Los hombres felices, poco atractivos

Para ellas, los hombres felices son los menos atractivos. Los hombres que se muestran arrogantes y orgullosos las atraen más. Para ellos, una mujer feliz es la que más atrae. Y las que menos son las que muestran orgullo y confianza en sí mismas

POR BBC Mundo

 Para ellas, los hombres felices son los menos atractivos. Los hombres que se muestran arrogantes y orgullosos las atraen más. Para ellos, una mujer feliz es la que más atrae. Y las que menos son las que muestran orgullo y confianza en sí mismas

Rudo_1Wide wallpaper/ Sons of Anarchy wallpapers (www.widewallpapers.net)

¿Qué hace a un ser humano atractivo sexualmente? Los estudios ya han investigado las características físicas que parecen ser importantes en la atracción de los sexos. Pero ahora una nueva investigación analizó cuáles son las emociones vinculadas a la atracción sexual.

Los científicos de la Universidad de British Columbia, en Canadá, encontraron lo que describen como “diferencias drásticas” en cómo los hombres y las mujeres evalúan la atracción sexual.

Para las mujeres, los hombres felices son los menos atractivos. Los hombres que se muestran arrogantes y orgullosos son los más atractivos. Para ellos, sin embargo, una mujer feliz es la que más atrae. Y las menos atractivas son las que muestran orgullo y confianza en sí mismas.

 

Reacción carnal

El estudio, publicado en la revista Emotion de la Asociación Psicológica Estadounidense, investigó la relación entre la atracción sexual y las emociones que más comúnmente demostramos los seres humanos. Éstas incluyeron la felicidad, el orgullo y la vergüenza.

“Aunque mostrar una cara sonriente y feliz es considerado como esencial para las interacciones sociales, incluidas aquéllas que involucran atracción sexual, muy pocos estudios realmente han investigado si una sonrisa es en realidad atractiva”, explica la profesora Jessica Tracy, quien dirigió el estudio.

“Este estudio demuestra que los hombres y las mujeres responden de formas muy diferentes a las demostraciones de emoción, incluidas las sonrisas”, señala la investigadora.

La profesora Tracy y su equipo realizaron una serie de experimentos en la que participaron más de mil adultos. Éstos debían evaluar lo que consideraban más atractivo sexualmente entre cientos de imágenes que presentaban a adultos del sexo opuesto haciendo un despliegue de alguna emoción.

Por ejemplo, se mostraban con una amplia sonrisa (que es la representación universal de la felicidad), con una pose engreída con la cabeza en alto y el pecho henchido (demostrando orgullo y arrogancia) y con la cabeza baja y los hombros caídos (un despliegue de vergüenza y humildad).

Los investigadores aclararon a los participantes que no se trataba de elegir entre las imágenes a la mujer u hombre que para ellos podía ser el mejor novio o la esposa ideal.

Otros estudios en el pasado ya han investigado cuáles son las características emocionales positivas que hacen a una personalidad agradable y que convierten a una persona en un ser muy deseable como pareja en una relación.

“Queríamos obtener la reacción instintiva de los participantes sobre lo que consideraban atracción carnal y sexual”, expresa Alec Beall, otro de los investigadores,

“El objetivo del estudio era explorar las primeras impresiones sobre nuestra atracción sexual a imágenes de adultos del sexo opuesto”, agrega.

Los resultados sorprendieron a los investigadores.

 

Ellos orgullosos, ellas contentas

FOTO: RudoRudo 2 Tough Girl (www.flickr.com)

Las mujeres mostraron que lo que encontraban menos atractivo sexualmente era a un hombre feliz y sonriente. Sus preferidos eran los hombres orgullosos y engreídos, seguidos por los avergonzados y humildes.

Para los participantes varones, sin embargo, las mujeres más atractivas sexualmente eran las felices y sonrientes. Las medianamente atractivas eran las avergonzadas, y las menos atractivas sexualmente eran las orgullosas y confiadas.

Los científicos creen que estos resultados confirman lo que otros estudios han revelado en el pasado sobre el impacto de las fuerzas evolutivas y culturales en las percepciones de la atracción sexual.

Las teorías evolutivas establecen, por ejemplo, que las mujeres se ven atraídas hacia los hombres que despliegan orgullo porque esto denota mejor estatus, más competencia y habilidad para suministrar sustento a una pareja y sus descendientes.

Lo que no queda muy claro, explica la profesora Tracy, es por qué ambos sexos muestran diferencias tan drásticas en las respuestas sobre la felicidad.

Una teoría sugiere que las sonrisas pueden ser una representación de la falta de dominio y de los roles tradicionales de género y de “sumisión y vulnerabilidad” en las mujeres.

“La sonrisa no es consistente con el rol tradicional de los hombres de ser ‘fuertes y silenciosos’”, abunda Alec Beall.

“Y estudios en el pasado también han revelado que la felicidad es una expresión particular de la apariencia femenina” señala.

Lo que parece más claro en este estudio, afirman los investigadores, es que para ambos sexos la emoción “menos controvertida” y medianamente atractiva es la vergüenza.

Tal como explica la profesora Tracy, “un despliegue de vergüenza ha estado siempre asociado con la conciencia de las normas sociales y las conductas de apaciguamiento, las cuales provocan confianza en los demás. Esto puede explicar por qué fue tan atractiva la vergüenza en ambos sexos. Porque tanto los hombres como las mujeres prefieren a una pareja en la que puedan confiar”, indica.

 

Mayo 25, 2011.