Cortázar, en la Universidad de Berkeley

Experto español compiló las sesiones a partir de la transcripción de 13 horas de grabaciones, que abordan gran diversidad de temas, todos encarnados en lecturas y ejemplos de la cultura universal. Cuando impartió estas clases, en 1980, Cortázar había leído más de 10 mil libros

POR EP

Experto español compiló las sesiones a partir de la transcripción de 13 horas de grabaciones, que abordan gran diversidad de temas, todos encarnados en lecturas y ejemplos de la cultura universal. Cuando impartió estas clases, en 1980, Cortázar había leído más de 10 mil libros

Cortázar(www.telemundo47.com)

El experto Carles Álvarez ha recopilado en el libro Julio Cortázar. Clases de literatura (Alfaguara), las lecciones de escritura que Julio Cortázar dio en la Universidad de Berkeley en 1980, a partir de la transcripción de las 13 horas de grabaciones de estas sesiones, que permiten apreciar la “soltura, cercanía, imaginación y honestidad del autor”.

Álvarez ha explicado que esta obra es un complemento a la correspondencia: “Es el último año feliz de Cortázar”, señala el experto, ya que al año siguiente enfermó su última esposa, Carol Dunlop, y aquella época fue como unos días de vacaciones en los que se sentía muy cómodo.

El libro se sitúa en 1980 cuando, después de años de negativas, Julio Cortázar acepta dar un curso universitario de dos meses en Estados Unidos, y, lejos de dar conferencias magistrales, da una serie de charlas sobre literatura y, especialmente, acerca de su experiencia como escritor y sobre la génesis de su obra.

Cuando impartió esas clases, Cortázar había leído más de 10 mil libros, escuchado unos 6 mil discos y había visto incontables exposiciones, siendo una persona enormemente culta, ha destacado.

Las clases tratan gran diversidad de temas, como aspectos del cuento fantástico, la musicalidad, el humor, el erotismo, la imaginación, el realismo, la literatura social y las trampas del lenguaje, todos ellos encarnados en lecturas y ejemplos de la cultura universal.

 

Las notas de seis años

El punto culminante de las clases llega cuando Cortázar se refiere a su evolución como escritor y analiza su obra: cómo nacieron los cronopios y cuentos como La noche boca arriba y Continuidad de los parques, el sentido y el proceso de escritura de Rayuela y el desafío de Libro de Manuel.

De hecho, el experto ha asegurado que Cortázar explica cómo hizo Rayuela tras tomar notas durante siete años, que posteriormente trató de combinar: “Los capítulos no tenían un orden: tenía un problema físico: no tenía espacio suficiente para ver los capítulos y entonces decidió combinarlos al azar. Eso no lo había explicado nunca”, añade Álvarez.

Sobre su disciplina como autor, Cortázar afirma: “Sólo escribo cuentos cuando me caen en la cabeza como cocos”, agrega el experto, que ha contrapuesto su disciplina con la de Mario Vargas Llosa, quien sí tenía unas horas marcadas para escribir.

“Aprendemos que Cortázar es siempre Cortázar”, abunda el experto, quien ha pronosticado que esta obra no será un manual de literatura en la universidad, aunque sí permitirá conocer más de cerca al autor argentino.

Todavía hay partes de la obra de Cortázar sin publicar, ya que están pendientes el volumen 4 de Prosa Varia, los volúmenes 7 y 8 de Correspondencia y el 9 de Entrevistas.

Para la celebración del centenario de su nacimiento el 12 de febrero de 2014, Álvarez prepara la obra Cortázar, de la A a la Z, que será un álbum biográfico erigido como una iconografía comentada en forma de diccionario, que la ha construido como un puzzle de 300 páginas y un millar de fotografías, algunas de ellas inéditas.

 

Octubre, 11 2013.