* Venus

Jane Birkin: la artista inglesa de corazón francés

En entrevista a propósito del concierto que ofrecerá en el Château d’Hardelot después de una gira por Fukushima, la elegante Birkin ha hecho comprender a los ingleses el encanto de Serge Gainsbourg, por lo que no duda en exclamar: “Misión cumplida, señor”

POR Florence Pécriaux y Christine Delpierre

En entrevista a propósito del concierto que ofrecerá en el Château d’Hardelot después de una gira por Fukushima, la elegante Birkin ha hecho comprender a los ingleses el encanto de Serge Gainsbourg, por lo que no duda en exclamar: “Misión cumplida, señor”

Jane_1(www.telegraph.co.uk)

Con un ligero acento británico y aire despreocupado que le imprimen cierta elegancia, Jane Birkin será por siempre la artista inglesa de corazón francés, ligada a Serge Gainsbourg. El 30 de julio de 2013 cerrará su gira mundial con un concierto en el Château d’Hardelot.

El repertorio de Gainsbourg interpretado por músicos japoneses ha ganado un éxito tremendo a escala mundial. Es éste, tal vez, uno de los eventos culturales más destacados de la temporada de verano en el Centro Cultural l’Etente cordiale.

—¿El concierto en el Château d’Hardelot es el último de la gira “Jane Birkin interpreta a Serge Gainsbourg via Japón”?

—Así es. Será alegre y triste, como la vida misma! Soy afortunada al tener la oportunidad de trabajar con Nobu y sus músicos. ¡Lo he aprovechado al máximo! Hicimos una gira por todo el mundo, que cerrará en un espacio cultural inglés. Los ingleses finalmente comprendieron el encanto e ingenio de Serge; y esto me llenó de placer, ahora puedo exclamar: misión cumplida, señor.

—¿Cómo viviste este ciclo de conciertos? ¿Cuáles son tus mejores recuerdos?

Estoy muy orgullosa de este recorrido, por el apoyo y aprecio de los músicos japoneses. La ovación de pie en Berlín me hizo llorar, un país que ha sufrido tantas desgracias, su agradecimiento fue muy conmovedor.

En la Salle Pleyel, la noche del aniversario de la catástrofe [El accidente nuclear de Fukushima], me atreví a solicitar, a sugerencia de Nobu, unos minutos de silencio. Y ni un sonido se escuchó, sólo el palpitar de mi corazón…

Recuerdo a mi japonés en Estambul. Nobu filmó a un viejo músico de la calle con su Iphone. Ese pequeño buenhombre que enfrentaba el tiempo de pie, con un violín antiguo en la mano y la nieve en el paisaje de fondo, fue algo mágico…

La curiosidad de los japoneses por la comida… Disfrutaron del guiso de panza de oveja en Escocia, pasteles extravagantes en Hungría… Ellos desbordan entusiasmo y alegría de vivir.

También recuerdo en Los Ángeles la furia de Nobu ante un piano desafinado. Y aun así, tocamos de todos modos. Veo a Nobu magnífico, con todo su rigor, ensayando con todos sus músicos cada una de las canciones del repertorio estuviéramos donde estuviéramos, después de cenar.

—¿Cómo seleccionaste las canciones de Serge Gainsbourg?

Nobu y Philippe Lerichomme han elegido el repertorio, buenas composiciones como “Comic strip”, y hermosas e inesperadas piezas como “El amor perdido”.

 

Jane_2(blog.goo.ne.jp)

—Esta gira nació a raíz de la catástrofe de Fukushima. A dos años de ella, ¿qué hay de la situación allá y su trabajo por esta causa?

Vendemos pequeñas pulseras Sundai tejidas por las mujeres de edad, que todavía están sin casa, sin trabajo y algunas veces sin familia. El paisaje es como un desierto lunar, el agua está contaminada y no tienen información sobre la radiación. Todos los trabajadores y sus comunidades a menudo logran salir adelante sin ayuda externa. Es una tragedia sentida por todos, pero nadie se queja. El poder de los japoneses está en no permitirse ser indulgentes. Limpian sus lágrimas con el dorso de su mano para evitar ser vistos.

—Platícanos cómo Japón entró a tu vida y qué papel juega ahora.

Estuve allí! pocas personas han ido por esos rumbos después del desastre. No sentí miedo, sólo quería estar con ellos.

—¿Cómo son tus relaciones con Francia y Gran Bretaña, tu país de origen?

El maravilloso recibimiento que nos dieron en Londres fue un gran logro, después de 20 años de esfuerzos por ser reconocida por mi trabajo con Serge. Fue muy difícil al principio, pero ahora es una gran alegría saber que mi hermano y hermana están orgullosos de mí.

—¿Dónde pasa la mayor parte del tiempo?

En la gira y también en el hospital… De lo contrario, con mis nietos, mis amigos. Con Gabrielle, mi compañero de todos los días, con él todo es divertido, educativo, deliciosamente apasionante.

—¿Cuáles son tus momentos favoritos?

Quedarme en casa, invitar a comer a mis hijos y amigos, lo prefiero a estar en restaurantes y hoteles.

—¿Qué es lo que más valoras en cada país?

¡Su gente!

—¿Y lo contrario? ¿Qué odias en Francia y Gran Bretaña?

Me jacto de los méritos de los dos países que amo. Me gusta la urbanidad de la cortesía inglesa. Me encanta el francés por su originalidad, la importancia de la alimentación y la apertura a las obras extranjeras en general. Su historia, finalmente !la resistencia francesa e inglesa!

—(Para su información, el castillo Hardelot es también el centro cultural de l’Entente Cordiale…)

¡Qué mejor lugar que éste? L’Entente Coridale, éste acuerdo en realidad existe, pero nos encanta odiar, es algo cultural. Para comprenderlo un poco yo recomiendo ver la película El león en invierno, con Peter O’Toole y Katherine Hepburn. ¡La música es de John Barry!

 

British singer Jane Birkin poses for pho(blog.boden.co.uk)

—Se presenta una exposición de trajes de películas en relación con la literatura franco-británica. Entre los trajes en exhibición está el que su hija Charlotte usó en el papel de Jane Eyre. ¿Tiene algún recuerdo o anécdota relacionada con esta película?

¡Hay una! En la escena donde Charlotte regresa al cementerio, Lou y yo lloramos al verla, nos terminamos juntos un rollo de papel. Charlotte es genial.

—Charlotte y Lou, recientemente, han tenido algunos éxitos en la música. ¿Has pensado en la creación de un espectáculo con alguna de ellas o las dos inclusive?

No lo he pensado. Lou está tratando de conquistar Estados Unidos con su álbum Rave Revus. Kate Barry, mi hija fotógrafa y humanista, lleva una hermosa carrera. En cuanto a Charlotte, ella ha estado en cuatro películas y también planea lanzar un álbum. Todo está bien, puedo aplaudir los logros de mis hijas con verdadero orgullo.

—¿Y tus proyectos?

Voy por mi parte, me dirijo al cine. Tengo un proyecto cinematográfico con Israel Horovitz, con Maggie Smith. Voy a trabajar con Wajdi Mouawad en teatro y deseo probar en la escritura también… Mientras tanto, la gira ha terminado, deseo tomar un descanso en agosto, en Bretaña, con mi familia, mis perros y gatos.

—Lo que estas palabras te inspiran…

Olor: Infancia

Un libro: Actualmente Kurikami, Kafka en la orilla. Guerra y paz, lo leí en el hospital ¡buena trampa! Sólo en Berlín, escrito en 1946, y todos los clásicos: Jane Austen, Dickens, Graham Greene; Maupassant, Proust, Tolstoi, Dostoievski, y finalmente, Victor Hugo!

Un ruido: ¡El silencio! Un jardín con pájaros. Coches al arrancar, mi música. Paris…

Una obra de arte: El hijo pródigo de Rembrandt

Una bebida: El agua sin nada, al natural

Un objeto favorito: Acabo de comprar una mamá conejo abrazando a seis bebés, en terracota, creado por Sophie Favre. ¡Es una delicia verla en la mañana!

Un placer culposo: Comprar regalos.

Un deporte: ¡Correr! Siempre llego tarde.

 

Tomado de: Tendances. Mayo, 2013.

Traducción: Karini Apodaca Chávez.