Homo homini lupus

Aunque originaria del comediógrafo latino Tito Macio Plauto (254 a. C.-184 a. C.) en su obra Asinaria, la locución fue popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quien la adaptó en su obra Leviatán

Aunque originaria del comediógrafo latino Tito Macio Plauto (254 a. C.-184 a. C.) en su obra Asinaria, la locución fue popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quien la adaptó en su obra Leviatán

LupoHomo Homini Lupus (www.taringa.net)

Homo homini lupus es una locución latina de uso actual que significa el hombre es un lobo para el hombre. Aunque originaria del comediógrafo latino Tito Macio Plauto (254 a. C.-184 a. C.) en su obra Asinaria –donde el texto exacto dice “Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit”–, la locución fue popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quién la adaptó en su obra Leviatán. El pensador inglés señala que el egoísmo es parte del comportamiento humano, aunque la sociedad intenta corregir tal comportamiento favoreciendo la convivencia. Con el tiempo, la locución se cita con frecuencia cuando se hace referencia a los horrores de los que es capaz la humanidad para consigo misma. Y son varios los pensadores que han hecho eco a Hobbes. Por ejemplo, el antropólogo Marvin Harris apunta: “La especie humana es única en el reino animal, ya que no hay correspondencia entre su dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa. Somos la especie más peligrosa del mundo no porque tengamos los dientes más grandes, las garras más afiladas, los aguijones más venenosos o la piel más gruesa, sino porque sabemos cómo proveernos de instrumentos y armas mortíferas que cumplen la función de dientes, garras, aguijones y piel con más eficacia que cualquier simple mecanismo anatómico. Nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura, no la anatomía.” Mientras que para el sociólogo Edward Osborne Wilson, “La diversidad terrestre… se reduce a paso acelerado por efecto de la destrucción de hábitats naturales, destrucción que incluye el deterioro actual debido al recalentamiento del clima. También hay deterioro por la propagación de especies invasoras, por la contaminación ambiental y la sobreexplotación. Si no conseguimos reducir esos fenómenos causados por el hombre podría suceder que a finales del presente siglo XXI hayamos perdido la mitad de las especies vegetales y animales de la Tierra.”

*Con información de Wikipedia.