Halloween: la fiesta de los espíritus oscuros

Una historia dice que los celtas creían que en la noche de Halloween los espíritus de las personas muertas el año anterior regresaban a la Tierra en busca de un cuerpo qué ocupar. Para evitar ser poseídos, los celtas apagaban todas las luces del pueblo y se vestían con trajes diseñados para engañar a los espíritus

POR John Retzer

 Una historia dice que los celtas creían que en la noche de Halloween los espíritus de las personas muertas el año anterior regresaban a la Tierra en busca de un cuerpo qué ocupar. Para evitar ser poseídos, los celtas apagaban todas las luces del pueblo y se vestían con trajes diseñados para engañar a los espíritus

Halloween_1(theautomatblog.blogspot.com)

Cada año, en la noche de Halloween, millones de niños salen a las calles en disfraces de miedo a pedir golosinas en las puertas de sus vecinos. Y millones de adultos disfrutan la fiesta como una celebración de las cosas que asustan en la noche y sobresaltan a los incautos. Pocos, sin embargo, se han detenido a pensar en los orígenes de la noche o de las criaturas que parecen habitarla.

La mayoría de las fuentes rastrea los orígenes de Halloween hasta un día de fiesta céltico llamado Samhain. Los celtas conformaron un grupo de individuos que vivían en las actuales Irlanda e Inglaterra desde el siglo V antes de Cristo. Samhain representaba el fin de la conmemoración del verano, que ocurría a finales de octubre. El 31 de octubre se toma como el fin oficial del verano, pero ya que el calendario actual no estaba vigente, probablemente no hablamos de una fecha exacta.

El final del verano era un evento significativo para los pueblos antiguos, pues representaba el fin del calor y la luz solar, los tiempos de vacas gordas y la entrada en una época de días más cortos, noches más frías y privación. Y, naturalmente, esos tiempos oscuros eran acompañados por los espíritus oscuros.

Es de dudar que alguien realmente sepa la forma en que los celtas celebraban su fiesta, aunque varias historias han surgido.

Una de ellas dice que los celtas creían que en la noche de Halloween los espíritus de las personas muertas el año anterior regresaban a la Tierra en busca de un cuerpo qué ocupar. Para evitar ser poseídos, los celtas apagaban todas las luces del pueblo, en un intento por convencer a los espíritus de que no había nadie en casa. Entonces, los habitantes del pueblo se vestían con trajes diseñados para engañar a los espíritus en la idea de que ellos también eran espíritus, y por lo tanto no eran elegibles para ser poseídos. Si todo salía bien, los espíritus vagaban por el pueblo, y al no ver más que casas oscuras y otros espíritus, se desviaban hacia otra aldea.

En esta leyenda podemos ver el origen de algunas de las tradiciones modernas del Halloween: fantasmas (espíritus de los muertos) y disfraces, casas vacías y oscuras. Al terminar la noche, los aldeanos encendían de nuevo su corazón desde una hoguera sagrada mantenida por sus sacerdotes, los druidas.

 

Halloween_2Vintage Halloween Postcard/ www.photoree.com)

Una versión más inquietante señala que parte de la ceremonia de la hoguera consistía en la ignición de una joven inocente del pueblo. Sin embargo, esto suena más a Hollywood que a algo histórico.

Otra versión –más a ras de suelo— indica que los celtas celebraban el fin de las celebraciones de verano con una gran hoguera encendida por los druidas. Los aldeanos apagaban sus propias chimeneas y se reunían a sacrificar cultivos y animales para alimentar el fuego. Los disfraces de animales eran utilizados para honrar a las criaturas que los habían bendecido a lo largo de la generosidad del verano. Al final, cada familia iluminaba de nuevo sus hogares a través del fuego sagrado comunal.

Los celtas fueron uno de los muchos pueblos conquistados por los romanos en la primera parte del primer siglo. Los romanos era gente adaptable que se incorporaba con entusiasmo a las festividades locales. (Es por eso que muchos dioses romanos tienen un extraño parecido con los de los griegos, y por qué el imperio romano tardó tanto en cambiar del paganismo al cristianismo Si había una idea mejor, la robaban.).

Los romanos tenían sus propias festividades de cosecha otoñal. Una, para la diosa Pomona, celebra la cosecha de frutos de los árboles. El símbolo de Pomona era la manzana, lo que ha llevado a algunos estudiosos a especular que tal es el origen de la costumbre de morder una manzana. (Cualquiera que sea el origen, las ilustraciones de los manuscritos medievales muestran las personas mordiendo manzanas, por lo que esa costumbre data al menos de la Edad Media.)

 

Halloween_3(vintageholidaycrafts.com)

Los romanos también tenían su propia fiesta de muertos llamado Feralia, que marcaba el final del año romano, en febrero.

El cristianismo fue introducido a las islas británicas a partir hacia el siglo II d.C. Al igual que los romanos mostraban disposición a adaptarse a las costumbres locales, por lo que fueron los primeros cristianos misioneros, muchos de los cuales eran católicos (por ejemplo, los primeros misioneros estaban dispuestos a abandonar la estrechez de los primeros judíos conversos y a derribar barreras culturales, por lo que se cree que la fecha de Navidad fue seleccionada para que coincidiera con un festival germánico de invierno.)

Cuando los habitantes de Inglaterra e Irlanda mostraron poca disposición a abandonar su festival de finales de octubre, el cristianismo simplemente lo incorporó.

En los años 700, el Papa Bonifacio IV estableció el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, una fecha para honrar a los santos y mártires. El día también era conocido como Todos los Santos, y la noche anterior, Víspera de Todos los Santos. El 2 de noviembre fue nombrado el Día de los Difuntos, y se reservó para honrar las almas de los muertos. Los tres días juntos fueron llamados Misa de Santos.

La Víspera de Todos los Santos, por supuesto, más tarde se convirtió en Halloween.

La opinión generalizada es que Bonifacio IV cooptó los reductos celtas paganos para convertirlos al cristianismo.

No es muy difícil imaginar cómo eran las conversaciones entre los primeros misioneros y los aldeanos paganos.

El jefe de la aldea (después de escuchar la explicación del misionero cristiano): “Bueno, todo suena muy bien, pero realmente no queremos renunciar a los trajes y las hogueras y todas las otras cosas del Samhain. Todo puede ser superstición, ¿pero para qué correr el riesgo…”

Misionero (después de pensar un poco): “¿He dicho que debe que renunciar a todo eso? Por una sorprendente coincidencia, resulta que nosotros, los cristianos, también tenemos un día para honrar a los muertos… y es en el mismo día! Y en vez de un día… ¡son tres!”

 

Halloween_4(www.ginabellousdolls.com)

El Halloween llegó a América del Norte con los primeros colonos. Sin embargo, debido a la influencia puritana de Nueva Inglaterra, fue confinado sobre todo a los escoceses-irlandeses de las colonias del sur.

El Halloween colonial era esencialmente una festividad de la cosecha, con grandes cantidades de comida y bebida, música, baile, historias de fantasmas y adivinación (se puede ver por qué no tuvo éxito con los puritanos). Algunos de los símbolos modernos de Halloween fueron introducidos en ese momento, al mezclarse con las tradiciones festivas de la cosecha de los nativos americanos. Los tallos de maíz y las calabazas –desconocidos en Europa antes del descubrimiento de América del Norte— se convirtieron en parte de la imaginería del Halloween.

El Halloween realmente llegó a América con la inmigración irlandesa masiva de la década de 1840. Los irlandeses trajeron sus tradiciones de Halloween con ellos y las tejieron con las de la sociedad estadounidense.

 

Tomado de: Things in the Basement.

Traducción: José Luis Durán King.