Beso negro

El beso infame o beso obsceno consistía en posar los labios en el ano del Diablo, es decir, su “otra boca”. Ese acto de rendición absoluta, era el primer paso de seducción que el Diablo exigía a sus adoradoras

Osculum(es.wikipedia.org)

Osculum infame, Osculum obscenum o mejor conocido en nuestros barrios como “Beso negro” era un elemento imprescindible de una ceremonia ritual atribuida a las brujas, con el que, de acuerdo con los registros históricos, sellaban su sumisión al Diablo. El beso infame o beso obsceno consistía en posar los labios en el ano del Diablo, es decir, su “otra boca”. Ese acto de rendición absoluta, era el primer paso de seducción que el Diablo exigía a sus adoradoras. El mencionado osculum aparece en gran parte de la literatura del periodo en que la quema de brujas iluminó la oscuridad de la conciencia europea. Por supuesto, en todos esos registros hay “confesiones” que fueron utilizadas en los procesos, aunque la mencionada documentación evita mencionar la forma en que era conseguida la confesión. Los especialistas en brujas, que en realidad eran inquisidores, decían que una vez iniciado el aquelarre, las brujas se aproximaban al Enemigo Malo, se arrodillaban, el Diablo se volteaba, y ellas le besaban el ano.