Cartas de amor desde el frente de la I Guerra Mundial

Los últimos deseos, pensamientos y preocupaciones de más de 230 mil soldados que murieron en el frente durante la I Guerra Mundial estarán disponibles en Internet

POR Matt Lee

Los últimos deseos, pensamientos y preocupaciones de más de 230 mil soldados que murieron en el frente durante la I Guerra Mundial estarán disponibles en Internet

Carta_1 Los soldados guardaban los documentos en sus uniformes

Los soldados guardaban los testamentos escritos a mano en sus agendas de bolsillo, que metían en sus uniformes. Ahora, los documentos originales en papel que sobrevivieron desde entonces están preservados en mil 300 cajas dentro de un almacén con temperatura controlada gestionado por la compañía de datos Iron Mountain, en Birmingham, Reino Unido.

Los testamentos, propiedad del Servicio de Tribunales de Su Majestad (HMCTS, por sus siglas en inglés), son digitalizados y estarán listos para el centenario de la Guerra, que se cumple el año que viene.

El enorme archivo en línea forma parte, además, de un proyecto más amplio para poner a disposición del público los testamentos de todas las conflagraciones, desde la Guerra de los Boers al conflicto de las islas Falkland/Malvinas.

La BBC tuvo acceso al primer paquete disponible en Internet, que incluye los documentos de un antiguo jugador de fútbol profesional y abuelo del músico de rock Mick Fleetwood.

26 años, Primer Regimiento de Bedfordshire

El soldado Harry Lewis-Lincoln murió mientras combatía con su regimiento en Hill 60 cerca de Ypres, en Bélgica, el 5 de mayo de 1915. El libro de bolsillo que contenía su testamento también incluía una carta que, al igual que en muchos otros casos, iba dirigida a la mujer que se cree era su amor en Reino Unido.

La carta explica: “El viernes por la mañana nos vamos por la costa directamente a Bélgica, se supone que no te puedo contar esto”.

El historiador de asuntos militares Jon Cooksey cree que la carta nunca fue enviada porque se hubiera concebido como material sensible.

“Si los alemanes se hubieran apoderado de dicha información, habría sido desastroso porque siempre querían saber dónde estaban las unidades y los movimientos de las tropas”, señala. “También refleja cómo algunos soldados esperaban una guerra ‘larga y dura’, un detalle del que nunca se habría hablado en el ámbito doméstico para no mermar la moral”.

La carta también hace mención a un chico que se cree era el hijo de Lewis-Lincoln. Dice: “Si nunca regreso a casa, dejo al niño a tu cargo y sé que harás lo mejor para él”.

Tomado de: BBC Mundo. Agosto 30, 2013.