* Venus

Girl Crush o algunas cosas son más fáciles para las mujeres

Girl crush se refiere al enamoramiento ferviente que desarrolla una mujer heterosexual hacia otra que le parece increíblemente sofisticada, talentosa, hermosa o exitosa. No es de naturaleza sexual, los sentimientos que provoca –excitación, nerviosismo, un sentido de la novedad— son muy similares a los que acompañan a un nuevo romance

POR Karini Apodaca

Girl crush se refiere al enamoramiento ferviente que desarrolla una mujer heterosexual hacia otra que le parece increíblemente sofisticada, talentosa, hermosa o exitosa. No es de naturaleza sexual, los sentimientos que provoca –excitación, nerviosismo, un sentido de la novedad— son muy similares a los que acompañan a un nuevo romance

crush-2

No es extraño observar las fotografías de Angelina Jolie en el wallpaper de nuestra amiga o compañera de trabajo. Podemos dedicar horas y horas a leer y observar fotografías de nuestras mujeres icono, imitarlas en su look y saber hasta el último detalle acerca de su vida.

En nuestra cotidianidad no es mal visto ir con otra amiga de compras, la misma con la que podemos pasar horas hablando por teléfono, a la que le preparamos su comida favorita de cumpleaños o la compañera de trabajo que nos obsequia algún detalle en fechas emblemáticas.

Pero, ¿qué sucede si vemos este comportamiento entre hombres? Inmediatamente se especula sobre sus preferencias sexuales.

Es normal que las mujeres nos acompañemos al médico o nos quedemos a dormir juntas en la misma cama, escribirle a otra chica frases como “te extraño”, “te amo mil” o “besos”. Pasarte horas frente al espejo porque vas a tomar unos tragos con tu mejor amiga, algunas veces más de que las que dedicas a una cita con algún galán. Es normal, es girl crush.

 

crush-3

El término girl crush, publicado en un artículo llamado “She’s So Cool, So Smart, So Beautiful: Must Be a Girl Crush” por el New York Times, planteaba en ese entonces el concepto como un amor romántico entre mujeres.

Ciertamente, desde el 2005, año en que fue publicado, el girl crush ha evolucionado; más allá del amor platónico, entonces expuesto, hoy en día observamos en el girl crush más la  necesidad de expresarnos entre nosotras, llegar a ser como esa mujer que admiramos, que un anhelo por ella.

La vieja consigna que “mujeres juntas ni difuntas” día a día se viene abajo y somos testigos que la amistad femenina es el camino para alcanzar una fuerza real como género.

 

crush-4

Si bien esto del girl crush también ha generado polémicas y obviamente la comercialización del concepto, como lo expone Madeline Coleman en Maisonneuve.org, en su artículo “True Like: Why the Girl Crush Gets Us Nowhere”.

La amistad entre mujeres por años ha sido más rica en expresiones y poco a poco más aceptada socialmente, espero que llegué el día que nadie vea extraño que un hombre acompañé a otro a su consulta con el doctor o cuando le cuide un resfriado, que los hombres como género dejen de ser vistos como victimarios y entendamos que como humanos necesitamos los mismos derechos, garantías, comprensión y tolerancia.

 

Ella es tan agradable, tan inteligente, tan hermosa: Tal vez sea un Girl Crush

POR Stephanie Rosenbloom

crush-1

El pelo largo y negro de Nina azotaba su pálida cara mientras bailaba al ritmo del punk en el bar, parecía el alma de la fiesta. No se entera de la fascinación que ha despertado en Rita, que embelesada mira…

Rita, diseñadora de moda, que vive en el mismo edificio que la chica de cabello negro del bar, fue capaz de absorber en poco tiempo mucho del estilo áspero de Nina, sus collares en capas, el uso de chaquetas, gafas de sol de gran tamaño y hasta el mismo perfume.

“Me pongo nerviosa apenas la miro”, exclama Rita, “Titubeo cuando estoy cerca de ella, creo que ella es increíble”.

Rita vive con su novio y habla con él sobre la atracción que siente por Nina, es un girl crush, un término que en los años 20 y 30 se empleaba en las conversaciones exclusivamente femeninas, postales y revistas. Se refiere al enamoramiento ferviente que desarrolla una mujer heterosexual hacia otra que le parece increíblemente sofisticada, talentosa, hermosa o exitosa. Un girl crush, por definición informal, no es de naturaleza sexual, los sentimientos que provoca –excitación, nerviosismo, un sentido de la novedad— son muy similares a los que acompañan a un nuevo romance.

Este no es un fenómeno nuevo, en las adolescentes es muy común sentir cierta adoración por otra chica. Los científicos sociales especulan que tales emociones son parte de la naturaleza femenina, sentimientos que la evolución pudo haber favorecido porque ayudaron a las mujeres unirse entre sí y trabajar cooperativamente. Lo nuevo es la voluntad de expresarlo, francamente.

“Históricamente, la moda de hablar de este tipo de sentimientos va y viene”, explica Paula J. Caplan. Las mujeres no han sido constantes en expresar su enamoramiento generación tras generación, abunda la doctora Caplan.

El fenómeno ha sido poco estudiado, pero algunos científicos sociales añaden que están contentos de que se discuta más, ya que puede ser forma de la madurez emocional femenina como género.

“Un girl crush es una forma relativamente leve de enamoramiento. Las personas se han suicidado por amor”, indica Helen Fisher, antropóloga de la Universidad Rutgers, quien ha escrito mucho sobre el amor humano. “Recordemos a Romeo y Julieta. Con un girl crush no te vas a suicidar”, añade Fisher. Por esa razón, un girl crush puede dar a las mujeres una experiencia segura y valiosa en las emociones amorosas.

Fisher, autora de Porque amamos: La naturaleza y química del amor romántico, opina que el girl crush es algo natural, otra forma de amar. Es romántico sin ninguna connotación sexual. El amor y la lujuria son impulsos diferentes, emplean partes del cerebro muy distintas, es uno de los descubrimientos que hicimos en The Albert Einstein College of Medicine y The State University at Stony Brook cuando escaneamos el cerebro de personas entre los 18 y 26 años que acababan de enamorarse, expresa Fisher.

“El sistema cerebral para el amor romántico está asociado con una energía intensa y concentrada, con los pensamientos obsesivos –una serie de características que uno puede experimentar no sólo hacia el amor de apareamiento”, indica Fisher, quien agrega que “hay muchas razones para pensar que las niñas pueden enamorarse de otras chicas sin sentir nada sexual hacia ellas, sin la intención de casarse con ellas”.

Pepper Schwartz, profesor de sociología en la Universidad de Washington y experto en relaciones para PerfectMatch.com, señala que el girl crush ha sido un comportamiento frecuente en sus estudiantes. Algunos lo han hecho evidente al obsequiar regalos como accesorios, flores y hasta poemas. Pero Schwartz no alienta a sus estudiantes a dejarse llevar por sus sentimientos, prefiere orientarlos a esforzarse en su desarrollo profesional.

Tal vez la última vez que una joven admitió su atracción hacia otra, como ahora lo hacen, sucedió en el siglo XIX. “Cuando Louisa May Alcott escribía –dice la doctora Caplan—, las mujeres se escribían entre sí frases como ‘Te echo de menos desesperadamente, anhelo abrazarte y platicar contigo durante toda la noche´”. El girl crush, añade, no es muy diferente al comportamiento femenino del siglo XIX.

“Pero tales expresiones apasionadas de afecto fueron poco frecuentes; por ejemplo, en los años 60 y 70, cuando la homofobia fue mucho mayor de lo que es hoy día, se omitía cualquier expresión apasionada”, expresa Caplan. Las mujeres a menudo se sienten incómodas al admitir algún sentimiento intenso por otra mujer, por temor a que se le identifiqué de forma equivocada, expresa. Y esas mismas mujeres, ya más maduras, puede ser que de forma tímida expresen “te adoro” o “valoro mucho tu amistad” a otra mujer.

En cuanto a los hombres, en la medida en que pueden llegar a sentir esas emociones hacia un amigo, Caplan indica que son menos propensos a expresarlas. Ellos no son educados para mostrar sus emociones. “¿Un hombre habla de emociones sobre otro hombre? La idea homofóbica mundial se los prohíbe, y eso es porque los hombres no deben hablar de sentimientos hacia otro hombre en lo absoluto”, concluye la doctora Caplan.

 

Tomado de: New York Times. Agosto 11, 2005.

Traducción: Karini Apodaca.