El renacimiento inspirado por la Revolución mexicana

Durante la bonanza cultural que siguió al movimiento revolucionario, el mecenazgo del Estado impulsó la productividad de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Frida Kahlo, Roberto Montenegro, y atrajo a artistas e intelectuales de otros países como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Tina Modotti y Edward Burra

POR Helena Celdrán

 Durante la bonanza cultural que siguió al movimiento revolucionario, el mecenazgo del Estado impulsó la productividad de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Frida Kahlo, Roberto Montenegro, y atrajo a artistas e intelectuales de otros países como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Tina Modotti y Edward Burra

RevoluciónCarnaval en Huejotzingo, óleo de Chávez Morado de 1939 (José Chávez Morado/Collection of Phoenix Art Museum/© DACS 2013)

El pueblo llano, con el empresario y político Francisco Ignacio Madero a la cabeza, se alzó en 1910 contra el gobierno autoritario de Porfirio Díaz, revolviéndose contra el sistema que beneficiaba sólo a las clases pudientes y ahogaba económica y socialmente a quienes menos tenían.

La Revolución mexicana se transformó más tarde en una guerra civil y no se sabe a ciencia cierta cuándo terminó: hubo numerosos y profundos cambios en la política del país. En esos años de violencia, incertidumbre, emoción y agitación, México vivió además un renacimiento cultural único. Fue el momento de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros (llamados “Los Tres Grandes”), Frida Kahlo, Roberto Montenegro, José Chávez Morado…

La Royal Academy of Arts de Londres organiza y expone hasta el 29 de septiembre Mexico: A Revolution in Art, 1910-1940, un compendio de pinturas y fotografías que examinan el intenso periodo de 30 años de creatividad artística que disfrutó México a principios del siglo XX.

 

Simbolismo y romanticismo

Bajo las directrices del Estado, los artistas, empleados por la Secretaría de Educación, creaban obras que abrazaban el simbolismo, ofrecían una visión romántica del comunismo y de los principios de la Revolución.

El mecenazgo dio lugar a una época de extraordinaria productividad en el arte y atrajo a un gran número de creadores e intelectuales de otros países –entre ellos fotógrafos como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Tina Modotti, Paul Strand y Edward Weston— que buscaban documentar el momento de un país con un importante acervo cultural, escenarios exóticos, población diversa y aura de aventura y descubrimiento.

 

120 obras hasta 1940

La exposición recopila 120 obras procedentes de colecciones de Europa y de diferentes países del continente americano. Entre ellas está Mujeres mayas (1926) de Roberto Montenegro; Baile en Tehuantepec (1928) de Diego Rivera, la foto Trabajadores leyendo El machete de la italiana Tina Modotti; El paseo (1938), obra del inglés Edward Burra; uno de los autorretratos de Frida Kahlo…

El repaso al momento de bonanza cultural concluye en 1940, año que algunos historiadores consideran el fin de la Revolución y en el que se inauguró en el Museo de Arte Moderno de Nueva York una exposición que dio a conocer en Estados Unidos la privilegiada posición en la que se encontraba el arte mexicano. Fue también en 1940 cuando el surrealista André Breton organizó la gran exposición internacional de la corriente artística en la Ciudad de México.

 

Tomado de: 20minutos.es. Julio 16, 2013.