Una productora de documentales, bautizada con el alegórico nombre de Good Morning to You Productions, ha presentado una querella para revocar los derechos de autor de la célebre canción infantil Happy Birthday (considerada la más popular y la más lucrativa en lengua inglesa) y prepara un documental en el que trata de acreditar que la canción pertenece al dominio público y que, por tanto, Warner debe devolver los cientos de millones que ha recaudado en concepto de derechos de autor, principalmente en discos, películas. Puede que no lo sepas, pero cada vez que cantas ‘Cumpleaños feliz’ en el aniversario de un amigo o familiar estás infringiendo los derechos de autor que detenta Warner Music. Por suerte, ni la discográfica ni la SGAE no tienen (de momento) cuñados infiltrados en las fiestas familiares de cumpleaños, pero la cosa es así: Warner compró los derechos de ‘Happy Birthday’ en 1990 por 15 millones de dólares y recauda unos 20 millones anuales por su reproducción. El copyright expira en 2016 en la Unión Europea y en 2030 en Estados Unidos. (Cooking Ideas).