaban en sangre como cura para la elefantiasis y, para reavivamiento y recuperación; Galeno la indicaba como tratamiento para la rabia; los escandinavos bebían la sangre de ballena para tratar el escorbuto. Los aztecas, en sus sacrificios, daban a la sangre el valor de una ofrenda a los dioses. Las frases “hermanos de sangre” o “llevar la misma sangre” demuestran que la humanidad consideró este fluido como un elemento básico de la identidad y como vehículo de unión filial. En el libro Shi-Yuang-Lu, de 1247, se describe que el método post mortem empleado por los chinos para investigar la paternidad biológica era verter la sangre del niño sobre los huesos del padre; si la sangre quedaba adherida y no podía desprenderse de los huesos se interpretaba como un signo positivo de paternidad.

La duquesa de Proust bebía sangre de cordero y de buey para prevenir la tisis y conservar la belleza.

En muchos lugares la gente se pone en fila en los rastros para beber la sangre del ganado recién sacrificado, con la creencia de que al beberla sanarán de ciertos padecimientos; este procedimiento también se practica en las corridas de toros de algunas poblaciones.

 

Del mito al hecho

La sangre ha acompañado a la humanidad a través de su historia. Desde la antigüedad se le ha otorgado una vital importancia y un místico concepto, es uno de los elementos que más ha motivado la creatividad literaria, es el más vinculado con procesos religiosos y el que más impacto tiene en el pensamiento popular.

Un ejemplo de literatura reciente donde se le otorgan un lugar protagónico a la sangre es el relato de García Márquez en Cien años de soledad. Cuando José Arcadio Buendía se suicidó un hilo de sangre, que le botaba del oído derecho, salió por debajo de la puerta, alcanzó la calle, dobló una esquina a la derecha y otra a la izquierda, llegó a la casa de su madre, pasó por la sala pegado a las paredes para no manchar los tapices y apareció en la cocina, donde Úrsula se disponía a partir treinta y seis huevos para el pan. Úrsula exclamó “¡Ave María Purísima!”, y siguiendo el hilo de sangre en sentido contrario, encontró el cadáver de su hijo.

 

El encanto de la belleza estriba en su misterio

Cierto o no, el secreto de la eterna juventud está en la sangre. Hoy día el rejuvenecimiento con plasma rico en plaquetas (PRP) es un tratamiento estético que se realiza con sangre propia y de resultados inmediatos, que comenzó a desarrollarse en Estados unidos, Inglaterra y España en los años 60.

El plasma es un líquido amarillento y claro que es parte de la sangre. También se encuentra en las linfas o en fluidos intramusculares. El plasma hace 55 por ciento del volumen total de sangre. El principal componente del plasma sanguíneo es el agua.

La terapia con plasma enriquecido consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre del paciente y centrifugarla. Esta sustancia obtenida es rica en plaquetas, lípidos, aminoácidos, factores de crecimiento y células madre periféricas que nutren, reparan y rehidratan el cutis por sus propiedades regenerativas.

La sustancia se inyecta a la piel facial. Con el paso de los días actuará estimulando la producción de colágeno en la piel. El colágeno es una proteína que forma fibras. Estas fibras son importantes para mantener la tesura de la piel y para la firmeza de los músculos. A través del procedimiento se regenera el tejido dañado del paciente.

Finalmente, los glóbulos rojos que quedaron aislados del plasma se entregan al paciente para que los aplique en casa como mascarilla de noche.

Estos glóbulos rojos generan un efecto de lifting en la piel porque al secar la tensionan.

A través del PRP la vitalidad de la piel se restaura, la elasticidad y el grosor de la misma aumenta y la piel parece más joven.

El tratamiento es un proceso biológico que en muchos casos es más exitoso que los medicamentos. No tiene efectos segundarios ni causa alergias, porque el plasma es producido por el organismo del propio paciente.

De manera que ahora podemos ver en la condesa Bathory a una pionera de la cosmetología.

 

Otros usos del plasma rico en plaquetas

• Cirugía maxilofacial: para ayudar la fijación de los soportes roscados en el hueso de los implantes dentales que se colocan en el maxilar y en la mandíbula

• Cirugía ortopédica y traumatología: para regenerar lesiones de los ligamentos de articulaciones como la rodilla, hombros, entre otros

• Cirugía plástica y estética: para optimizar la vascularización y permanencia de los injertos (de piel, de tejido graso, de cartílago o de hueso), para facilitar la cicatrización de zonas específicas (colgajo abdominal en la abdominoplastia, colgajo cutáneo en el lifting facial, o de cicatrices en cualquier zona del cuerpo

• Cosmetología: en su aplicación con la técnica de mesoterapia ha comprobado que la aplicación produce fuertes cambios sobre la piel envejecida: restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la afluencia vascular, estimulando las secreciones e incrementando la tersura y apariencia de la piel. El uso del plasma permite un tratamiento con tejidos del propio paciente exento de riesgos.