Función monstruo. Libro de cuentos de Dan Lee

Los buenos libros de cuentos son equilibrados tanto en su extensión como en su contenido. Y cuando intentas forzar los hilos narrativos entre uno y otro cuento se corre el riesgo de tensar tanto las circunstancias que éstas terminan por quebrarse

POR Óscar Garduño Nájera

 Los buenos libros de cuentos son equilibrados tanto en su extensión como en su contenido. Y cuando intentas forzar los hilos narrativos entre uno y otro cuento se corre el riesgo de tensar tanto las circunstancias que éstas terminan por quebrarse

DanVampirexia (vampirexia.blogspot.com)

Irregular. Hay libros de cuentos que lo son de distintas maneras. Algunos cojean en algún punto. Otros en cambio ni siquiera tuvieron que haber visto la luz del día a pesar de las insistencias y las vanidades de sus autores. Pero ahí están. Expulsarlos es como parir un trabajo de años. A la mano y a los ojos del lector. Que éste tiene la última palabra nos queda claro. Más allá de cualquier teoría literaria. Irregular. Es la primera palabra que se me ocurre tras finalizar la lectura del libro de cuentos Función monstruo de Dan Lee. Y no es porque se trate de un libro malo, de ésos que se compran y se piden para envolver con todo y moñito azul para regalar a nuestro peor enemigo. De hecho, me parece que el libro tiene momentos luminosos, una narrativa que si aún no es sólida está en muy buenas vías de serlo. ¿A qué diablos me refiero? A estructuras cuentísticas bien planteadas y, sobre todo, a personajes entrañables que llevas contigo incluso días más tarde de haber cerrado el libro. Por eso un Juan Rulfo. Por eso un Julio Cortázar. Y miren que no es fácil. Sin embargo, me parece que las deficiencias vienen por otro lado. Digamos que bien se hubiera podido prescindir de uno que otro cuento con tal de conseguir una unidad narrativa y temática poderosa. Si de lo que se trataba era de alcanzar el número de cuartillas requeridas para concursar en el Premio Nacional de Cuento Rafael Ramírez Heredia y luego ganar por decisión unánime del jurado conformado por Enzia Verducci, Eve Gil y Marcial Fernández sólo el autor lo sabe. Los buenos libros de cuentos son equilibrados tanto en su extensión como en su contenido. Y cuando intentas forzar los hilos narrativos entre uno y otro cuento se corre el riesgo de tensar tanto las circunstancias que éstas terminan por quebrarse. Éste es más un defecto que una virtud.

El tema en específico del libro nos lo proporciona de entrada la excelente portada. La lucha libre como atmósfera de una arquitectura enigmática bajo la cual se entretejen las distintas historias que conforman Función monstruo. La arena y un mismo espacio donde puedes mover a los personajes a tus anchas porque se trata de un espacio cerrado, algo muy recurrente en varios autores. Entremezcla de voces narrativas que proporcionan al lector distintas perspectivas de los hechos y un característico vocabulario que consigue desplazar al lenguaje escrito por el lenguaje oral con algunas influencias a simple vista de Ricardo Garibay y Emiliano Pérez Cruz, por señalar a dos importantes autores.

 

Dan_2

Algunos de los cuentos son mero testimonio (“Sapos”) y lamentablemente no consiguen dar el salto requerido para una buena narración; otros en cambio son perfectos en su manufactura, bien llevados y bien rematados (“Santo Sebas”), cuestión ésta complicadísima a la hora de escribir cuentos. Adolece también en la poca originalidad de los títulos. Abusar de los lugares comunes más que sumarle le resta. Historias paralelas que consiguen atrapar al lector y llevarlo hasta las lágrimas (“Villano”).

Dan Lee pertenece a esa generación de escritores que escribe a contracorriente, bajo circunstancias adversas, que pelea por su propuesta narrativa y que aprende de los que él considera sus maestros. No miento si digo que se trata de un libro de cuentos “tallereado” en varias ocasiones. Está bien que así sea. Aunque en ocasiones también se corre el riesgo de abusar y caer en la inseguridad propia de quien no se atreve a dar sus primeros pasos sin el visto bueno de su mentor. Función monstruo es de esos libros que se echan de una sentada. Tiene uno la oportunidad incluso de marcar sus cuentos favoritos, de regresar a ellos una y otra vez; también la tiene de descartar los malos, los que no consiguieron la espuma adecuada tal vez porque les faltó maduración, que de eso y no otra cosa en ocasiones se trata la buena literatura. Una muy buena oportunidad para acercarse a un autor joven que, confió, en un futuro no muy lejano dará mucho de qué hablar.

Función monstruo se presenta el viernes 20 de diciembre a las 17:00 hrs. en la Antigua Cantina La Imperial (Calz. México Tacuba 850).

 

Presentan

Everardo Ferrer, Ernesto Ocampo, Armando Vega-Gil y como invitado especial estará Villano III (luchador histórico).