La línea judía de Amy Winehouse

El Museo Judío de Londres expone Amy Winehouse: A Family Portrait, en la que muestra objetos personales y un gran número de fotos familiares. Entre las piezas exhibidas está la maleta maltrecha, llena de fotos de amigos y familia, que la cantante atesoraba como una de sus pertenencias más valiosas

POR Helena Celdrán

El Museo Judío de Londres expone Amy Winehouse: A Family Portrait, en la que muestra objetos personales y un gran número de fotos familiares. Entre las piezas exhibidas está la maleta maltrecha, llena de fotos de amigos y familia, que la cantante atesoraba como una de sus pertenencias más valiosas

Amy_1(Mattia Zoppellaro)

“Para mí, ser judía tiene que ver con estar juntos como una familia real, no con encender velas y decir una bendición”, señaló Amy Winehouse en 2005 aludiendo a sus raíces. La cantante estaba orgullosa a partes iguales de su origen judío y su condición de londinense, pero siempre como elementos para reforzar y asegurar vínculos con sus padres, su hermano mayor Alex y su adorada abuela Cynthia.

Con motivo del que hubiera sido el 30 cumpleaños de la cantante y compositora británica, el Museo Judío de Londres –en el barrio de Camden, el favorito de la estrella y en el que compró una casa en cuanto ganó lo suficiente para permitírselo— expone Amy Winehouse: A Family Portrait.

La muestra –en cartel hasta el 15 de septiembre— ha sido comisariada por el hermano y la cuñada de Winehouse, que han dado acceso a pertenencias de la artista como su primera guitarra (que al principio compartió con el hermano), la colección personal de discos, algunas de las prendas más emblemáticas y un gran número de fotos.

 

Descendiente de emigrantes bielorrusos

Las fotografías se remontan a los orígenes de Winehouse y muestran reuniones familiares, cenas los viernes por la noche, alguna celebración religiosa, los primeros años de fama… En la exposición dividida en cuatro áreas temáticas, la primera está dedicada a la familia y cuenta con documentos y fotos de los tatarabuelos de la artista, emigrantes bielorrusos que llegaron a Londres en la última década del siglo XIX, se instalaron en el barrio del East End y abrieron una barbería.

Sorprende la presencia de fotos antiguas de su abuela, cuyo nombre llevaba tatuado la artista en el brazo derecho. Cynthia Winehouse había sido cantante de jazz en su juventud y tuvo una relación sentimental en los años 40 con Ronnie Scott, famoso saxofonista inglés y cofundador del famoso club de jazz londinense Ronnie Scott’s Jazz Club. Independiente, elegante y de tendencias artísticas, hasta su muerte en 2006, fue una guía espiritual para su nieta e incluso influyó en la apariencia de la artista.

Entre las piezas de la exposición está la maltrecha maleta llena de fotografías de amigos y familiares que Winehouse conservaba como una de sus pertenencias más valiosas. Unos días antes de morir, llamó a su padre (Mitch) para ver juntos en casa de ella el contenido de la valija, una especie de tesoro sentimental que estuvieron examinando en compañía. Sería la última vez que él disfrutaría de su hija.

 

Tomado de: 20minutos.es. Julio 8, 2013.